Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 3 s 12 s 2006 ABC AD LIBITUM ORÁCULOS Y CANTAMAÑANAS PROVERBIOS MORALES POETAS Luis García Montero, cuyo poemario Habitaciones sepaRES o cuatro veces he coincidido en mi vida con radas hojeaba el anterior presidente en el Congreso- el poeta Antonio Gamoneda, las suficientes para pero sus protestas no sirvieron para quitarle el estigma. comprobar que su amabilidad y su modestia no Ahora bien, resulta chocante que Gamoneda, tras gason impostadas. Gamoneda me cae bien. No tiene la culnar el premio Reina Sofía y el Cervantes de una tacada, pa de que su poesía no me guste. Es algo que, afortunadainsista en la hegemonía del contrario. ¿Quién más hegemente, no suele ocurrirme a menudo, lo de conocer a mónico hoy que Gamoneda, el poeta favorito de José una persona agradable y bondadosa cuya obra literaria Luis (o sea, de José Luis Rodríguez Zapatero) Aunque me deje indiferente o me aburra. Lamento que así sea. Y quizá lo de hegemonía apunte a otra cosa. A sano me hace feliz expresar mi desacuerdo con la ber, a que la poesía normalizada, comunicable y poética de Gamoneda cuando se le acaba de conreconocible sigue teniendo más lectores. Si es ceder el Cervantes. Pero, como el mismo poeta así- -y no me cabe la menor duda sobre el partiafirma, con premio o sin premio, mi poesía no cular- será porque el poder no añade ni quita es mejor que ayer Sospecho que Gamoneda nada a la buena ni a la mala poesía. El público repiensa que su poesía ya era excelente antes de gresivo y reaccionario, que es la mayoría, sigue ser premiada, y en su derecho está. Quienes no leyendo a los de siempre, ajeno a los gustos de la pensamos lo mismo podemos equivocarnos, peminoría selecta. Y contra eso poco pueden hacer ro no en términos absolutos. Quizá la poesía de JON los premios oficiales. A mí, qué quieren, no me Gamoneda es mejor de lo que pensamos, pero de JUARISTI extraña que Gamoneda sea el poeta de cabecera ahí a que sea excelente dista un trecho. del actual presidente del Gobierno. Afinidades electiTampoco Gamoneda oculta el juicio que le merece la vas. No conozco mi pensamiento poético hasta que no poesía que otros hacen: Pienso que es hegemónica una me lo dictan mis propias palabras dice Gamoneda. actitud en relación con la poesía que está cargada de buePongan político donde dice poético -o no pongan na voluntad y que consiste en que la poesía se atenga a nada- -y adivinen a quién convendría una afirmación un lenguaje normalizado, comunicable con la realidad, semejante. reconocible en términos generales, pero esto, aun cargaNunca, sin embargo, se había llegado en la guerra lido de buena voluntad, en términos de concepción poétiteraria a los extremos de intervencionismo gubernaca, histórica, es regresivo y hasta reaccionario ¿Qué mental que hemos presenciado en esta legislatura. Azsignifica hegemónica? Consultados varios diccionarios, nar tenía sus preferencias en poesía, pero jamás se le paincluido el de la RAE, parece que tal concepto se relaciosó por la cabeza lo de recitar en un telediario de la primena con los de preeminencia, supremacía y dominio. Y, ra a su poeta vivo favorito (todavía no sabemos quién es) además, con el de Estado (primera acepción de hegemoProbablemente, que le pillaran leyendo en el escaño a nía en el DRAE: Supremacía que un Estado ejerce soGarcía Montero quitó algún lector al poeta granadino. bre otros Los partidarios de la poética de Gamoneda Es dudoso que el recitado televisivo de Rodríguez Zapateno se han cansado de acusar a los poetas de lenguaje norro añada lectores a Gamoneda, que tampoco tiene la culmalizado, comunicable y reconocible de hegemónipa de tan desdichada iniciativa. Pero, caray con los poecos en el sentido de oficialistas, gubernamentales, protas del silencio, las catacumbas y la resistencia al poder. tegidos por el poder. Se les llamó, durante el felipismo, Menos mal que despreciaban los premios, honores y repoetas de Carmen Romero; después, poetas de Aznar, y conocimientos oficiales y que sólo debían lealtad a su eran los mismos, claro. Alguno de los poetas de Aznar ideal poético. se manifestó furiosamente antiaznarista- -pienso en M ILOON Kothari, muy señor mío, relator especial de la Organización de Naciones Unidas para asuntos de Vivienda, ha pasado unos días entre nosotros y, después de mucho cavilar, decirnos que en España existe una especulación urbanística desenfrenada Tenemos que agradecer al Señor la existencia de organismos como la ONU, que son manantiales de sabiduría y que, con el esfuerzo de sus enviados y especialistas, nos redimen de la ignorancia a cambio, claro está, de que les demos de comer. ¿Cómo, sin la ayuda del tal Kothari, podríamos haber llegado a tan sutil conclusión? M. MARTÍN Se observa en este caFERRAND so la mutación en las técnicas de consulta a los dioses y a sus portavoces. Ya no hay que acudir a sus sedes para conocer el consejo del oráculo. La ONU, con muchísimos más funcionarios que adivinos y sacerdotes en Delfos o en Dídimo, les envía a domicilio, a pie de obra, para que estos sabios de alquiler, tras doce días de estudio y mantel, puedan decirnos lo que ya sabemos y constituye verdad mostrenca e instalada. Algo que nadie discute, pero que tampoco nadie hace mucho por enmendar. Lo que más inquieta de Kothari y su trabajo es el móvil de su visita y la razón germinal de su análisis. En una Nación en la que nos permitimos el lujo de ocupar el primer puesto mundial en el número de propietarios de viviendas por cada mil habitantes y que se pavonea por disponer de un Ministerio de la Vivienda de funcionalidad inescrutable, ¿a qué viene que el Gobierno invite a un sabio de alquiler para que nos recite la tabla de multiplicar? Esto suena a trampa. Del mismo modo que, en las empresas, los gestores cubren sus errores e incapacidades con el informe de grandes consultorías internacionales de minutas mucho más grandes que su talento disponible, parece lícito sospechar que José Luis Rodríguez Zapatero perpetra algún truco para darle un giro a su política en esta parcela de la actividad gubernamental en la que no se sabe si subrayar con más énfasis la ineficacia alcanzada por el Departamento o la jocunda incapacidad de su ministra responsable No conviene mezclar las irregularidades que se derivan de la actividad urbanística, constructora e inmobiliaria con las razones que generan un precio demasiado alto para las viviendas, en propiedad o en alquiler. Aunque muchas veces las unas y las otras vayan cogidas de la mano, una cosa es el delito- -materia para jueces y policías- -y otra la escasez de talento e imaginación para buscarle soluciones razonables al problema, un asunto para el debate político y, más todavía, para la acción de los empresarios del sector que, mal acostumbrados, tienden a situar a la Administración, en todos sus planos, en la lista de proveedores. Un respetable yogui, o un señor disfrazado como tal, no verá la luz en dos semanas después de una oscuridad reforzada, olvidando los antecedentes, en casi treinta años de poder democrático. T -No cree en el mercado como motor de la economía.