Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Viernes 1 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.227. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. El drama del heredero de Blair El ministro británico de Economía, Gordon Brown, al que ya se le murió una hija, recibió ayer mensajes de apoyo tras conocerse que su hijo Fraser, de cuatro meses, padece una enfermedad genética grave POR MARCELO JUSTO EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno FRASES BOMBA C M inistro de finanzas del Reino Unido en los últimos nueve años, casi seguro sucesor del primer ministro Tony Blair en 2007, Gordon Brown ha realizado buena parte de sus sueños políticos, pero su vida privada parece transcurrir bajo la sombra de la tragedia. En 2002 Jennifer Jane, la primogénita, murió con solo cuatro meses de edad y por primera vez el Reino Unido advirtió un temblor humano en ese ministro que parecía haber consagrado su vida a la política con el espíritu ascético y sacerdotal heredado de su padre, ministro de la Iglesia de Escocia. Ahora, poco después de ser pintado con los siniestros colores de un maquiavélico personaje obsesionado hasta la traición con el poder y dispuesto a clavarle una shakespereana daga a Tony Blair para lograrlo, la desgracia lo vuelve a humanizar. El hermano menor de su hijo Tom, Fraser, ha sido diagnosticado con fibrosis quística, una enfermedad genética que afecta el sistema respiratorio y digestivo y con una expectativa de vida de 31 años. En vez del ministro enfrascado en largas noches de complots y conspiraciones, el Reino Unido ha vuelto a contemplar al padre desvelado por su hijo. El líder de los conservadores, David Cameron, con quien seguramente se enfrentará en las próximas elecciones y que tiene un hijo con parálisis cerebral, se solidarizó de inmediato con él. Hasta el normalmente ácido comentarista político de la BBC Nick Robinson incluyó un comentario solidario en la página web de la corporación británica. En septiembre, el ministro habló por primera vez de la muerte de Jenifer. Uno jamás logra aceptarlo. Sé que siem- Gordon Brown y su esposa presentan a su hijo Fraser el pasado 21 de julio pre me va a faltar. Todavía pienso que ahora estaría a punto de empezar la escuela. Uno siempre trata de mejorar las cosas, de que la vida tenga un propósito, de que algo positivo salga hasta de una tragedia de este tipo Los más cínicos pensaron que se trataba de una jugada política para que los británicos olvidaran la imagen maquiavélica que había proyectado durante su enfrentamiento con Blair. Otros opinaron que era el resultado inevitable de la constante exposición mediática de las figuras públicas REUTERS de nuestros días en los que hasta el dolor y la pasión parecen teñidos con al menos una pizca de exhibicionismo. Por ahora el ministro no ha abierto la boca públicamente sobre el futuro de Fraser, pero su portavoz y algunos políticos y amigos de la pareja, indudablemente autorizados por el mismo Brown, dejaron en claro que tiene fe. Son optimistas. Fraser es un chico maravilloso que está creciendo bien ha dicho dijo la ministra de Vivienda, Yvette Cooper. OMOQUIERA que la política está fracasando en uno de sus asuntos sociales más graves, me pregunto si tendrá algo que ver que se haya envuelto con la misma denominación, violencia doméstica, dos casos completamente distintos. Uno es el caso del bruto que pega, insulta, daña, debilita, pero que, como el parásito con su huésped, necesita que su víctima siga viva, aunque termine matándola. Otro caso diferente a mi modo de ver es el del hombre que jamás levantó la mano, al contrario, es buen padre y buen marido hasta que su mujer le dice que ya no le quiere y se encuentra de bruces con la versión más cruel de la soledad, que es el abandono, el desahucio sentimental, la separación de sus hijos, de noche sin techo y sin hogar, su vida tan rota que el hombre hasta ese día pacífico prefiere el crimen, la muerte. Hoy pienso que la separación, por elevados que sean los medios de los que se disponga, es siempre una ruina, al enviar a los hijos a la indigencia afectiva, pues el niño jamás rehace su vida, sino que sigue como puede con su infancia. Es un trauma de tal calibre para todos los miembros de la otrora familia que es aquí donde todas las ayudas serían necesarias y, por encima de las demás, la asistencia psicológica. Con la asombrosa puntualidad con la que las grullas acuden a las montaneras, aparecen afortunadamente los equipos de psicólogos cada vez que se produce un accidente muy grave, o un atentado. Su presencia habría que considerarla imprescindible para evitar que el drama devenga en tragedia cuando una mujer abre la boca y pronuncia, te dejo te vas esas dos frases bomba.