Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 3- -12- -2006 ESPAÑA 25 tra es que la gente quiere moderación. ¿Se apunta a la receta? -Yo estoy al cien por cien de acuerdo. He sido secretario general durante más de cinco años y una de las grandes satisfacciones que he tenido es el trabajo de José María Aznar para hacer un partido de centro reformista. Hay gente que me dice a mí que por qué hablo del centro; pues es que yo estoy muy cómodo en el PP porque en los Estatutos de mi partido, impulsados por Aznar, se dice que somos un partido de centro reformista; que defiende el interés general de España; que tenemos vocación europea; que amamos valores como la libertad, la tolerancia, la solidaridad; que defendemos la economía de mercado; que tenemos muy en cuenta el humanismo de tradición cristiana... Para elegir a Gallardón y Esperanza hubo tres encuestas y las tres coincidieron -La biografía autorizada de Aguirre ha vuelto a poner en el disparadero a Rajoy. Joder qué tropa dijo el martes. ¿Se le acabará la paciencia galaica? -A Esperanza le tengo mucho afecto. Y creo que todo el mundo tiene derecho a publicar cualquier tipo de libro cuando crea oportuno. A partir de ahí nosotros ganamos las elecciones en Madrid en el año 2003, entre otras cosas, porque fuimos como una piña. Creo que nuestro ticket es imbatible. Pero todos como una piña. obligaron a Aznar a llevar a Gallardón al Ayuntamiento y, de hecho, Rajoy se refirió a ello en su discurso de presentación del libro de la presidenta. Cuénteme cómo cocinó ese guiso nunca revelado y que tantas dudas despierta aun hoy... -Yo le voy a contar lo que pueda. Primero: en mi vida he comentado ninguna encuesta y menos las que se refieren a compañeros. Segundo, ninguna decisión en las que yo he participado junto a Aznar se ha tomado solo por encuestas. Tercera cuestión: no se hizo una encuesta, se hicieron tres y por empresas distinas. Cuarta cuestión: las tres coincidieron. Y dicho esto, acertó Aznar proponiendo a Alberto y a Esperanza. timas. El diálogo sólo es posible cuando el terrorismo ha abandonado la violencia, entregado las armas y renunciado a la extorsión, al asesinato y a la violencia callejera. -Hemos oídos esta semana el espeluznante alegato de la esposa de Gregorio Ordóñez y hemos asistido a la multitudinaria manifestación de la AVT... ¿Está Zapatero a tiempo de rectificar? -Zapatero no puede hacerse el sordo ante millones de españoles que claman para que termine la negociación política con Batasuna. Lo malo es que la factura no la va a pagar solo, sino que ya la estamos pagando todos porque lo que está en juego es la dignidad de la democracia en España. -O sea, Gallardón debía pasar al Ayuntamiento... -Le he dicho lo que le puedo decir pero, como verá, es sustancioso. -Usted estuvo en las encuestas de 2002 que -Usted está cómodo, pero hay algún compañero suyo que no... -Esa es la definición del PP en el que yo creo, en el que me siento muy cómodo, como Aznar y Rajoy, y en el que no hay corrientes ideológicas. -Para nosotros es fundamental el legado de Aznar: principios, centrismo y cohesión interna. Y le voy a decir una cosa: un centrista no es un pusilánime. Un centrista munca renuncia a sus convicciones. Yo creo que el 90 por ciento del PP nos sentimos muy cómodos con el centro reformista. -El liderazgo de Rajoy hoy por hoy ¿es indiscutible? -Lo veo indiscutible dentro del partido, en la sociedad y en el espacio de la moderación. veo que Rajoy lo ejerce todos los días: Rajoy oye y oye; oye y oye; pero al final decide. ¿A pesar de las presiones que recibe, también mediáticas? -También esto lo aprendimos con Aznar. Con él lo hablé y también con Álvarez Cascos: en nuestra organización sólo mandamos los que la construimos día a día. Tenemos que oír a los militantes, oír a todo el mundo, respetar todas las críticas, pero el PP es un partido independiente y las decisiones se toman siempre dentro de los órganos de nuestro partido. Y -Ahora que el mal llamado proceso está bajo mínimos, recuérdele a Zapatero en qué circunstancias no se debe hablar con ETA. -Tuve participación en la gestación del Pacto contra el Terrorismo y luego como secretario general del PP lo firmé con Zapatero. Creo que la respuesta del Gobierno y del Estado de Derecho es la que se concentra en el espíritu y en la letra de ese Pacto que era un canto a favor de la Constitución y que honraba la memoria de las víc- -Ahora que han dedicado este fin de semana a hablar del modelo de Estado. ¿Es usted partidario de un pacto global con el PSOE? -Hace falta fortalecer el Estado y eso sólo se puede hacer con un pacto PP y PSOE. Rajoy lo haría mañana pero hace falta otra dirección en el socialismo ya que Zapatero es el rey de la discordia. Competencias como inmigración, lucha contra el fraude, situaciones de emergencia, educación, agua, exigen que, a través de la legislación básica o reformas constitucionales consensuadas, quede nítido el papel clave que tiene el Estado. ¿Ni siquiera sensibilidades? -El partido reaccionaría siempre frente a quien quisiera crear corrientes. Por cierto, que no habrá una persona que haya hablado más del centro político que Manuel Fraga que lleva 30 años haciéndolo. -A ver, sitúese: ¿usted está con Zaplana y el ala dura o con las posiciones más moderadas que representan Gallardón, Feijóo, Piqué, Camps, Matas... -De eso se habla sobre todo cuando los partidos están en la oposición. Yo en el PP no observo ninguna corriente interna. -O sea, el PP es de centro...