Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Visita del Papa a Turquía VIERNES 1 s 12 s 2006 ABC Benedicto XVI y Bartolomé I redoblarán el esfuerzo por la unidad J. V. BOO. E. E. ESTAMBUL. Las bendiciones finales que Benedicto XVI y el Patriarca Ecuménico Bartolomé I impartieron ayer a los fieles desde un balcón del Patriarcado de Constantinopla concluyeron con un gesto inesperado, similar al de una victoria deportiva. Bartolomé I tomo la mano del Papa y la alzó como si fuese un campeón. Los dos patriarcas sonreían a gusto, y el público aplaudió a rabiar. Era el momento final del encuentro amistoso de dos hermanos que intentan reparar un desaguisado familiar heredado de tiempos antiguos. Ambos se comprometieron a redoblar el esfuerzo por alcanzar la unidad de los cristianos y, mientras no llegue ese momento, a tratarse con afecto como corresponde a los hermanos en la fe. Benedicto XVI renovó la invitación, formulada por Juan Pablo II, a estudiar los modos de ejercicio del primado del Papa que permitan recuperar la unidad disfrutada durante todo el primer milenio, en que los patriarcados disfrutaban de una amplia autonomía organizativa y jurisdiccional. La vuelta a la convocatoria habitual de Sínodos de Obispos de la Iglesia católica, aprobada por el Concilio Vaticano II, marcó un rumbo de encuentro con las Iglesias Ortodoxas, que han mantenido siempre la tradición sinodal. El Gran Mufti guía al Papa, descalzo como se ve en la imagen de abajo, durante la visita ayer a la Mezquita Azul, en Estambul AP El Papa y el Gran Mufti rezan en silencio en la Mezquita Azul Coincidieron en los regalos: palomas de la paz. Joseph Ratzinger comentó a su anfitrión: Que el Dios de la Misericordia nos ayude en el camino de la paz JUAN V. BOO ENVIADO ESPECIAL ESTAMBUL. La primera visita de Benedicto XVI a una mezquita, y la segunda de un Papa en la historia de la Iglesia, transcurrió ayer en un clima de gran cordialidad e incluyó, como sorpresa, la invitación a rezar al Dios Misericordioso. Primero el Gran Mufti, y después el Santo Padre, rezaron sin palabras, pero la plegaria se percibía en el ligero movimiento de los labios. Al final, coincidieron en los regalos- -palomas de la paz por ambas partes- y celebraron la sintonía de ánimo. La visita a la Mezquita de Sultanahmet- -más conocida como la Mezquita Azul por su famosa decoración interior- fue añadida al programa junto con otro cambio de último minuto: el encuentro en el aeropuerto de Ankara con el primer ministro Recep Tayip Erdogán, quien abandonó su peregrina idea de dar plantón al Papa. Acercarse a la Mezquita Azul supuso un cambio mínimo en el programa, pues se alza junto a la antigua basílica de Santa Sofía, que Benedicto XVI tenía previsto visitar como ya hicieron Pablo VI y Juan Pablo II. Desde el punto de vista de las relaciones con el islam, el gesto supuso el broche de oro a un viaje iniciado en Ankara afirmando ante la principales autoridades islámicas de Turquía que cristianos y musulmanes estamos llamados a trabajar juntos Igual que Juan Pablo II en el 2001 en la mezquita de Damasco, Benedicto XVI dejó los zapatos a la entrada y caminó descalzo, como todos los demás, por el espléndido templo, uno de los mayores del mundo, con capacidad para 8.000 personas, cuya cúpula recuerda el azul del cielo casi como una teofanía. con la fiesta de San Pedro, del intercambio de visitas entre las dos Iglesias hermanas. Pero los momentos más delicados del programa eran la visita a la antigua basílica de Santa Sofía- -convertida en mezquita en 1543 y en museo en 1935- -y, sobre todo, la visita a la mezquita. En 1967, Pablo VI molestó a sus anfitriones arrodillándose en el majestuoso edificio, que no es un lugar de culto. Juan Pablo II evitó el problema pidiendo que le dejasen contemplar los excelentes mosaicos de las bóvedas, entre los que destaca una Virgen con el Niño. La visita de Benedicto XVI tuvo un carácter turístico y cultural, con numerosas explicaciones sobre los elementos artísticos y la historia de uno de los edificios más emblemáticos en la historia de la arquitectura. La sorpresa llegó con el regalo final del Prefecto de Estambul: un jarrón decorado con la copia del mosaico bizantino de la Virgen, que Benedicto XVI agradeció de todo corazón. El Papa concluye hoy su visita con una misa en la catedral católica antes de emprender regreso a Roma. Primus inter pares La visita a la sede del primus inter pares de las Iglesias Ortodoxas, que mantienen una notable independencia entre ellas, concluyó con una declaración conjunta en la que Benedicto XVI y Bartolomé I invitan a seguir avanzando en la tareas de la comisión teológica mixta que estudia la conciliaridad y autoridad en la Iglesia para buscar un punto de equilibrio que permita la vuelta a la normalidad anterior al cisma del 1054. El documento subraya el valor de la libertad religiosa, medida y garante de todas las demás libertades y que en el caso de Turquía deja mucho que desear. El Gobierno cerró en 1971 la Escuela de Teología de Halki, que era el único seminario de la Iglesia ortodoxa, obligada desde entonces a enviar a sus sacerdotes a estudiar en otro país. El Gobierno les ha incautado hospitales, escuelas y propiedades que la Iglesia católica ni siquiera tiene, pues carece de personalidad jurídica. REUTERS La dirección de la Meca Al llegar a la parte más oriental, el Gran Mufti explicó que aquella era la dirección de la Meca y del Oriente, la más indicada para la plegaria y, con toda naturalidad, le propuso hacerlo. El Papa juntó las manos al estilo monástico y se sumó a la oración silenciosa. Al fi- nal de la visita, el Gran Mufti le obsequió una paloma de la paz en azulejo brillante, copia de una de las 20.000 piezas que decoran la mezquita. El Papa sonrió al verla, pues su regalo era la copia de un famoso mosaico romano que representa cuatro palomas bebiendo agua desde el borde de un recipiente. Benedicto XVI comentó a su anfitrión la sintonía de las religiones en el anuncio de paz y de fraternidad. Que el Dios de la Misericordia nos ayude en el camino de la paz El Santo Padre había comenzado su tercera jornada en Turquía asistiendo a la Divina Liturgia de la festividad de San Andrés, patrono del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, fecha tradicional, junto ABC. es La visita del Papa en imágenes: http: especiales. abc. es galerias 2006- papa- visitaturquia pages papa- visitaturquia- 01. htm