Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 s 11 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 93 Ullate transforma Coppélia en una comedia cibernética El ballet, uno de los grandes títulos del repertorio clásico, llega mañana al teatro Albéniz coreografiado por Eduardo Lao JULIO BRAVO MADRID. Víctor Ullate ha vuelto al repertorio clásico con uno de los grandes títulos que no ha tenido, sin embargo, una gran vida artística en Madrid: Coppélia que se basa en un cuento de E. T. A. Hoffman y a la que puso música Leo Delibes. Ha sido Eduardo Lao, director artístico de la compañía y mano derecha de Víctor Ullate, quien se ha encargado de la coreografía, en la que se ha alejado totalmente del original, creando incluso una historia nueva. Manteniendo la idea principal- -dijo ayer Lao durante la presentación de la obra- cambié el libreto para darle frescura y me motivé con la música, sin ver ninguna versión anterior del ballet; me dejé llevar vimiento totalmente humano. El coreógrafo ha convertido a Franz (en el ballet original es el novio de Swanilda, la joven que suplanta a Coppélia, la muñeca creada por el doctor Coppelius) en el encargado de mantenimiento del laboratorio, un aficionado a la fotografía que desencadena la historia después de manipular el ordenador de la fábrica. Eduardo Lao ha querido subrayar el carácter cómico de esta pieza, y ha buscado huir, según dijo ayer, de la oscuridad que ve habitualmente en los montajes de ballet. Quería ofercer un toque de frescura a esta producción, que siempre había sido muy tétrica y por eso no había tenido el éxito de otros ballets La contemporaneidad que Lao le ha querido dar a su coreografía tiene complemento en el vestuario, diseñado por Pedro Moreno, habitual colaborador del Ballet de Víctor Ullate. El diseñador ha querido experimentar lo máximo posible- mi barrera es el movimiento de los bailarines, que debo respetar dijo ayer- Ha empleado tejidos que den apariencia de luz metálica y simulen ser plásticos, tubos o gomas quirúrgicas, que ha empleado en los casquetes y los tocados de las bailarinas. También la escenografía, creada por Carles Pujol- -que trabajara ya con Ullate en piezas como Seguiriya o Arrayan Daraxa -y la iluminación de Nicolás Fischtel ayudan a otorgar ese aire futurista que Eduardo Lao ha querido para su espectáculo. Los principales intérpretes de esta Coppélia son la japonesa Eri Nakamura (Coppélia) Luca Vetere (Dr. Coppelius) Yevgen Uzlenkov (Franz) Ana Noya (Diva Espectral) Sophie Cassegrain (Betty) Natalia Tapia (Rosi) y Christina Pizzardini (Andreina) Más información sobre el espectáculo http: www. victorullateballet. com coppelia. html TEATRO Calipso Espectáculo a partir de El joven Telémaco de Eusebio Blasco y José Rogel s Versión: P. Víllora s Dir. Á. Roger s Dir. musical: M. Font Marco s Coreografía: M. Gómez s Escen. F. Rodríguez de Lima s Int. F. Valladares, S. Mallol, E. Martín, M. Moncloa, Tonino, C. M. Díaz, S. Casas s Lugar: Teatro de Madrid Sátira y mitología JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Con la mitología y la historia antigua como máscara bajo la que criticar desenfadada y pícaramente algunos aspectos de la sociedad de la agitada Europa de los años sesenta del XIX, Jacques Offenbach y otros autores llenaron los teatros de París con operetas bufas desbordantes de frivolidad, ligereza, humor y música pegadiza. En la estela traviesa de esas creaciones, sobre todo de La bella Helena de Offenbach, el libretista Eusebio Blasco- -también periodista, escritor y agitador político- -y el músico José Rogel culminaron en 1866 El joven Telémaco una obra que les había pedido para su Teatro de los Bufos Madrileños el actor y empresario Francisco Arderius y que era una mixtura de los espectáculos que triunfaban entonces en la Un ballet con historia Coppelia se estrenó en la Ópera de París en mayo de 1870. El libreto original lo escribió Charles Nuitter, la música era de Leo Delibes y la coreografía de Arthur Saint- León. El fragmento musical más popular es el Vals de Swanilda una pieza que se interpreta en concierto a menudo. Entre las versiones más importantes que se han hecho del ballet figuran las creadas por Marius Petipa y, ya en los últimos años, Pierre Lacotte, George Balanchine y Roland Petit (cuya versión ha bailado a menudo la española Lucía Lacarra) De taller a laboratorio Esta versión de Coppelia se estrenó en Santander hace un mes, y estará en el teatro Albéniz desde mañana y hasta el 10 de diciembre. En ella, Lao ha convertido el taller de muñecas del Doctor Coppelius que aparece en la narración original en un laboratorio cibernético, especializado en robótica e inteligencia artificial, en el que se investiga la creación de un androide con apariencia femenina, comportamiento y mo- capital francesa: un argumento con ecos clásicos, aguijonazos satíricos a la situación política del momento, humor de corte popular y señoritas de generosos encantos y dispuestas a mostrarlos lo que se pudiera. Pedro Víllora ha ajustado las costuras del hilarante invento, ha pulido el texto, eliminado el vitriolo añejo hoy inoperante sustituyéndolo por otro de vigencia actual, añadido versos y parlamentos, y redondeado un estupendo libreto- más que una simple versión pero menos que una obra propia subraya en el programa de mano de la función- -que es la columna vertebral de uno de los más cuidados y divertidos montajes que se ofrecen hoy en Madrid. El argumento, que bebe más de Las aventuras de Telémaco del escritor francés Fénelon (1651- 1715) que de los hexámetros de Homero, es un cúmulo de entretenidas peripecias erótico- satírico- mitológicas, con música, bailes y agradables canciones, como la deliciosa habanera Me gustan todas, en general La dirección de Ángel Roger, el buen acabado general, la música interpretada en directo por una afinada orquesta dirigida por Montserrat Font Marco y el conjuntado reparto, con un estupendo Francisco Valladares a la cabeza, Las Virtudes, Tonino y el tenor Marco Moncloa, entre otros, hacen de Calipso un espectáculo ligero y tonificante de los que se agradece ver. Sirma, la voz, el recuerdo y la palabra de la música tradicional sefardí M. DE LA FUENTE MADRID. Afortunadamente, todavía quedan artistas que no se fijan el éxito masivo como su única meta, sino que creen tozuda y firmemente en el valor del arte, en el valor de la cultura, en el valor de la palabra. Incluso, algunos se atreven a hacer memoria, y repasan nuestro fértil legado histórico- musical en busca de las esencias. Son gente que hace del buen gusto y del rigor su modus operandi. Son gente como el grupo leonés Sirma, empeñado desde hace diez años en rescatar la música sefardí, la música de aquellos judíos que una vez expulsados de Sefarad, de España, llevaron y llevan por el mundo sus maletas cargadas de costumbres, de usos, de sueños y de canciones. Y también llevan, según cuentan las crónicas, la llave de su casa en nuestro país, que pasa de generación en generación. Puede ser y es, por ejemplo, La llave de tu corazón el título del último y delicioso disco de la formación, álbum que esta noche presentan en el Círculo de Bellas Artes, acompañados por el coro Villamagna, Amancio Prada y el poeta argentino Juan Gelman. A lo largo de este último año, el grupo Sirma ha ofrecido conciertos tan especiales y significativos como el que tuvo lugar el 26 de enero en el Día Oficial de la Memoria del Holocausto, que presidieron Sus Majestades los Reyes en el Paraninfo de la antigua Universidad Complutense. Igualmente, hay que recordar que María José Cordero, la sobrecogedora voz del grupo, intervino en la entrega del Premio Cervantes, así como en la recepción que el 10 de mayo ofreció la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, a la presidenta de Chile Michelle Bachelet, en el palacio de El Pardo. Una escena de Coppélia en la producción que presenta en Madrid el Ballet de Víctor Ullate EFE