Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 INTERNACIONAL JUEVES 30 s 11 s 2006 ABC Alfonso Rojo Guerra de trincheras ante la investidura de Felipe Calderón A un día de la toma de posesión del nuevo presidente mexicano, las espadas siguen en alto entre los legisladores oficialistas y los de la izquierda, que siguen en el Congreso después del choque del martes POR MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Después de los golpes y empujones del martes, en un intento por ocupar la tribuna del Congreso unos y otros para evitarlo, los diputados del Partido Acción Nacional (PAN, en el poder) y del Partido de la Revolución Democrática (PRD, izquierda) llegaron ayer a un pacto de no agresión para evitar nuevos enfrentamientos antes de la investidura y con el propósito de reunirse en breve para llegar a un acuerdo. Pero los legisladores seguían ayer atrincherados, a pocos metros unos de otros. Después de la derrota electoral de su candidato, Andrés Manuel López Obrador, el PRD amenazó con boicotear la investidura de Calderón. El Gobierno descartó ayer que un nuevo choque entre sus señorías ponga en peligro o desluzca la investidura de mañana. Después de lamentar los hechos, que no son los que la ciudadanía espera de sus líderes políticos el portavoz presidencial, Rubén Aguilar, señaló que la pelea no ha enviado una mala señal al exterior sino al contrario, más personalidades han confirmado su asistencia a la ceremonia, entre ellas el ex presidente George Bush. El Príncipe de Asturias representará a España. Vicente Fox dejará mañana de ser el presidente de Foxilandia ese México feliz y sin problemas que sólo ha existido en la mente del mandatario. Un día después, y en forma y condiciones que aún están por ver, Felipe Calderón se convertirá en el presidente de un país dividido políticamente, tembloroso ante la violencia sin límite del crimen organizado y anhelante de esas reformas que permitan vislumbrar remedios para la pobreza (veinte millones de mexicanos viven en la miseria) y de la desigualdad. Pese a que se retirará a su rancho de Guanajuato con un notable alto en popularidad, LOS TRES MENTECATOS i no murieran hombres decentes, podría servir de guión a una versión cómica de Los Tres Mosqueteros Una charada en la que en lugar del noble todos para uno cada cual tirase por su lado y en vez de acudir presto en auxilio del compañero, saliera corriendo o se escondiera. Nos lo acaba de restregar por la cara el presidente Bush, subrayando que el artículo 5 de la carta fundacional de la OTAN obliga a los estados miembros a defender al que sea atacado tanto en su propio territorio como en el exterior Es de cajón, pero en Afganistán hay países que se niegan a mover sus tropas hacia el sur, que es donde más abundan los talibán y más estopa se reparte. Hay gobiernos, obsesionados por evitar el desgaste político que tendría una baja, que ordenan a sus soldados no salir del acuartelamiento más que a buscar vituallas. Hay contingentes que sólo sacan los helicópteros de paseo, que tienen instrucciones de no patrullar de noche o de no combatir en la nieve y que no mueven un dedo sin autorización ministerial. Los militares españoles- -a los que nuestros políticos tienen escaso respeto- -están afectados por varias de las restricciones que tanto irritan a Bush. Algo parecido ocurre con italianos y alemanes. No comparto la tesis del holandés Jaap de Hoop Scheffer, secretario general de la OTAN, quien sostiene que Afganistán es una misión posible dando a entender que puede concluir con la democratización del país. Hace ya cinco años que fue derrocado el régimen islamo- terrorista que controlaba Kabul y una coalición, con unidades de 37 países y respaldo de la ONU, se desplegó en Afganistán. Ni las mujeres son más libres, ni se respetan más los derechos humanos, ni se producen menos atentados, lo que me lleva a la pesimista conclusión de que la democracia y los afganos son temporalmente incompatibles. Como los iraquíes. A lo mejor hay que aparcar, también temporalmente la democratización real de Afganistán, pero en cualquier caso habrá que luchar contra los malos. Lo que no es de recibo es despachar tropas allí y hacerles hacer un papelón. S Diputados del PAN de Calderón, atrincherados en el Congreso para garantizar la investidura Fox pasará a la historia inmediata como el de las oportunidades perdidas. Hubo alternancia sin alternativa. Fox careció de visión, educación, imaginación, decisión y equipo para ir más allá de la hazaña de derrotar al Partido Revolucionario Institucional (PRI) resume René Delgado en Reforma este último sexenio. Justicia y violencia desatada por el narcotráfico. Y quedan pendientes las reformas políticas, estructurales y económicas que pongan freno al desempleo y a la emigración masiva (aunque Fox apunte en el haber de su balance el aumento de las remesas que envían los expatriados) Desde el primer momento, Fox debió hacer frente a una oposición que, con mayoría en el Legislativo, bloqueaba cual- REUTERS Cultura de la corrupción Son innegables los avances en libertades individuales y colectivas durante su mandato, así como ciertos logros en la lucha contra la pobreza o en la creación de viviendas para los menos favorecidos. Pero permanece inalterable la cultura de la corrupción heredada de siete décadas de gobiernos del PRI, que se traduce en abuso de autoridad, pésima impartición de El nuevo mandatario hereda un México políticamente dividido, fracturado en lo social y de economía incierta quier intento de transformación. Pero el inquilino de la residencia oficial de Los Pinos no supo construir los acuerdos precisos para emprender la imperiosa reforma fiscal, abrir a la inversión privada el sector energético o regenerar la legislación laboral y el sistema de pensiones. Calderón hereda, en líneas generales, unos buenos resultados macroeconómicos: estabilidad en los tipos de cambio, control del gasto público y de la inflación, reducción de la deuda y mantenimiento del índice de riesgo- país en un rango muy bajo y de las reservas internacionales en un máximo histórico. Pero, también, una pésima capacidad recaudatoria del Estado, evasión fiscal, escaso crecimiento y predominio de la economía informal. Un juez ordena la detención del ex presidente Luis Echeverría por genocidio M. M. C. CIUDAD DE MÉXICO. Un tribunal federal ordenó la captura del ex presidente de México, Luis Echeverría Álvarez, por el delito de genocidio cometido presuntamente el 2 de octubre de 1968, cuando estudiantes fueron atacados en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. El Segundo Tribunal Unitario revocó el auto de libertad que otorgó en primera instancia el Juzgado 15 de Distrito de Procesos Penales, con lo cual el ex mandatario deberá comparecer ante el juez en las próximas 24 horas para que declare. Anteriormente, cuando se ordenó también la captura del ex presidente, éste quedó libre casi enseguida al considerarse que estaba prescrito el delito de genocidio. Se trata del primer juicio en la historia de México por el delito de genocidio, de acuerdo con la resolución que emitió el magistrado Ricardo Paredes.