Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30- -11- -2006 91 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo La alquimia de los stradivarius Antonio Stradivari, el más genial de los luthiers aplicó un tratamiento químico- -oxidación o hidrólisis- -a la madera de sus instrumentos de cuerda que prolonga la vida del violín y preserva su calidad acústica POR S. BASCO MADRID. Los grandes artesanos suelen llevarse su secreto a la tumba. El enigma de las extraordinarias calidades acústicas de los instrumentos de cuerda fabricados por Antonio Stradivari en su taller de Cremona ha sobrevivido tres siglos, y sólo ahora, con cuentagotas, la Ciencia empieza a hincarle el diente a los míticos stradivarius. Junto a la calidad de la materia prima y a las milagrosas manos del luthier un grupo de investigadores de la Universidad Texas A M, dirigido por Joseph Nagyvary, ha descubierto que buena parte del secreto puede consistir en el tratamiento químico que Stradivari aplicaba a la madera, obtenida preferentemente de abetos y arces de los bosques cercanos a Cremona, su ciudad natal. En concreto, analizaron un violín y un violonchelo de Stradivari, datados respectivamente en 1717 y 1731; un violín de Guarneri del Gesu, fabricado en la misma Cremona en 1741; una viola de Henry Jay, confeccionada en Londres en 1769, y otro violín de Gand- Bernardel, hecho en París en 1840. Los registros obtenidos en el análisis de estas maderas fueron comparados con muestras de madera actual, procedente de bosques de Bosnia, Italia y varias regiones centroeuropeas. Las gráficas obtenidas por el espectroscopio de infrarrojos muestran un sensible parecido en los instrumentos manufacturados por los talleres cremoneses de Stradivari y Guarneri, por lo que los investigadores concluyen que el tratamiento químico aplicado a la madera debía ser una técnica de conservación conocida en la región. Su finalidad era prolongar la vida de la madera y preservar en el tiempo la calidad sonora de los instrumentos. Hasta la fecha, todos los análisis hechos a los stradivarius por diversos métodos no arrojaban resultados concluyentes. El equipo de la Universidad Texas A M parece haber superado el listón. La madera fría No obstante, el éxito de Stradivari puede deberse además a otras razones. Dos investigadores estadounidenses, el climatólogo Lloyd Burckle, del Lamont- Doherty Earth Observatory, y el experto en dendrocronología Henri Grissino- Mayer, de la Universidad de Tennesse, aportaron hace tres años una hipótesis alternativa (ver ABC, 26- 12- 2003) La fase más acusada de la denominada Pequeña Edad de Hielo conocida como Mínimo de Maunder un periodo de frío intenso que azotó Europa durante 70 años, coincidió en el tiempo con la etapa más productiva de Antonio Stradivari, quien se habría beneficiado de las raras características de la madera en esa época. El ritmo de crecimiento de los árboles, a causa del frío, era particularmente lento, por lo que la densidad de la madera era superior a la habitual, lo que explicaría la peculiar resonancia de los stradivarius. El secreto de Cremona Los violines y violas de los otros artesanos y procedencias geográficas muestran unos espectros muy alejados de los ofrecidos por las piezas de Stradivari y Guarneri, pero sensiblemente iguales a los registrados en las muestras de madera actual. El secreto residía, pues, en el tratamiento químico realizado a la madera por los luthiers de Cremona. La diferencia, según el estudio capitaneado por Nagyvary, no puede deberse a una composición mineral inusual en la madera utilizada para elaborar los míticos stradivarius, sino al efecto indudable de un tratamiento químico Así lo atestiguan las particulares trazas de acetil- carbono obtenidas en el espectroscopio. Son más de seiscientos, principalmente violines y violas, los instrumentos fabricados por Antonio Stradivari que se conservan en nuestros días. Elaborados a finales del XVII y principios del XVIII, se trata de verdaderas piezas de museo cotizadas a precio de diamante. Una buena parte de ellos están en perfecto estado de revista, es decir, listos para su uso, y un puñado de solistas privilegiados les arrancan aún en la actualidad notas de una sonoridad mágica e inigualada. El violín Hammer fue construido en 1707, y subastado por Christie s por 2,5 millones de dólares Más allá de cualquier barniz Los resultados, publicados en la revista Nature concluyen que Stradivari debía poseer unas dotes de alquimista poco comunes a finales del siglo XVII. Realizaba un tratamiento químico previo a la madera, mucho más allá del proceso natural de secado y de cualquier barniz conocido, consistente en un método de oxidación controlada o de hidrólisis, aún por determinar. A partir de minúsculas virutas de madera, obtenidas en procesos de restauración de los instrumentos, los investigadores realizaron análisis mediante técnicas de resonancia magnética nuclear y espectrografía de infrarrojos a diferentes violines y violas manufacturados por varios luthiers de la época, comparando los resultados obtenidos entre sí y con los arrojados por otros instrumentos de fabricación posterior y distintas procedencias. Más información sobre este estudio: http: www. tamu. edu