Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3- -12- -2006 En portada s La nueva Iberdrola- Scottish Power, de la reticencia inicial a los aplausos ECONOMÍAyNEGOCIOS 45 DÍAS PREVIOS La mayoría de los analistas dibujaban un panorama negativo para Iberdrola antes del cierre de la compra. Se hablaba de 800 peniques por cada acción de Scottish y casi todo en efectivo. Demasiado caro DÍAS POSTERIORES Sede oficial de Iberdrola en Madrid EFE El mercado cambia el chip y recomienda comprar, ya que los 777 peniques ofrecidos no constituyen un precio alto y el valor de Iberdrola en Bolsa ha aumentado en lo que va de año un 45 EL SECTOR ENERGÉTICO EUROPEO EN CIFRAS En miles de millones de euros Empresa Valor bursátil 103.947 88.429 77.301 47.033 46.416 45.117 18.688 17.831 13.746 12.907 12.114 Ventas 170.083 51.051 63.882 40.518 32.272 20.044 14.874 19.667 8.521 24.032 6.098 Activos 180.927 170.914 125.034 108.122 50.502 48.688 11.717 19.303 13.712 9.677 17.732 Fusiones sobre la mesa Fernando González Urbaneja POR 777 PENIQUES tribuyen a Ramón Areces, que era facundo en dichos llenos de sabiduría, la tesis de que comprar en el centro del pueblo aun con altísimo precio, lo perdona y lo premia el tiempo. Algo semejante pensó Emilio Botín cuando se reservó anotar de su puño y letra el precio ofrecido por Banesto cuando pujó por su adquisición al Fondo de Garantía. Decidida la compra escribió un precio sorprendentemente alto porque era peor perder la subasta que ajustar el coste al juicio cauteloso de un comité. Nadie recuerda ahora si pagó caro o barato, pero si hay coincidencia en que hizo una excelente operación. Los 777 peniques que ofrece Iberdrola por cada acción de Scottish Power son muchos ABC Fuente: Bloomberg E. ON Endesa EDF Suez Gas de France RWE Enel Iberdrola Scottish Scottish Southern Centrica Gas Natural EDP Unión Fenosa sobre la mesa con Fenosa o Gas Natural, ya que facilita los trámites regulatorios para su aprobación La nueva Iberdrola- Scottish tendrá dimensión comunitaria, porque ningún país generaría más de dos tercios de la facturación del grupo. En consecuencia, la Comisión Europea tendrá la misión de analizar cualquier operación corporativa en la que se involucre el nuevo grupo hispano- británico. Algunos analistas, sin embargo, ponen ciertas pegas a la operación. Goldman Sachs, por ejemplo, considera que Scottish Power no es el mejor objetivo para Iberdrola, ni en términos de eficiencia operati- va, ni en términos de internacionalización, al tener todas sus operaciones tradicionales en Reino Unido Destacan también que no hay sinergias, ni oportunidades de mejora operativa ni interconexión entre Reino Unido y Europa. De igual forma, el equipo de análisis de Oddo Securities declara que la compra de Scottish Power por Iberdrola no le gusta porque piensa que será destructiva de valor contrario a lo que esperan desde Iberdrola. Nuestra valoración de Scottish Power es de 600 peniques, por lo que a 777 peniques la operación sería destructora de valor (en torno a 4.000 millones) No obstante, precisan que por la normativa española habría una ventaja fiscal (amortización fiscal del fondo de comercio en caso de adquisiciones de sociedades extranjeras) y que por ello, la destrucción de valor se reduciría a 2.500- 3.000 millones de euros. En su opinión, no hay demasiadas sinergias entre Scottish e Iberdrola Quizá en el área eólica la fusión pueda tener sentido, pero las sinergias globales previstas por la compañía son muy superiores a nuestras previsiones indican. Con la mayoría de los inversores, analistas y expertos a favor, lo que sí es cierto es que con la compra del quinto operador eléctrico del Reino Unido, Iberdrola da un importante salto en tamaño en su negocio básico, tanto en capacidad de generación convencional (aumenta un 27 como en clientes (aumentan un 18 si bien la aportación más importante se da en el área de renovables con un incremento de la capacidad instalada operativa del 48 consolidando su claro liderazgo en energía eólica en el mundo y abriendo una importante brecha con sus competidores. Esta capacidad eólica que le aporta Scottish en EE. UU. y en Reino Unido, dos de los mercados con mayor potencial de crecimiento, permitirá a Iberdrola avanzar en su estrategia de internacionalización de esta actividad. Operativamente- -analiza un experto de Norbolsa- -la parte menos positiva de esta operación, es la pérdida del apalancamiento a la hidraulicidad que tiene el mix de generación convencional de Iberdrola en tanto que el mix de generación de Scottish es básicamente térmico y principalmente de carbón (un 63 de la capacidad instalada) A En este tipo de operaciones sirve aquella máxima pragmática de que bien empieza lo que bien acaba más que los 570 propuestos por E. ON meses atrás, que lograron un sonoro portazo de la dirección de la compañía escocesa que condujo a la cancelación de la operación. El precio siempre es importante, pero no lo más importante, ni lo único importante. Lo relevante es saber qué se pretende obtener y cómo. Sospecho que los de Iberdrola apostaron por esta operación más allá del precio que el tiempo perdona. Era más importante la convicción y el éxito, llevar a término sin quebraderos de cabeza ni pleitos. Si todo discurre con la suavidad de la primera fase y al filo de la primavera Iberdrola se ha convertido en una de las principales empresas hispanobritánica (con Bilbao como se- de social de una compañía de Glasgow) el precio será un dato de menor cuantía. Los orfebres de la oferta han sazonado el guiso con ingredientes varios y complementarios, que aliñan los 777 peniques: efectivo, dividendo y títulos de Iberdrola que cotizarán en varios mercados y que garantizan liquidez. La pitanza parece que gusta y que no tiene que debilitar las calificaciones de las empresas de rating, hasta encarecer el coste de la deuda. Más aun, se abre la puerta a una posible ampliación de capital que sustituya o minore el incremento de la deuda sin diluir las expectativas de dividendo. La nueva Iberdrola estará asentada en tres divisas: euro, libra y dólar y en cuatro mercados atlánticos, lo cual no es irrelevante. En este tipo de operaciones sirve aquella máxima pragmá- tica, quizá algo cínica, de que bien empieza lo que bien acaba pero para que así ocurra, para que las operaciones lleguen a feliz término, suele ser esencial que empiecen con buen pie y que limiten las consecuencias no previstas ni deseadas. Cuando la operación se filtró, antes de tiempo, pudo haber descarrillado; para eso suelen hacerse las filtraciones. Pero en este caso no cursó de forma patológica, más bien favoreció la digestión sin presión insoportable ni sin esas emociones que nublan el entendimiento. Además los detalles confirmaron lo esperado sin sorpresas ni machadas, lo cual ayuda a que el mercado vea la apuesta con buenos ojos y posibilidades. Los 777 peniques, tanto siete seguido, convoca buenos presagios.