Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 1 s 12 s 2006 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es. ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero MAÑANA EN ABC Vencedores y vencidos Energía sin fin El proyecto ITER tiene por objeto demostrar que se puede obtener energía de la fusión de los átomos. Estamos en el camino, pero no sabemos exactamente cuándo estará disponible para uso de los ciudadanos (dicen que para el 2018) De momento yo creo que no queremos quedarnos a oscuras y tenemos que acudir a la energía existente, que es energía de fisión, y para ello se construyeron las centrales nucleares en España, que produjeron en 2005 el 20 por ciento del total de la producción eléctrica. Es una fuente energética imprescindible hoy en día y para el futuro inmediato, que nos garantiza un suministro eléctrico económico y por ello elegido por muchos países (pregunten a Francia) En España privan las razones políticas a las técnicas. Espero que en las próximas elecciones se haga una buena y correcta publicidad de la energía nuclear, hasta ahora negativa. ¿Por qué en Francia todos los partidos políticos consideran en primer lugar la energía nuclear y en España es diferente? Sugiero que se construyan más centrales nucleares; la primera podría ser en Valdecaballeros (cuando se anula su construcción, su obra civil estaba finalizada y comprado el 80 por ciento de los equipos del grupo 1) En el Fórum sobre las Culturas celebrado en Barcelona se declaró que no hay tiempo para sustituir los combustibles fósiles de energía renovables no contaminantes; la única solución a corto plazo es la energía nuclear Apuesto una vez más por la energía nuclear actual para mí, para mis hijos y para mis nietos; después ya veremos si la energía sin fin, es decir, la de fusión, está disponible. Menos hipocresía y abulia nuclear. Adolfo Amorós Valderas, director del Proyecto Honorario de CN Almaraz LA TORMENTA QUE VIENE OS nubarrones tóxicos de la ideología enturbian, si no envenenan la memoria y la vida cívica. En Burdeos, Sud Ouest se pregunta si el PSOE no se sirve de su vídeo para preparar el fracaso de un proceso de paz, aparentemente interrumpido Y avanza un rosario de preguntas graves que concluyen de este modo: ¿Es la búsqueda de la paz el arma que los dos partidos se tiran a la cara en guerra abierta? En Lyon, Euro News insiste en que Francia ha tomado partido por la presión policial contra ETA. En Zurich, Die Wochenzeitung publica una crónica muy negra titulada: Vuelve la violencia callejera Si el proceso se percibe masivamente como un conflicto envenenado, la memoria histórica cobra los matices de un campo de minas, que corre el riesgo de fragilizar casi los cimientos de la vida cívica. En París, Le Figaro titula: La guerra civil divide siempre a los españoles Sin tomar partido, retomando todas las opiniones enfrentadas, Le Figaro deja al descubierto una realidad cruel, atroz, víctima de la utilización ideológica de la memoria colectiva, con muchas secuelas fratricidas, cainitas. En la escena internacional, nos instalamos en un bando minoritario de la UE, con apoyos que dan una idea quizá injusta de la realidad española. En Londres, el Times analiza en detalle el problema de las relaciones Europa Turquía. Consecuencia práctica: la Alianza de civilizaciones sitúa a España en un terreno bastante periférico, apoyada, en Alemania, por un medio portavoz del punto de vista musulmán, Islamische Gemeinschaft, cuando la canciller Angela Merkel está en una posición diametralmente opuesta. En el terreno económico y social, Capital, en París, publica un informe titulado: Los nubarrones se acumulan en el cielo inmobiliario europeo Sin sorpresas: la tormenta y los riesgos para los más débiles se anuncian para el año que viene, después de Reyes. L El corazón roto de Ana Iríbar le impulsó a contestar a todos aquellos que, ignorantes de lo que es sufrir la pérdida de un ser querido, pretenden una negociación sin vencedores ni vencidos. Días y días, comprobando cómo a pesar de los intentos de su esposo por hacerlas desaparecer, las pintadas insultantes y amenazadoras llenaban su fachada. Cómo las miradas huidizas de muchos de sus convecinos hacían del temor su compañero. Y, por encima de todo, el miedo, siempre el miedo como contertulio de sus muchas dudas, de sus muchas preguntas sobre si merecía la pena, que Gregorio Ordóñez ya no puede responderle. Sensación de amarga soledad, más insufrible si cabe por absurda, injusta e innecesaria, y un deseo de que el asesinato de su marido trascienda sobre las grandes palabras, los buenos sentimientos de todos aquellos que pretenden aliviar su pena. No resulta difícil imaginar lo que pensará cuando, mirando a Txapote piense que puede haber alguien que pretenda indulgencia para los asesinos. Cuando vea que el asesino de sus esperanzas, el causante de ese vacío que nunca llenará, sigue impertérrito, sin arrepentimiento, el desarrollo de un juicio que poco o nada resolverá. Hay muchas Ana Iríbar entre las víctimas del terrorismo, que con su entereza nos recuerdan lo que Séneca pensaba de la valentía: el verdadero valor no es llamar a la muerte, sino luchar contra el infortunio. Para ellas, mi respeto. Agustín Embuena Romero Sevilla Aire ecuestre Esta temporada se llevan- -como muestra en su portada Mujer Hoy- -las botas, chalecos, pantalones, pero todo con un tinte hípico. Y en el rostro, los colores van desde los platas más sutiles a los cálidos chocolates. Además de belleza, el suplemento previene sobre las enfermedades que más víctimas femeninas se cobran cada año en España, aunque se tenga el récord de esperanza de vida en Europa, con más de 83 años. Los diez peores enemigos son las enfermedades cardiovasculares, isquemia cardíaca, insuficiencia cardíaca, demencia, diabetes, cáncer de mama, enfermedad de Alzheimer, cáncer de colon, enfermedad hipertensiva y enfermedades respiratorias. del cumplimiento de las leyes. Las leyes no deben servir para decorar el escenario de los que nos gobiernan, sean del signo político que sean, sino para servir al ciudadano. El derecho de la mayoría a aprender debe estar garantizado frente a una minoría que distorsiona el normal funcionamiento del aula. Por todos aquellos que, en el ejercicio de la profesión de enseñar están pasando momentos difíciles, queremos levantar hoy nuestras voces, no por anónimas menos rotundas, y exigir medidas que erradiquen la violencia de nuestras aulas, pero medidas que se lleven realmente a cabo. También por ellos, por nuestros alumnos, para poder seguir percibiendo, al mirarlos, la belleza de un potencial inmenso de posibilidades y no un peligro en ciernes. Se lo debemos. El futuro de una sociedad está en sus jóvenes. ¿O no? Ana Castillo Moreno y un grupo de profesores de Mérida (Badajoz) aulas? Ya llueve sobre mojado. La frecuencia asusta, da vértigo pensar que conductas tan anómalas lleguen a hacerse tan cotidianas que terminen por insensibilizarnos. ¿Qué está pasando? Las causas son múltiples y de algunas se habla mucho: crisis de valores, dificultad de las familias para poner límites, normativas obsoletas, figura del profesor devaluada, bla, bla, bla... Urge pasar de las palabras a los hechos. La sociedad entera tiene que reaccionar, movilizarse. No puede contemplar impávida el deterioro de la enseñanza pública, que es de todos. Siempre habrá una minoría que pueda pagarse una enseñanza a la carta, pero uno de los rasgos que más definen a las sociedades progresistas es que velan, protegen y miman la calidad de su enseñanza pública. Cada palo que aguante su vela. La familia debe asumir la tarea de educar. Las instituciones de enseñanza, además, la de impartir conocimiento, entendiendo éste no como mera instrucción e información, sino en su acepción más noble y humanista: formar mujeres y hombres de espíritus libres y conciencia crítica que ayuden a interpretar, dar sentido e integrarse en un mundo cada vez más complejo y cambiante. Los poderes públicos, la de proporcionar recursos necesarios para que así ocurra, entre ellos, un seguimiento responsable Se meten en todos los charcos Parece que el Gobierno está dispuesto a abrir el debate sobre el uso del velo y otros símbolos en espacios públicos. Pero a la vista de la afición de este Gobierno por meterse en charcos innecesarios- -memoria histórica, reforma de estatutos de autonomía, etcétera- yo me pregunto si, más que el velo islámico, no será el crucifijo lo que en realidad busca hacer desaparecer. Ángela Pardo Pérez La Coruña Fe de errores En la edición de ayer, en las páginas de Economía, se atribuye erróneamente a Fernando González Urbaneja un artículo de opinión cuyo autor, en realidad, era Fernando Fernández Por todos los educadores ¿Por qué tanta violencia en las