Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Instrucción Pastoral del Episcopado JUEVES 30 s 11 s 2006 ABC ORIENTACIONES MORALES ANTE LA SITUACIÓN ACTUAL DE ESPAÑA De la descristianización a la ayuda a inmigrantes o mujeres maltratadas. La Instrucción Pastoral aprobada el pasado viernes por el Episcopado recoge, en 80 puntos, un análisis de la actual situación social, política, cultural y religiosa de España J. BASTANTE MADRID. No es un documento político, sino pastoral. Queremos ofrecer a los católicos, y a todos quienes nos quieran escuchar, una perspectiva moral sobre la vida pública constató Martínez Camino. Éste es un resumen de los principales puntos de la pastoral: to a estos pecados, padecemos una excesiva disgregación entre comunidades y grupos, demasiados recelos y particularismos que dificultan la coordinación y debilitan nuestra presencia y nuestra actuación en el mundo con estupor que la actual legislación española no solamente no protege al matrimonio, sino que ni siquiera lo reconoce en su ser propio y específico. La Iglesia y los católicos no podemos aceptar esta situación, porque vemos en ella una grave desobediencia a los designios divinos Edurne Uriarte PATINAZO DE LA PARIDAD C Ejercicio de la caridad Inmigrantes y violencia doméstica Superar las injusticias Los cristianos tenemos que ser testimonio vivo de que el amor verdadero, respetuoso y fiel, gratuito, universal, efectivo, es posible en la vida de los hombres. Es posible en el matrimonio y en la familia, es posible en el trabajo y en el ejercicio de la profesión, en las relaciones sociales y políticas En estos momentos de la sociedad española, nos parece que los inmigrantes necesitan especialmente la atención y la ayuda de los cristianos. Y, junto a los inmigrantes, los que no tienen trabajo, los que están solos, las jóvenes que pueden caer en las redes de los explotadores de la prostitución, las mujeres humilladas y amenazadas por la violencia doméstica, quienes no tienen casa ni familia donde acogerse: todos son nuestros hermanos. La práctica de la solidaridad y del amor fraterno en la vida política nos lleva también a trabajar para superar las injustas distancias y diferencias entre las distintas comunidades autónomas, tratando de resolver los problemas más acuciantes como son el trabajo, la vivienda accesible, el disfrute equitativo de la naturaleza, compartiendo dones tan indispensables para la vida como el agua Respetamos a quienes ven las cosas de otra manera. Sólo pedimos libertad y respeto para vivir de acuerdo con nuestras convicciones, para proponer libremente nuestra manera de ver las cosas, sin que nadie se vea amenazado ni nuestra presencia sea interpretada como una ofensa o como un peligro para la libertad de los demás Responsabilidad de la Iglesia Contra los falsos fundamentos MONTESOL Proceso de descristianización Autocrítica y deterioro moral Distanciamientos dentro de la Iglesia El proceso de descristianización y deterioro moral de la vida personal, familiar y social, se ve favorecido por ciertas características objetivas de nuestra vida, tales como el rápido enriquecimiento, la multiplicidad de ofertas para el ocio, el exceso de ocupaciones o la obnubilación de la conciencia ante el rápido desarrollo de los recursos de la ciencia Cuando hablamos de las deficiencias de nuestra sociedad, nos incluimos a nosotros mismos. Los católicos participamos de los bienes y de los males del momento La falta de vida santa en muchos de nosotros han contribuido también al oscurecimiento de la fe y al desarrollo de la indiferencia y del agnosticismo teórico y práctico en nuestra sociedad Hay en nuestra Iglesia demasiados distanciamientos y disentimientos que son consecuencia de nuestro orgullo y de la debilidad de nuestra fe. Jun- Sin desesperanza ni sometimiento En las circunstancias actuales, hay que evitar el riesgo de adoptar soluciones equivocadas que, a pesar de sus aparentes claridades, en realidad se basan en fundamentos falsos, no cristianos Señalamos brevemente tres La desesperanza. Es cierto que la Iglesia y los cristianos hemos perdido mucha influencia en la sociedad y tenemos que afrontar duras situaciones de empobrecimiento. No hay fecundidad sin sufrimiento El enfrentamiento. Otro peligro que puede presentarse es que lleguemos a la conclusión de que la vida cristiana es imposible en una sociedad democrática En una sociedad democrática pueden desarrollarse ideas o instituciones contrarias al cristianismo. Pero este conflicto no es inevitable. Las diferencias no tienen por qué degenerar en conflictos El sometimiento. Otra tentación consiste en intentar facilitar falsamente la conviven- cia disimulando y diluyendo su propia identidad o incluso, renunciando a ella Dios nos está pidiendo a los católicos un esfuerzo de autenticidad y fidelidad, de humildad y unidad, para poder ofrecer de manera convincente a nuestros conciudadanos los mismos dones que nosotros hemos recibido, sin disimulos ni deformaciones Matrimonio y familia Novedades legislativas No podemos aceptar esta situación Resulta doloroso comprobar cómo se ha eliminado de la legislación civil española una institución tan importante en la vida de las personas y de la sociedad como es el verdadero matrimonio Las leyes vigentes facilitan disolver la unión matrimonial, sin necesidad de aducir razón alguna para ello y, además, han suprimido la referencia al varón y a la mujer como sujetos de la misma; lo cual, obliga a constatar ASPECTOS POSITIVOS EN LA SOCIEDAD ESPAÑOLA Progreso material y sensibilidad moral Nuestro propósito es estimular la responsabilidad de todos y provocar una reflexión social que nos permita corregir a tiempo un rumbo que nos parece equivocado y peligroso. Cuando hemos alcanzado tantas cosas buenas que nunca habíamos logrado, no tenemos por qué abandonar otros valores de orden espiritual y moral que forman parte de nuestro patrimonio y que hemos recibido de nuestros antepasados Junto con estas sombras, que suscitan en nosotros honda preocupación, reconocemos también en la sociedad de hoy aspectos positivos, tanto en el progreso material, que nos permite mejorar los servicios y aumentar proporcionalmente el bienestar de todos, como en la sensibilidad moral emergente en torno a determinados valores. Se aprecia y se cultiva la solidaridad con los necesitados, se desarrolla un respeto creciente por los derechos de la mujer, de los niños, de los ancianos y de los enfermos. Crece también el amor y el cuidado de la naturaleza, que los cristianos amamos y respetamos como creación y don de Dios para el bien de sus hijos, los hombres Es justo reconocer la aguda sensibilidad moral que se manifiesta en relación con cuestiones como las mencionadas ABC. es El texto íntegro de la Instrucción Pastoral está disponible en http: www. abc. es informacio n pdf instruccion- pastoral. pdf uando la paridad es pura propaganda, además de un objetivo estratégicamente muy mal planteado, le pasa como en el nuevo gobierno catalán, que, en situaciones apuradas, todo el mundo se olvida de ella. Demasiados líderes ansiosos de puesto de mando y muy poco para repartir como para preocuparse, además, de la imagen y ponerse a buscar mujeres en las segundas y terceras filas de los partidos y contar aquello de la revolución feminista de la izquierda. Lo que ocurre es que las angustias de los hombres de la izquierda catalana por colocarse en la Generalitat ponen profundamente en cuestión la nueva ley de paridad que el Gobierno pretende aprobar en 2007. Caldera ha llegado a afirmar que las cuotas de la nueva ley, 40 de mujeres en las listas electorales y en los consejos de administración, son intocables. Pero ya han quedado más que tocadas, cuestionadas y desestimadas por el porcentaje femenino de la Entessa. La izquierda no puede imponer ahora a toda la sociedad lo que ella ha inclumpido a la primera oportunidad desde que empezó la campaña feminista de Zapatero en 2004. En realidad, el PSOE ya la incumple en todos los niveles. Se salva únicamente el propio Gobierno, el gancho publicitario, pero en el resto la paridad es un cuento. El patinazo feminista catalán pone de relieve otra cosa y es que no es posible imponer artificialmente por ley una transformación necesitada de décadas. Una cosa es que persista cierta discriminación en los procesos de selección, y creo que persiste, y otra que se equipare la primera línea de la política o de la empresa por decreto ley. Teniendo en cuenta que los hombres son aún mayoría entre los preparados para saltar a la primera línea, el efecto de la paridad obligatoria es, inevitablemente, su discriminación. De hecho, ya ocurrió en el gobierno de la nación; no nos engañemos. Probablemente, la composición del Gobierno catalán es lógica y justa si atendemos a la comparación de años de militancia y carreras políticas de hombres y mujeres. Corresponde a la realidad y no a la propaganda mientras que la ley de igualdad pretende sustituir la primera por la segunda.