Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 30 s 11 s 2006 Visita del Papa a Turquía INTERNACIONAL 39 Meryem Ana Evi La Casa de la Madre María en la turca Éfeso, acogió ayer una misa muy especial. Benedicto XVI celebró la Eucaristía para poco más de doscientas personas en un lugar perdido, allí donde vivió María, la Madre de Dios POR J. V. BOO ÉFESO. En lo alto de las montañas que dominan Éfeso hay una pequeña construcción de piedra, totalmente escondida a la vista desde las ruinas de la antigua capital de la provincia romana de Asia. La Casa de la Madre María Meryem Ana Evi está en un lugar perdido, pero hasta aquí llegaron el nuncio Angelo Roncalli- -futuro Juan XXIII- Pablo VI y Juan Pablo II, predecesores de la peregrinación que ayer realizó Benedicto XVI. El Papa celebró la misa para unos doscientos fieles, entre los que se contaba una veintena de españoles, familias de militares destinados en la base de la OTAN en Esmirna. El ambiente era tan entrañable que, mientras se leía la epístola, Benedicto XVI no se resistió a saludar con un gesto cariñoso a un chiquillo que agitaba una triple bandera- -de Turquía, del Vaticano y de España- -sobresalien- El viaje es parte de la cruzada contra el islam dice Al Qaida El Consejo Consultivo de los Muyahidin, organización de grupos radicales iraquíes encabezada por Al Qaida en este país, aseguró ayer en un comunicado que la visita del Papa a Turquía en realidad es una movilización de la campaña cruzada contra el mundo islámico después del fracaso de los dirigentes cruzados, Bush, Blair, Berlusconi, Howard y otros y un intento de apagar la llama del islam de nuestros hermanos musulmanes en Turquía La nota ha sido publicada en una página de internet usada por esta organización radical que declaró recientemente el estado islámico de Irak en varias de sus provincias. Un policía turco examina un paquete sospechoso de contener explosivos do entre los fieles desde lo alto de los hombros de su padre. El pequeño Fernando tendrá un recuerdo para toda su vida. En medio de un viaje calificado por el cardenal Walter Kasper como un campo de minas el Santo Padre parecía haber olvidado totalmente el mundo exterior. Celebró la misa despacio, distribuyó personalmente la comunión a buena parte de las fieles e, incluso, bajó las escaleras para dársela también a unos enfermos que no podían acercarse al altar. Al final, saludó a la mayoría de los participantes como si no tuviese otra cosa que hacer en todo el día. El Papa peregrinaba tras las huellas de San Pablo, de San Juan y de María, que, según una tradición, acompañó al apóstol en Éfeso algunos años para volver quizá después, a Jerusalén. No hay datos seguros, pero el Éfeso cristiano se distinguió por su amor a María, le dedicó como iglesia el antiguo Museion, y allí se celebró el año 431 el tercer concilio ecuménico, que la declaró Madre de Dios La ciudad del gran templo de Artemisa, una de las siete Maravillas del Mundo, recibió un buen día la visita de un tal Pablo de Tarso, que empezó pre- REUTERS El Papa peregrinaba tras las huellas de San Pablo, de San Juan y de María, que, según una tradición, acompañó a este último hasta Éfeso La ciudad se distinguió por su amor a la Virgen; allí se celebró el tercer concilio ecuménico, el que la declaró Madre de Dios dicando en la sinagoga. Cuando le expulsaron, pasó a predicar durante dos años en la escuela de Tirano hasta que el gremio de los plateros, viendo en peligro el futuro de Artemisa, organizó un tumulto en el teatro- -que todavía existe- -y obligó a Pablo a huir de la ciudad. El culto en el Artemision duró mil años, hasta que el ultimo templo fue destruido por los godos y las piedras fueron utilizadas en el siglo VI por los arquitectos de Justiniano para construir la gran basílica de San Juan, que custodiaba la tumba del apóstol.