Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 SÁBADO 2- -12- -2006 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo En el mundo que viene se podrá acceder a todo en un instante Steve Ballmer s Presidente de Microsoft, empresa en la que ingresó en 1980 El máximo ejecutivo de Microsoft presentó el jueves, en Nueva york, el nuevo sistema operativo Windows Vista junto a las últimas versiones de Office y Exchange Server. Se trata, según él, de la mayor apuesta en toda la historia de la compañía JOSÉ MANUEL NIEVES ENVIADO ESPECIAL NUEVA YORK. Tiene una voz poderosa, segura, grave, a la que es capaz de dar inflexiones muy pronunciadas. Algunas sílabas, cortantes, como aisladas del resto de su conversación, llegan casi al grito. No es posible quedarse dormido ante Steve Ballmer, presidente de una de las corporaciones más poderosas del mundo. Sonríe a menudo, pero sus ojos acerados mantienen una frialdad y una atención continua por lo que le rodea que no concuerda del todo con la imagen que quiere dar de sí mismo en esta entrevista. De vez en cuando, sorbe con una pajita largos tragos de un gran vaso de té. Apasionado, visionario, enérgico y a veces guasón, Steve Ballmer apoya sus frases con amplios gestos de sus manos, que mueve a menudo como para subrayar lo que está diciendo. Un buen jugador de póquer se daría cuenta enseguida de que su tic consiste precisamente en eso, en un crescendo verbal que culmina en un par de sílabas, disparadas más que pronunciadas, y todo apoyado con amplios gestos de prestidigitador. Lleva en Microsoft desde 1980, y en estos veintiséis años ha recorrido prácticamente todo el escalafón de una empresa que hoy cuenta con sesenta mil empleados y con sedes repartidas en sesenta ciudades de los cinco continentes. La mayor parte del tiempo ha permanecido en la sombra, junto a Bill Gates, que fue quien, personalmente, le contrató. Desde el año 2000, en que fue nombrado máximo ejecutivo de la compañía de Redmond, se ha ido quedando cada vez más solo al frente de un imperio informático que desembarca cada día en las casas y los despachos de cientos de millones de personas en todo el planeta. De cada cien ordenadores que existen en la Tierra, noventa llevan incorporado un sistema operativo de Microsoft. cientos de miles de empresas de todo el mundo. De alguna manera, el lanzamiento, hace once años, de Windows 95 y Office 95 marcó el inicio de esta transformación. Juntos, esos dos programas ayudaron a revolucionar la forma en que las personas crean y utilizan la información, abriendo las puertas a nuevas formas de comunicarse y colaborar que trascienden los viejos límites del tiempo y las distancias. El libre flujo de información, bienes y servicios resultante ha dado impulso a una era de innovaciones y productividad sin precedentes que ha tenido un profundo impacto en la economía global. cos. Continuas iniciativas, tanto privadas como en colaboración con numerosos gobiernos, lo demuestran. Creemos en el poder de cambio del software y yo, personalmente, creo que el uso de los nuevos medios que ofrece la tecnología contribuirá muy rápidamente a la hora de acortar las distancias con las naciones más industrializadas. Los precios del software no son un problema. Lo es más aprender la manera de utilizar ese software, y en eso nunca hemos escatimado esfuerzos ni dejado de colaborar con quien más lo necesita. ¿Incluye usted también a los países en vías de desarrollo en este razonamiento? -Por supuesto que sí. Microsoft ha estado siempre comprometido con los países menos ri- -Acaba usted de presentar al mundo un paquete de programas que califica de revolucionario. ¿Por qué hacerlo si Microsoft ya domina ese mercado? -Sí. Es cierto que los cambios de todos nuestros nuevos productos son drásticos. Y cuando se produce un cambio significativo se corre un gran riesgo. Después de todo, los nuestros son los programas informáticos mejor conocidos y más utilizados del planeta. Windows corre sobre 845 millones de ordenadores y Office es utilizado por más de 450 millones de personas. Cualquier hombre de negocios se lo pensaría dos veces antes de juguetear con productos que la gente usa cada día para hacer su trabajo y sacar adelante sus negocios... Entonces, ¿Por qué el cambio? ¿Y por qué debería cualquiera trastornar su negocio o la manera de hacer su trabajo sólo porque nosotros le ofrecemos algo totalmente nuevo? La respuesta es sencilla. Porque los negocios han cambiado, y esos cambios requieren un nuevo tipo de herramientas. ORDENADORES MÁS POTENTES El nuevo sistema operativo necesita de una memoria y capacidad suficientes PAÍSES EN DESARROLLO ¿Qué papel ha jugado Microsoft en la modernización de la sociedad? -Durante la pasada década, la tecnología ha sido el catalizador de un cambio increíble. Hace sólo diez años, el PC apenas si empezaba a tener una aceptación general, pero hoy, el PC, internet y la telefonía móvil han alcanzado una masa crítica de usuarios, creando fantásticas oportunidades para cientos de millones de personas y para Los precios del software no son un problema. Lo es más aprender a utilizarlo TRANSFORMACIÓN SOCIAL El libre flujo de la información ha tenido un profundo impacto en la economía global ¿Y ya no basta con los programas actuales? Se dice que, hoy por hoy, el peor enemigo de Windows Vista es precisamente Windows XP... -Nadie hoy en día cuestiona la ventaja competitiva que se tiene cuando se puede, por ejemplo, comunicar o colaborar de forma instantánea con socios y clientes sin importar en qué parte del mundo se encuentren. Y nadie duda tampoco de que los negocios se han beneficiado con el acceso casi ilimitado a información sobre clientes, competidores o la situación de los mercados. En la actualidad, la gente trabaja en equipos que a menudo cruzan fronteras y empresas diferen- La gran paradoja del siglo XXI, según Steve Ballmer Empresas de todos los tamaños y de todas las naciones se enfrentan con una paradoja fundamental: al mismo tiempo que nuestra sociedad genera una cantidad de información mayor a cada minuto de cada día, nuestra habilidad para extraer un conocimiento aprovechable de toda esa información se va haciendo cada vez más debil a medida que pasa el tiempo. La integración, a niveles profundos, de nuevas y cada vez más poderosas tecnologías de búsque- da, hará posible que las personas, tanto en su trabajo como en sus vidas cotidianas, sean capaces de encontrar y utilizar esa información de una manera más sencilla, acortando así mucho el camino entre las ideas originales y su ejecución final Por supuesto, al mismo tiempo que accesible, toda esta información vital debe estar protegida lo mejor posible. Por eso- -dice Ballmer- -los programas que manejan información deben incluir las máximas garantías de que esa información está segura y resulta inviolable para cualquiera que quiera hacer un uso indebido o no autorizado de ella tes. La colaboración entre colegas en diferentes ciudades, incluso en continentes distintos, es la norma. Eso y el hecho de que la fuerza de trabajo se vuelve, cada vez más, una fuerza móvil. Windows Vista, Office 2007 y Exchange Server 2007 permiten todo esto de una forma hoy desconocida, apenas en unos pocos clics, y añaden además un grado de seguridad jamás alcanzado en los flujos de información entre personas, sistemas y procesos. Todos juntos, estos programas transformarán también la manera en que las personas usan esta información antes de tomar cualquier decisión importante. ¿Y qué hay, por ejemplo, de Linux, el software libre basado, a di-