Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL El misterioso caso del ex espía envenenado SÁBADO 2 s 12 s 2006 ABC Ningún español ha necesitado hacerse el análisis de polonio 210 Los pasajeros de los vuelos afectados con origen o destino en España son 3.740, de los que 783 tienen apellido hispano ARACELI ACOSTA MADRID. El teléfono de atención (900 400 430) que el Ministerio de Sanidad ha puesto a disposición de los posibles afectados por contaminación por polonio 210 en aviones de la compañía British Airways no cesó de sonar ayer, cuando recibió más de 250 llamadas frente a las 25 del día anterior. No obstante, de estas personas sólo 36 dijeron presentar síntomas que coinciden con los de la contaminación por este elemento radiactivo, por lo que fueron derivadas a sus centros de salud, sin que hasta el momento ninguna haya precisado que se le realice el análisis de orina específico para detectar esta sustancia, según explicó ayer la responsable de Sanidad, Elena Salgado. Los síntomas son náuseas, vómitos, diarrea, salivación excesiva y deshidratación, y pasados unos días se añaden fatiga, fiebre y tensión baja. Unos síntomas muy generales que pueden deberse a muchas otras causas advirtió Salgado. esos vuelos asciende a 3.740, de los que 783 tienen apellido hispano, aunque no se ha facilitado nacionalidad ni lugar de residencia. Con anterioridad, la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, se había pronunciado en el mismo sentido al afirmar que la contaminación por restos de polonio detectada es muy reducida y sin riesgo para la salud En rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, De la Vega señaló que desde el primer momento en el que se tuvo conocimiento de aviones con rastros de este elemento radiactivo, el Gobierno se puso en contacto con las autoridades británicas y europeas. De la Vega insistió en que el riesgo de contaminación es extremadamente bajo y que no hay razones para la alarma No obstante, destacó que, tanto el Gobierno como el Ministerio de Sanidad ofrecerán información constante y continuada y mantendrá la cooperación y coordinación permanente con la UE y, especialmente, con el Reino Unido. Una joven gallega estuvo expuesta a la radiación en las oficinas de Berezovsky EP SANTIAGO. Una joven española que trabaja en Londres estuvo expuesta a la radiación del polonio 210 en las oficinas del magnate ruso Boris Berezovsky, uno de los lugares afectados en el caso del envenenamiento del ex espía Litvinenko. Cristina López, de 31 años y natural de O Porriño (Pontevedra) afirmó ayer que está muy tranquila y que se encuentra muy bien de salud y aseguró que hay más probabilidades de que la atropelle un autobús en la capital londinense que de que esté intoxicada. La joven reconoció que cuando se enteró de que la oficina de Boris Berezovsky en la que había realizado un trabajo como programadora había estado expuesta al polonio se llevó un susto importante Estar en contacto con contaminación radioactiva impone subrayó. No obstante, explicó que una vez que recibió información sobre el polonio tanto ella como su jefe y dos compañeros programadores sometidos a análisis se dieron cuenta de que las posibilidades de haber ingerido la cantidad suficiente de la sustancia radiactiva son mínimas No es para tanto y estoy muy bien de salud destacó Cristina López, que reside en Londres desde finales de septiembre y trabaja como programadora para la empresa Startide. org, que se encarga del sistema de control domótico de las oficinas del magnate Boris Berezovsky en Down Street, y donde trabajó durante una semana el pasado mes. Más información en: http: www. msc. es Avisada por su padre La programadora gallega recordó que fue su padre en un email quien le preguntó si era Berezovsky el magnate ruso para el que había trabajado. Ella, al saber únicamente que se llamaba Boris, buscó información y fotos en Internet aunque consideraba, en un primer momento, que era imposible que fuera el mismo porque en la oficina tenía una foto en camiseta, como de amigos, con Putin por lo que no sospechó de que el presidente ruso pudiera estar detrás de esto Llamé a mi jefe y tampoco se lo podía creer recordó Cristina López. Posteriormente, los dos, así como otros dos programadores de una empresa gemela a la de ellos, fueron puestos en la lista de la Agencia de Protección de la Salud (HPA) para ser sometidos a unas pruebas. El martes acudió al hospital donde recibió información y tuvo que rellenar un cuestionario de salud. Además, le entregaron una botella para los análisis de orina cuyos resultados recibirá en tres semanas. La joven insiste en que está tranquila y en que las probabilidades de intoxicación son mínimas Otra persona afectada es Jean Paolo Canticovini, director comercial de Pirelli en España y Portugal, pasajero de la compañía British Airways que voló el día 17 en uno de los aviones afectados por polonio 210. Aunque afirmó ayer no estar preocupado por su salud después de conocer la noticia, Canticovini explicó enfadado que la compañía inglesa no se ha puesto en contacto para informar sobre los riesgos de esta sustancia Dosis muy baja Y es que, como insistió la ministra, el riesgo para la salud es extremadamente bajo porque las dosis de polonio a las que han podido estar expuestos estos viajeros son muy bajas y por el escaso poder de penetración de las moléculas de esta sustancia. Por este motivo, desde Sanidad no se considera necesario ninguna actuación generalizada sobre estos pasajeros, y tan sólo se ha enviado a las comunidades autónomas un protocolo de actuación para pacientes con síntomas por exposición al polonio para que los facultativos puedan decidir si procede realizar el análisis. Una prueba que sólo se realiza en el Ciemat (Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas) en Madrid, y que, en su caso, deberá ser autorizada por el propio Ministerio. Para poder cotejar los datos de las personas que acuden a los centros sanitarios, Sanidad solicitó la lista de pasajeros embarcados en los aviones sospechosos de British Airways que realizaron 24 vuelos con origen o destino en Barcelona, y otros 2 con Madrid, entre el 4 y 26 de noviembre. El total de pasajeros embarcados en