Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
2 12 06 SALUD Maternidad Embarazadas para siempre No fume, no beba y tome ácido fólico, aunque no esté embarazada. Después podría ser demasiado tarde. Es la nueva idea de salud de la mujer que intenta implantarse para que los niños nazcan sanos TEXTO: N. RAMÍREZ DE CASTRO ILUSTRACIÓN: C. G. SIMÓN cuando muchos de los cuidados y consejos médicos, por valiosos que sean, llegan tarde. Es en las primeras semanas de gestación cuando el defecto congénito, si tiene que suceder, ya se ha producido y poco se puede hacer. La mitad de los embarazos no se planifican y prepararse para una gestación saludable requiere cambios en los hábitos de vida que necesitan meses de anticipación. Ginecólogos y neonatólogos están intentando cambiar esa situación para intentar reducir al máximo las complicaciones que padecen mujeres y niños. Cuidado preconcepcional Estados Unidos ha sido el primer país en asumir oficialmente esta nueva idea de cuidado. La pasada primavera salieron a la luz las primeras guías clínicas de actuación que incorporan el cuidado preconcepcional como parte de una correcta práctica médica. Estas recomendaciones son el resultado de dos años de colaboración entre las principales organizaciones científicas implicadas. En España el concepto empieza a calar aunque no de forma generalizada. Las guías elaboradas por los Centros para el Control y Prevención de la Enfermedad (CDC, por sus siglas en inglés) incluyen consejos específicos para todas las mujeres en edad fértil. Consejos básicos, que después deben adaptarse a la condición de cada mujer, especialmente si tienen algún problema de salud crónico. Las guías identifican, al menos, doce l cuidado prenatal empieza a superarse. No basta con acudir al ginecólogo ante la primera sospecha de embarazo para empezar a cuidarse. Llega la asistencia preconcepcional, un nuevo concepto que pretende que la mujer en edad fértil se comporte como si siempre estuviera embarazada o, al menos, durante los cuatro meses previos a la concepción. La costumbre dicta que la gran mayoría de mujeres que desea quedarse embarazada acuda al ginecólogo tras confirmar la primera falta. A partir de esa primera consulta, las futuras madres se someten a chequeos médicos ruti- E narios para comprobar su estado de salud. Dejan de fumar (o lo intentan) no prueban una gota de alcohol y empiezan a tomar suplementos vitamínicos como el ácido fólico. Siguen al pie de la letra la base de un cuidado prenatal que desde hace veinte años aconseja acudir al médico a la primera sospecha de embarazo. Con frecuencia, esa primera visita no suele producirse antes de la décima semana de gestación, Los Centros para el Control de la Enfermedad de EE. UU. han identificado doce factores de riesgo que sólo pueden corregirse si se actúa cuatro meses antes de la gestación