Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Instrucción Pastoral del Episcopado JUEVES 30 s 11 s 2006 ABC Los obispos defienden con firmeza la unidad de España, aunque legitiman los nacionalismos La Instrucción Pastoral señala que no se puede cambiar el actual marco político sin contar con toda la población directa o indirectamente afectada JESÚS BASTANTE MADRID. Es un bien importante poder ser simultáneamente ciudadano, en igualdad de derechos, en cualquier territorio o en cualquier ciudad del actual Estado español. ¿Sería justo reducir o suprimir los bienes y derechos que derivan de la unidad cultural, social y política de España sin que pudiéramos opinar y expresarnos todos los afectados? La respuesta es que no De este modo explicó el portavoz de la Conferencia Episcopal española, Juan Antonio Martínez Camino, el sentido de las referencias a la unidad de España presentes en la Instrucción Pastoral Orientaciones morales ante la situación actual de España que el Episcopado aprobó la semana pasada y que ayer presentó en su integridad. En el citado documento- un texto muy matizado y complejo según aclaró el portavoz- -la Iglesia reconoce, en principio, la legitimidad de las posiciones nacionalistas que, sin recurrir a la violencia, por métodos democráticos, pretendan modificar la unidad política de España Sin embargo, durante su presentación, Martínez Camino diferenció claramente el matiz existente entre modificar y suprimir La unidad de España y los nacionalismos marcaron el grueso de los debates que culminaron en una Instrucción Pastoral aprobada el pasado viernes, fruto de una profunda reflexión de los obispos en los últimos años y que ayer fue presentada en la sede de la Casa de la Iglesia. cadas con referencia al bien común de toda la población directa o indirectamente afectada En este sentido, la pastoral se pregunta que si la coexistencia cultural y política, largamente prolongada, ha producido un entramado de múltiples relaciones familiares, profesionales, intelectuales, económicas, religiosas y políticas de todo género, ¿qué razones actuales hay que justifiquen la ruptura de estos vínculos? Iglesia y democracia Junto a las cuestiones relativas a la unidad y los nacionalismos, la Instrucción Pastoral sale al paso de las teorías revisionistas sobre la II República y la Guerra Civil. Así, los obispos recuerdan que, en su día, la Iglesia colaboró decididamente para hacer posible la democracia lo que facilitó una transición fundada sobre el consenso y la reconciliación entre los españoles Por ello, cuando ahora se dice que la Iglesia católica es un peligro para la democracia se olvida que la Iglesia y los católicos españoles colaboraron al establecimiento de la democracia y han respetados sus normas e instituciones lealmente en todo momento Al parecer- -prosigue el documento- -quedan desconfianzas y reivindicaciones pendientes. Pero todos debemos procurar que no se deterioren ni se dilapiden los bienes alcanzados. Una sociedad que parecía haber encontrado el camino de su reconciliación y distensión, vuelve a hallarse dividida y enfrentada Por esto, los obispos condenan una uti- El portavoz de la Conferencia Episcopal, Juan Antonio Martínez Camino lización de la memoria histórica guiada por una mentalidad selectiva que abre viejas heridas de la Guerra Civil y aviva sentimientos encontrados que parecían estar superados. Estas medidas no pueden considerarse una verdadero progreso social, sino más bien un retroceso histórico y cívico, con un riesgo evidente de tensiones y alteraciones de una tranquila convivencia En otro orden de cosas, la pastoral realiza un vivo llamamiento a estimular a los cató- SIGEFREDO Ruptura inviable En unos párrafos que el portavoz episcopal reconoció habían sido muy matizados en el debate episcopal, los obispos, tras reconocer teóricamente la posibilidad de modificar el actual marco autonómico- no entramos en el sistema concreto en que esta unidad de España se manifieste indicó el portavoz- ponen numerosas trabas que, en la práctica, lo hacen inviable desde un punto de vista moral. Así, la Instrucción Pastoral incide en que las propuestas nacionalistas deben ser justifi- Unidad contra el terrorismo frente a diferencias políticas Uno de los puntos más esperados de la pastoral fue el referido al terrorismo y al proceso de paz En el texto, la Iglesia española recuerda que el Gobierno, los partidos políticos y todas las instituciones estatales tienen que trabajar conjuntamente, con todos los medios legítimos a su alcance, para que llegue cuanto antes el fin del terrorismo. Todos están obligados a anteponer la unión contra el terrorismo a sus legítimas diferencias políticas o estratégicas. A nadie le es lícito buscar ninguna ventaja política en la existencia de esa dura amenaza Tras recordar a las víctimas, los obispos inciden en que una sociedad que quiera ser libre y justa no puede reconocer explícita ni implícitamente a una organización terrorista como representante político legítimo, ni puede tenerla como interlocutor político Por ello, los eventuales contactos de la autoridad pública con los terroristas han de excluir todos los asuntos referentes a la organización política de la sociedad, y ceñirse a establecer las condiciones conducentes a la desaparición de la organización terrorista licos para que se hagan presentes en la vida pública y traten de influir en ella En opinión de la Conferencia Episcopal, los católicos tienen el derecho y la obligación de actuar en sus actividades sociales y públicas de acuerdo con su conciencia y con sus convicciones religiosas y morales puesto que querer excluir la influencia del cristianismo en nuestra vida social sería, además de un procedimiento autoritario y nada democrático, una grave mutilación y una pérdida deplorable En su participación política, indica el Episcopado, los católicos pueden apoyar partidos diferentes y militar en ellos aunque no todos los programas son igualmente compatibles con la fe y las exigencias de la vida cristiana