Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 ECONOMÍA Iberdrola compra Scottish Powers Movimientos en el sector MIÉRCOLES 29 s 11 s 2006 ABC Fernando González Urbaneja La integración con Unión Fenosa, en el horizonte Algunos analistas entienden que la adquisición de Scottish Power por Iberdrola complica la futura fusión entre ésta y Fenosa. Por lo menos, le va a salir más cara a ACS, ya que su participación actual en Iberdrola (10 se diluirá hasta el 7,86 Bien es cierto que si ACS aumenta su presencia en la eléctrica, lo hará en una compañía más grande, con más valor. GRUPOS ENERGÉTICOS Capitalización bursátil Millones de euros Iberdrola Scottish Power Endesa E. on Endesa Gas Natural Iberdrola Scottish Unión Fenosa 45.394 103.721 51.116 57.502 La participación de los accionistas de CAMBIO DE PISTA Iberdrola, especialmente la de ACS, se diluirá con la compra de la firma escocesa Las eléctricas españolas se internacionalizaron desde hace más de una década mediante inversiones en América, que dieron resultados ambivalentes, pero que parecen consolidadas y con prometedores resultados para el futuro. Las posiciones de Endesa e Iberdrola en México, Brasil, Chile... ahora son sólidas y rentables. A esa corriente añadieron luego inversiones en países desarrollados, en Estados Unidos y Europa, que significan oportunidades para el crecimiento. Antes eran empresas bien implantadas en sus mercados locales y ahora pasan a ser empresas con pretensiones en mercados más globales. Tras un intento de diversificación a otros negocios telecos ingeniería, inmobiliario... las eléctricas españolas parece que apuestan por su propio negocio, zapatero a tus zapatos con diversificación de las fuentes de aprovisionamiento y de las tecnologías de producción, distribución y comercialización de energía y también con una incursión en el mercado de gas, del que son grandes consumidores en las centrales de ciclo combinado. La operación de Iberdrola pertenece a otra dimensión, es más que una expansión internacional y convierte a la segunda eléctrica española en una empresa multinacional, la tercera del sector en Europa por valor y por cifra de negocio. Esta opa de ámbito europeo, que sigue las anteriores del Santander sobre el Abbey y de Telefónica sobre O2, cumple esos mandamientos tácitos que pronostican un camino feliz para la conclusión de una operación de esta naturaleza: es amistosa, está aceptada por los gestores de la pretendida, está bien financiada y viene protagonizada por la mayor sobre la menor. No faltarán obstáculos ni imprevistos hasta la materialización de la adquisición, pero el punto de partida es riguroso, está bien fundamentado y no anda lejano del punto de llegada, lo cual reduce incertidumbres. Cumple plazos y pronósticos, aunque algún analista sea partidario de más emociones (más oposición y mayor precio) Una operación que cambia de pista al sector, le emancipa de tanto corsé político como ha padecido hasta ahora y revela la fortaleza de las empresas españolas. Iberdrola Scottish +71.191 U. Fenosa Gas Natural JAVIER GONZÁLEZ NAVARRO MADRID. La adquisición de Scottish Power por Iberdrola tendrá una segunda parte con la fusión de este grupo con Unión Fenosa. Por lo menos, así lo había diseñado Florentino Pérez, presidente de ACS, el accionista de referencia de la eléctrica madrileña, cuando decidió comprar hace dos meses el 10 de la compañía vasca. El objetivo de esta operación es la fusión de ambas empresas. Para ello, ACS está decidido a llegar hasta el 24,9 del capital de Iberdrola. No obstante, tanto desde esta eléctrica como desde el grupo de construcción han subrayado que con la actual legislación sobre operaciones de concentración en nuestro país no se podría llevar a cabo esa fusión, ya que uno más uno es menos de uno según el presidente de Iberdrola, Ignacio Galán. Es necesario que uno más uno sea, por lo menos, más de dos subrayó. Como no se sabe ni cuándo se harían esos cambios legislativos ni qué alcance tendrían, Iberdrola ha diseñado una estrategia según la cual, tras la adquisición de Scottish Power, una posterior fusión con Unión Fenosa sería competencia exclusiva de la Comisión Europea. Es decir, que esta integración no dependerá en nuestro país del Gobierno de turno o de la representación que tengan los partidos políticos en la Comisión Nacional de Energía o en el Tribunal de la Competencia. A la espera de Endesa Mientras fructifican estas operaciones, podría cerrarse el proceso de opas sobre Endesa, actualmente paralizado por los tribunales. El previsible triunfo de la oferta de los alemanes convertiría al grupo Endesa- E. ON en el líder eléctrico mundial. Su capitalización bursátil sería el doble de la que tendría la cada vez más hipotética integración de Endesa con Gas Natural. En el sector también se apunta a que la futura fusión entre Iberdrola y Unión Fenosa se ampliaría a la gasista catalana. Sería una forma de que esta compañía salvara su imagen tras dos sonados fracasos y de que la eléctrica vasca correspondiera a aquella por el acuerdo existente entre ambas para la compra- venta de activos en la opa a Endesa. Cambio de legislación Galán ha pedido públicamente el cambio de la legislación y desde el Gobierno se han producido respuestas contradictorias. Mientras el vicepresidente Pedro Solbes ha dicho que el Ejecutivo está estudiando introducir algunos cambios, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, dijo que no se iba a hacer una legislación a la medida de las eléctricas. Un primer paso se ha dado ya con la aprobación de la nueva ley de opas y de las funciones del Tribunal de Defensa de la Competencia. Otro paso sería, como demandan casi todas las empresas, eliminar el decreto aprobado por el Gobierno de Aznar en 2000 que limita al 3 %lo s derechos políticos de cualquier sociedad que tenga ese porcentaje o más en dos o más empresas del sector de la energía. De hecho, ACS ha solicitado a la Comisión Nacional de Energía (CNE) una excepción a esa ley para poder mantener su presencia en Unión Fenosa (40,47 y en Iberdrola (10 La CNE resolverá mañana esta petición, así como la solicitud de esa constructora para elevar su participación en la eléctrica vasca hasta el 24,9 Rodolfo Martín Villa e Íñigo de Oriol renunciaron en 2001 a la fusión de Endesa e Iberdrola YOLANDA CARDO A la quinta será la vencida La eléctrica que preside Ignacio Galán se ha visto inmersa en los últimos seis años en distintas operaciones, unas veces como compradora y otras como comprada, que no han frutificado J. G. N. MADRID. Iberdrola nació en 1991 tras la fusión entre Iberduero e Hidrola. Desde entonces, no había fructificado ninguna de las operaciones de fusión en las que se ha visto envuelta, especialmente en los últimos seis años. En 2000, el entonces primer accionista del grupo, el BBVA, vetó el lanzamiento de una oferta sobre la norteamericana Florida Power Light que, curiosamente, con el paso del tiempo, ha sido líder mundial en renovables hasta que la propia Iberdrola la ha superado hace unos meses. A finales de ese año, Endesa e Iberdrola anunciaron su fusión, operación que fue aprobada por el Gobierno del PP con duras condiciones. Esto hizo que Rodolfo Martín Villa e Íñigo de Oriol renunciaran en febrero de 2001 a la integración de ambas compañías. Meses después, Repsol YPF amagó con una opa sobre Iberdrola, oferta que, según la eléctrica, nunca existió oficialmente. Hace tres años, Gas Natural lanzó una opa sobre el 100 de la eléctrica vasca, que consideró hostil la oferta. Finalmente, la Comisión Nacional de Energía (CNE) con mayoría de consejeros del PP, votó en contra de la operación. En la vigente opa de Gas Natural sobre Endesa, Iberdrola mantiene un acuerdo con la gasista para la compraventa de activos a desinvertir de Endesa.