Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA DOMINGO 3 s 12 s 2006 ABC Encuestas, vídeos y primeras dudas Con los datos del CIS y los avisos de los guerristas, por primera vez en la legislatura en el PP perciben que pueden ganar las elecciones, mientras que en el PSOE cunde el temor a que Rodríguez Zapatero los conduzca a la derrota POR ÁNGEL COLLADO MADRID. Ni memoria histórica ni laicismo, ni campañas de deslegitimación de la derecha extrema ni feminismo de cuota, ni tampoco proceso de paz Al PSOE se le agota la legislatura y se le echan encima las elecciones municipales de mayo sin consolidar el favor de su propio electorado e incluso con un desgaste de imagen que amenaza en convertirse en retroceso de votos. Y no lo dice la oposición, sino que lo apunta el último barómetro del gubernamental CIS pese a la cocina de diseño que le han aplicado y también lo avisa la vieja guardia del PSOE, ahora con el refuerzo del sesudo análisis del sociólogo de cabecera de Alfonso Guerra, José Félix Tezanos, que publica la revista Temas bajo el título Empatados El Centro de Investigaciones Sociológicas pronosticaba a finales de noviembre, con el trabajo de campo realizado entre el 18 y el 25 de octubre, que la ventaja del PSOE sobre el PP en intención de voto se había recortado hasta quedar en 1,4 puntos, es decir lo que los expertos llaman un empate técnico Pero lo más grave para el PSOE es que el sondeo no recogía los desastres para la imagen del Gobierno registrados precisamente después de las fechas en que se realizaron las entrevistas del barómetro: fracaso socialista en las elecciones catalanas, reedición del tripartito con Carod incluido, la decepción interna y externa por la elección de Miguel Sebastián como candidato a la Alcaldía de Madrid y, sobre todo, el atasco de las negociaciones con ETA con episodio de rearme de la banda incluido por el robo en Francia de 350 pistolas. talles del Centro de Investigaciones Sociológicas acaban por impregnar los estudios de las empresas privadas que, a su vez, abastecen a los partidos. Los sondeos y la propia actualidad política decantan en el principal partido de la oposición- -por primera vez en lo que va de legislatura- -la idea de que puede ganar las próximas elecciones, aunque sólo sea por el temor que se extiende entre sus adversarios: que Zapatero es capaz de conducirlos a la derrota. El estatuto catalán, la jugada maestra del presidente del Gobierno para cambiar de socios parlamentarios, de ERC a CiU, cuyo fiasco culmina en lo que hasta en sectores del PSC llaman la traición de Montilla, la gestión de la OPA sobre Endesa o las atascadas negociaciones con ETA- -la apuesta al todo o nada para- -han sembrado las dudas entre los socialistas sobre Zapatero. electoral sólida mientras que el PSOE es incapaz de sostener el favor de los votantes que se sumaron a última hora el 14- M. Ni con una participación alta llega ya el PSOE al 40 por ciento de 2004- -se queda en el 39 por ciento según el centro oficial- -mientras que el PP sube un punto sobre el 37,8 de entonces. Tezanos detalla más el problema: El PSOE mantiene una proporción de apoyo de antiguos votantes menor a la del PP (un 81 y un 87 por ciento respectivamente) En concreto, un 19 por ciento de los que votaron al PSOE en 2004 ahora manifiestan intención de cambio de voto, especialmente de hacerlo en blanco o abstenerse En el PP están convencidos de que con una participación electoral por debajo del 69 por ciento, tendrían ganadas las elecciones y que ya están por delante del PSOE en intención de voto. Su triunfo en 2000 por mayoría absoluta se fraguó con una abstención del 30 por ciento. El vuelco electoral de Zapatero en 2004 se basó sobre una participación muy alta, del 75,6 por ciento. Si la figura de Zapatero fue el principal soporte de esa victoria y su imagen el pilar primero del actual Gobierno, el barómetro del CIS ofrecía un dato muy negativo para sus intereses: el 56,7 por ciento de los encuestados manifestaban tener poca o ninguna confianza en el jefe del Ejecutivo. Alfonso Guerra, diputado del Partido Socialista posmodernidad de Zapatero y, sobre todo, de su afán por adaptar los principios del partido a un compromiso con los nacionalistas de difícil digestión para buena parte de las bases. Los sondeos publicados y los parámetros más ocultos vienen a darlos la razón. En el PP sospechan con fundamento- -y el trabajo de Tezanos avala esa posibilidad- -que el problema básico de los socialistas son los síntomas de desconfianza y desmovilización entre sus votantes. Hasta para ofrecer un resultado de empate técnico el CIS tuvo que partir del supuesto de una alta participación. EFE La infalibilidad de Zapatero La presunta infalibilidad del jefe del Ejecutivo para acertar en la táctica para seguir en el poder es lo que más une al PSOE alrededor de Zapatero. No se puede entender qué proyecto tiene ni si lo tiene, pero sabe ganar era la reflexión más común entre los diputados del PSOE más veteranos y desconcertados, por ejemplo, con el lío en que se metían al salvar el estatuto catalán. Ya no lo tienen tan claro. Todavía quedan en el Partido Socialista sectores más clásicos y la propia vieja guardia que siempre receló de la de una participación electoral moderada- -que hoy por hoy parece más probable- -el PSOE aventajaría al PP en sólo ocho décimas El sociólogo, experto analista del partido en la etapa de hegemonía electoral del PSOE entre 1982 y 1990, insiste en apreciaciones evidentes para la mayor parte de los socialistas preocupados por la deriva de su partido hacia las posiciones e intereses de los nacionalismos periféricos: La mayoría de la población manifiesta sentimientos múltiples de adscripción y pertenencia territorial, con clara prevalencia de su condición española Vídeo defensivo Todos los datos citados explican el giro dado por el Gobierno en sus últimas decisiones, tanto en el desapego hacia el nuevo tripartito catalán como en sus dudas sobre la rentabilidad de las negociaciones con ETA mientras la banda no tenga algún detalle. Constatado que el proceso no nos da votos la respuesta de lanzar el vídeo contra el PP realizado ba, jo el guión de y tu más es una táctica defensiva. Paralizado por la respuesta de las víctimas del terrorismo, el poder judicial y las denuncias de la oposición, el PSOE se ha visto obligado a responder con un argumentario para consumo interno de su electorado más fiel. También para tranquilizar a los sectores del partido inquietos porque, como recuerda Tezanos, cuando existe equilibrio de fuerzas suele ganar el partido que logra entusiasmar y movilizar en mayor grado a sus votantes potenciales Cuando quedan menos de seis meses para las elecciones autonómicas, el PSOE está tan desmovilizado como bloqueado el proceso puesto en marcha por Zapatero con ETA. Retroceso de la izquierda Votos en blanco Pese a que la media de abstención en elecciones generales oscila entre el veinticinco y el treinta por ciento, el CIS prefirió establecer un principio de participación muy alta, incluso por encima del 75 por ciento de los últimos comicios- -aseguran en el PP- para que los resultados finales de la cocina ofrecieran al menos un ligera ventaja para el PSOE. Y todo ello aunque un 4,6 de los entrevistados se mostraba decidido a votar en blanco y que otro 28 por ciento se apuntaba al no sabe, no contesta Tezanos también abunda en esa clave: En la hipótesis También avisa el estudio de la revista Temas de que las franjas del electorado situadas en los espacios de la izquierda y el centro- izquierda disminuyen aunque continúen siendo mayoritarias, y que entre el electorado del Partido Popular abundan los ciudadanos que se consideran más de centro que la formación que encabeza Mariano Rajoy, pero mantienen su apoyo al PP. En ese punto entra la cuestión de las fidelidades de los respectivos electorados. Los datos que manejan socialistas y populares, el barómetro del CIS y el análisis de Tezanos coinciden en resaltar que el PP cuenta con una base El análisis de las tripas Pese a faltar esos acontecimientos, el barómetro resaltaba ya los ingredientes de alarma para los intereses electorales de los socialistas, luego analizados en el PP con entusiasmo y también por Tezanos, porque las tripas de las encuestas del CIS dan para mucho en los estados mayores de los partidos. Eso sí, al que está en la oposición le llegan un mes más tarde de que hayan sido diseccionadas por el que está en el poder. De rebote, todos esos de- El último barómetro oficial partió de una hipótesis de participación muy alta para pronosticar una ligera ventaja socialista El 19 por ciento de los votantes del PSOE en 2004 piensa en cambiar de voto y se inclina por la abstención, según Tezanos