Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6- 7 S 6 LOS SÁBADOS DE Mitología Un paseo ilustrado por El Olimpo El libro El laberinto de los dioses reúne los cuentos sobre mitología griega de Agustín, Silvia y Manuel Cerezales en un bello volumen ilustrado por Fernando Rubio POR PEDRO TOUCEDA uizá no haya personajes tan presentes en la cultura occidental como los nacidos de la mitología griega. A todas horas se nos siguen apareciendo en la publicidad, en el cine, en los artículos de prensa o la literatura. Pero son pocos los que conocen las historias de dioses, héroes, titanes y demás moradores de aquel monte olímpico y otros mundanos dominios. El libro El laberinto de los dioses es una obra perfecta para introducirse y brujulear por esos pagos de la mano de una pluma amena, pero no por ello exenta de una gran calidad literaria. En este libro se reúnen los cuentos que el afamado crítico, editor y periodista Manuel Cerezales- -recientemente fallecido- -y sus hijos, Agustín y Silvia, escribieron en los últimos años sobre distintos personajes de la mitología griega. El volumen, que está ilustrado por Fernando Rubio- -Jefe de Redacción de la sección de Infografía de ABC- -tiene también un periplo singular y apasionado. Todo empezó gracias a una tardía afición de Manuel Cerezales por la literatura infantil. Una afición que le sobrevino nada más y nada menos que a los 85 años. Q mor, muy divertidos... En esa época Norma Sturniolo le animó a que realizara para Anaya una incursión en el mundo de los mitos clásicos. Mi padre aceptó con la condición de que colaboráramos mi hermana Silvia y yo Una obra a seis manos El trabajo resultó una intrépida aventura de la que salió esta colección de cuentos sabiamente trazados. Nos repartimos los mitos sobre los que íbamos a escribir un poco por preferencias. A mí me hacía gracia la historia de Atalanta; mi hermana eligió, entre otras, la de Helena. Mi padre recuerdo que se puso con Los trabajos de Hércules y con Teseo y el Minotauro. Pero, pese a todo, hay que considerar este volumen como una obra común, pues el espíritu que queríamos que tuviesen los cuentos lo marcó mi padre. Se trataba de respetar la mitología clásica, pero también echándole imaginación al asunto. Teníamos que contarla de una manera amena y con un lenguaje actual. Una vez acabadas las partes, yo sobrevolaba por encima de ellas para unificar el estilo La edición de El laberinto de los dioses cuenta con un apéndice de Juan Mata. A mi juicio- -asegura Cerezales- -es un acierto haberlo incluido, pues da una información erudita que enriquece la obra. Lo mismo que las ilustraciones de Fernando Rubio, que me parecen estupendas. En mi caso- -cuenta Fernando Rubio- fueron Olga Escobar y Antonio Ventura, de Anaya, los que me llamaron y me hicieron partícipe de esta aventura. Abordé el trabajo con mucha ilusión, ya que se trataba de un proyecto muy sugerente... Con las ilustraciones quería conseguir una narrativa que estuviera integrada en el texto, que fueran fluidas y tuvieran un estilo figurativo pe- ro a la vez suelto, con una paleta de colores pequeña que ayudara a unificar todos los dibujos. Exposición en Panta Rhei La calidad de las ilustraciones queda subrayada por el hecho de que, con las mismas, se ha organizado una exposición en la librería madrileña Panta Rhei (calle Hernán Cortés 7) La idea se le ocurrió a Ingrid y Lilo, las dueñas de Panta Rhei, cuando vieron los dibujos. Luego, Anaya ha puesto todo lo necesario de su parte para que se llevase a cabo. En dicha exposición, que podrá visitarse hasta el día 11 de diciembre, no faltarán las ilustraciones sobre el apogeo y caída de Ícaro, las pugnas de Teseo con el Minotauro o la proverbial cólera de Aquiles. Un panorama de lo más animado para sentirse olímpico, al menos por un día. Vocación tardía Resulta curioso lo que le ocurrió a mi padre a esa edad. Empezó a mandar unas cartas a los nietos en las que a veces incluía cuentos, historias, recuerdos... -comenta el escritor Agustín Cerezales- Entonces nosotros le animamos a que escribiera algo. Se puso a ello y de ahí nació el libro que hizo sobre Juanito Gil, un amigo de su infancia, y que se tituló Tres chicos intrépidos Luego vinieron Diario de Sito Petín y Desideria Eran unos libros con mucho sentido del hu- Título: El laberinto de los dioses Editorial: ANAYA Páginas: 264 páginas Precio: 21 euros Autores: Agustín, Silvia y Manuel Cerezales. Ilustraciones: Fernando Rubio Apéndice: Juan Mata