Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 1- -12- -2006 Nicolás Sarkozy presenta su candidatura para la Presidencia de Francia 33 Por si acaso, irédfk Klara Bakstein viajó en uno de los vuelos contaminados, y aunque bromea y le quita hierro, hoy visita a su médico. Mientras, las autoridades españolas no ven necesaria una atención especial a menos que se presenten síntomas POR ÀLEX GUBERN BARCELONA. No estoy preocupada, pero mañana (por hoy) pienso ir al médico. Sólo por seguridad Cuando el pasado 20 de noviembre Klara Bakstein cogía el vuelo de British Airways BA 872 entre Londres y Moscú no sabía nada de una sustancia llamada polonio 210. Ahora, como casi todo el mundo, tampoco lo tiene muy claro, pero sí que sabe que es una de las más de 30.000 personas que habrían viajado en las últimas semanas a bordo de los aviones contaminados. Sin tremendismos, pero con una ligera preocupación Klara asegura que se encuentra bien, ni vomitos, ni deshidratación, ni nada... menos mal Después de que me avisase mi hermano, llamé al teléfono que puso la British y ya me di cuenta de que el riesgo era muy, muy bajo. La verdad es que voy muy atareada y apenas he tenido tiempo para preocuoparme, de todos modos iré al médico asegura. Sorprendida por el revuelo que está tomando el asunto, Klara hasta bromea sobre el escenario de película de James Bond en el que parece haberse convertido su ciudad, Londres, con espías cayendo envenenados frente a un plato de sushi También con ánimo de tranquilizar, la ministra de Sanidad, Elena Salgado, aseguraba ayer desde Bruselas que el riesgo de contaminación es casi inexistente ya que sólo puede producirse si se ingiere o inhala a una distancia muy pequeña o a través de una herida. Por todo ello, la ministra recomendó a los pasajeros de los 26 vuelos de British con origen y destino en España supuestamente contaminados- -24 en El Prat y dos en Barajas- -que no acudan al médico a menos que sientan algún síntoma de posible contaminación, como nauseas, diarrea o salivación. El ministerio ha habilitado una sección especial en su página web (www. msc. es) y ha puesto un teléfono específico de atención a posibles afectados: 900 400 430. Salgado lamentó que haya sido la compañía aérea quien comunicase el problema y no las autoridades sanitarias. Mientras que las autoridades tranquilizaban a la población, y los posibles afectados decidían si acudir o no al médico- -en Londres, Klara visitará hoy al suyo- en el Aeropuerto de El Prat ningún signo externo, más allá de los periodistas, hacía presagiar un pánico nuclear Ha habido gente que nos ha preguntado, pero todo el mundo está muy tranquilo aseguraba Helen Water desde el mostrador de información de British Airways en el aeródromo barcelonés. El ex primer ministro ruso Gaidar fue envenenado con una sustancia no natural Según su portavoz, los médicos no saben aún de qué compuesto artificial se trata ABC MOSCÚ. El ex primer ministro ruso Yegor Gaidar fue envenenado la pasada semana durante su estancia en Irlanda con una sustancia no natural dijeron ayer los médicos que le tratan en Moscú. Los médicos no ven razones naturales para el envenenamiento de Gaidar. Pero, por el momento, no han podido identificar la sustancia aseguró Valeri Natarov, secretario del ex jefe del Gobierno ruso. Los especialistas mantienen que el diagnóstico definitivo sobre lo que le ocurrió a Gaidar no se conocerá hasta que se haga público el informe de los doctores que le trataron inicialmente en Irlanda. Por el momento, Gaidar se recupera de la misteriosa recaída que sufrió el viernes de la semana pasada en Dublín. Está bastante mejor. Esperamos que pronto podrá ser dado de alta dijo Leonid Gozman, número dos del partido liberal ruso Unión de Fuerzas de Derecha (UDF) entre cuyos fundadores se encuentra Gaidar, padre de las reformas económicas pos- soviéticas. María Gaidar, hija del ex primer ministro, indicó que lo más probable es que su padre salga del hospital a comienzos de la próxima semana. Está todavía con suero, pero ya se siente mucho mejor dijo María. El ex jefe de Gobierno cayó as Menos relajada se mostraba Benedict, una ejecutiva que sí conocía el caso del espía envenenado pero que tras días de frenético trabajo en Barcelona no se sabía nada de aviones contaminados. El mundo se está volviendo loco. Esto de coger un avión se está convirtiendo en una aventura A su lado, Renato Delapia, se mostraba resignado: Hombre, esto del polonio, ¿se llama así, no? pues la verdad es que no hace gracia, pero yo necesito ir a Londres, ¿qué le vamos a hacer? Yegor Gaidar AFP Uno de los aviones volaba hacia Atenas y fue obligado a volver a Heathrow Cuando British Airways recibió la información de que tres de sus aviones podrían contener restos de radiactividad, dos de los aparatos se encontraban en tierra e inmediatamente fueron inmovilizados, aislados y puestos a disposición de los investigadores. Uno de ellos estaba en Moscú y el otro en el aeropuerto londinense de Heathrow. El tercero de los aparatos, sin embargo, se encontraba en pleno vuelo entre Londres y Atenas. El vuelo no llegó a Atenas sino que British Airways lo hizo regresar de inmediato a Heathrow, donde se puso en manos de Scotland Yard. La aerolínea inglesa ha puesto a disposición del público un número telefónico (00441912113690) al que pueden dirigirse los pasajeros que crean que se pueden encontrar entre quienes viajaron en los aviones afectados. Fuentes de British Airways aseguraron que la propia compañía está tratando de localizar a la totalidad de las listas de pasajeros de estos vuelos. enfermo súbitamente el viernes pasado, cuando dictaba una conferencia en Dublín y tuvo que ser trasladado de urgencia a una unidad de cuidados intensivos de un hospital de la capital irlandesa. Gaidar perdió el conocimiento y estuvo inconsciente durante cerca de tres horas y sólo el lunes de esta semana pudo ser trasladado a un centro médico moscovita, cuyo nombre se mantiene en secreto. Su súbita enfermedad se produjo al día siguiente de la muerte en Londres del ex espía ruso Alexandr Litvinenko, en cuyo cuerpo los médicos hallaron huellas de polonio 210, un isótopo radiactivo extremadamente venenoso.