Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 2- -12- -2006 El Ayuntamiento obtendrá 300 millones por publicidad en obras y solares La Concejalía de Medio Ambiente prepara nuevos soportes publicitarios 53 antes de resaltar que, al menos de momento, no hay amenaza de riesgo Con polonio se habrían utilizado materiales distintos a los usados hoy, como espectrómetros de masa o medidores de partículas alfa añadió el jefe de las Unidades Especiales y de la Reserva de la Guardia Civil, el general de división José Ignacio Laguna. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los servicios de Emergencias, en todo caso, están listos. Ayer, al menos, no vacilaron. Pertrechados con sus trajes anti riesgo NRBQ, primero desactivaron manualmente el artefacto explosivo, después separaron las sustancias tóxicas del explosivo (fase de descontaminación) y extrajeron una muestra del componente tóxico. Tras el correspondiente informe técnico, esa muestra pasaría a disposición judicial. TRAJE NUCLEAR- BACTERIOLÓGICO- QUÍMICO Casco de protección Máscara antigás Botella de aire comprimido Manómetro Testigo de nivel de radiación Tres tipos de armas letales Armas biológicas. Fundamentalmente son patógenos, como bacterias o virus, que causan enfermedades al ser diseminadas de forma premeditada. En el ranking figuran la viruela, el ántrax, el botulismo, la peste bubónica o neumónica y fiebres hemorrágicas. Armas químicas. Son compuestos tóxicos utilizados como venenos. La posibilidad más anticipada es que una de estas cargas sea dispersada en un lugar público en forma de vapores, líquidos, aerosoles u otros compuestos sólidos. Entre las variedades de estos venenos destacan los agentes nerviosos, como el sarín utilizado en el Metro de Tokio en 1995, el tabun, o el VX. Armas radiológicas. Hay dos alternativas factibles para un grupo terrorista: atacar una central nuclear y las llamadas bombas sucias En ambos casos se buscaría la dispersión de material radiactivo. Una bomba sucia es una carga explosiva convencional, acompañada por isótopos radiactivos. Sus efectos pueden ser devastadores en función de la dirección del viento. de sucesos accidentales, creando una adecuada cultura de la seguridad en las empresas, además de estar preparados para la intervención. No sólo se trabaja para intervenir tras un atentado: accidentes de transporte con mercancías peligrosas o en una industria química, por ejemplo, también requerirían una intervención bien coordinada. Plan de Defensa NRBQ En todo caso, el peligro de un ataque nuclear, bacteriológico, radiológico o químico también se contempla, aunque sin alarmismos. Por eso, el Gobierno presentó, el 11 de noviembre de 2004, el Plan de Defensa Nuclear, Radiológico, Bacteriológico y Químico (NRBQ) El objetivo es preparar a 1.682 agentes de la Guardia Civil (en tres sedes para cubrir todo el territorio: Madrid, Zaragoza y Sevilla) en la prevención y respuesta a atentados de este tipo. El proyecto se enmarca en los acuerdos suscritos entre Protección Civil y Emergencias y la Guardia Civil para gestionar emergencias, en especial los riesgos nucleares, bacteriológicos y químicos. Se trata, según apuntó el Ministerio del Interior, de adelantar ya una respuesta para evitar que se produzca una acción de estas características que, según los análisis de los expertos antiterroristas, probablemente sería ejecutada por algún grupo del entorno de Al Qaida. Existen pruebas de que estas organizaciones han tenido ya contacto con estas sustancias, por lo que la amenaza es real. El Plan de Desarrollo del Sistema de Defensa NRBQ está dotado con 2,5 millones de euros y su órgano superior es la Unidad Técnica- NRBQ. Además de este nuevo plan, el Gobierno cuenta también con especialistas del Cuerpo Nacional de Policía encuadrados en el Tedax- NBQ. Madrid se intenta blindar así ante estos hipotéticos ataques. Cinta americana Guantes de goma Traje aislante Minuciosa descontaminación Mientras, los agentes de la Guardia Civil eran apoyados por efectivos de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid y por los sanitarios del Samur, que trasladaban a los cuatro heridos a unos cercanos hospitales de campaña. Tras el simulacro, en unas unidades móviles preparadas, se descontaminó la zona y a todos los implicados en la intervención, incluidos los ficticios terroristas. Además, se confirmó que el gas sarín empleado no se había propagado a otros núcleos de población, empleando para ello un vehículo de detención tóxica con unidad meteorológica incorporada. Junto al teniente coronel Luis Escalada y al general de división José Ignacio Laguna, el simulacro contó con la presencia del director general de Protección Civil y Emergencias, Francisco Javier Velázquez, o de la directora de la Escuela, Nieves Sánchez Guitián. Después, además, se clausuró el tercer curso de especialistas en riesgos NRBQ para agentes Cinta americana ABC Fernando Rubio Botas de goma El peligro de un ataque con estas sustancias se contempla, aunque sin alarmismos Sabemos lo que es el polonio y cómo actuar sobre él afirman los especialistas de la Guardia Civil especialistas en este campo de la Guardia Civil, impartido a lo largo de cuatro semanas. La Escuela Nacional de Protección Civil ha invertido 330.000 euros en estos cursos, destinados a unos 725 efectivos, tanto guardias civiles (130) como policías nacionales (128) y bomberos (464) aunque éste era sólo para especialistas del Instituto Armado. Se prevén próximas ediciones con más aportaciones económicas. Estos cursos se encuadran dentro del Plan de Desarrollo del Sistema de Defensa NRBQ de la Guardia Civil, cuya finalidad es la formación del nivel superior (nivel III) de Instrucción Individual para Especialistas, Oficiales y Suboficiales al mando de las Unidades de la Guardia Civil. En el acto de clausura del curso, el director general de Protección Civil y Emergencias señaló que hay que trabajar la prevención con sistemas que reduzcan la probabilidad