Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 43 Canadá reconoce a Quebec como nación en una polémica maniobra política La propuesta del conservador Harper neutraliza otra radical de los independentistas y no acarrea cambios MERCEDES GALLEGO CORRESPONSAL NUEVA YORK. El Bloque Quebequés todavía se rascaba ayer la cabeza para adivinar cómo capitalizar la supuesta victoria de que la provincia francófona a la que representa haya sido reconocida como nación por la Cámara de los Comunes del Parlamento canadiense. Un triunfo que, sin embargo, se lo anota el partido conservador del primer ministro Stephen Harper, que con su propuesta ha hundido otra mucho más radical del grupo independentista. Este gobierno tiene la convicción de que ha llegado la hora de la reconciliación nacional dijo el primer ministro a la Cámara antes de la votación ocurrida el lunes por la noche. La moción, presentada por sorpresa la semana pasada, poco después de que el Bloque Quebequés anunciase la suya, fue aprobada con el voto de los cuatro partidos políticos representados en el Parlamento, y por una mayoría tan abrumadora- -266 votos a favor y sólo 16 en contra- -que dice mucho sobre lo inofensivo del reconocimiento. Nada cambiará en el día a día anunció a sus paisanos el parlamentario quebequense Maxime Bernier. No dará más poder a Quebec añadió. Los expertos recalcan que se trata de un reconocimiento simbólico que no acarrea ningún cambio constitucional ni peso legal de ningún tipo. La propuesta de Harper tenía trampa, porque el reconocimiento de Quebec como nación trae la coletilla de existir dentro de un Canadá unido Derrotados en su iniciativa, los independentistas no tuvieron más remedio que sumarse a la propuesta ganadora y aprovechar la extraña victoria. Nuestra moción ha sido derrotada, pero lo importante es que Quebec ha sido reconocida como nación dijo el líder del Bloque Quebequés, Gilles Duceppe. Estamos encantados de que esta semana Canadá se haya convertido en el primer país en reconocer a Quebec como nación apostilló. El primer ministro canadiense, Stephen Harper, se dispone a votar sí a la moción REUTERS OCÉANO ÁRTICO o Groenlandia ISLANDIA Alaska Whitehorse OCÉANO ATLÁNTICO CANADÁ Edmonton Vancouver Calgary Regina Winnipeg ESTADOS UNIDOS 0 Km 900 Quebec La novia a cortejar Paradójicamente la formación política más perjudicada ha sido el Partido Liberal, que agrupa a 15 de los 16 legisladores que han votado en contra. El otro voto pertenece a un independiente. En vísperas de celebrar la próxima semana en Montreal el Congreso en el que se elegirá a su nuevo líder, el partido se encuentra dividido precisamente por las declaraciones de uno de sus candidatos, Michael Ignatieff, de dotar a esa provincia de una mayor personalidad jurídica. Electoralmente, Quebec es la novia a cortejar para las elec- Quebec Otawa Toronto Montreal N ciones legislativas de 2007. El Partido Conservador ha visto decrecer su popularidad en esa zona por el rechazo de Harper al Tratado de Kyoto, poco después de que ganase el cargo en enero pasado, al terminar con 13 años de dominio liberal. Los analistas auguran que la maniobra del lunes le permitirá remontar. Tras la sensación de unidad que acarrea la abrumadora mayoría con la que ha triunfado la resolución se oculta una crisis de partido evidenciada por la dimisión del ministro de Asuntos Intergubernamentales, Michael Chong, que ha preferido renunciar al cargo como acto de protesta para no tener que votar por algo en lo que no cree. Antes que mi partido está mi país dijo rueda de prensa. Creo en esta gran nación nuestra llamada Canadá, indivisible, basada en un nacionalismo cívico, no étnico Chong teme que el reconocimiento de nación dará alas al movimiento independentista y confundirá a los canadienses. La provincia francófona, que comparte frontera con Nueva York, ya ha sometido su independencia a referéndum en dos ocasiones, la primera en 1980 y la segunda en 1995. En esta última el No ganó por poco más de un punto porcentual, 50.6 por ciento frente al 49.4 por ciento, lo que hizo prometer a los políticos independentistas que volverían a intentarlo. La mayor provincia del país pertenece a la confederación de estados canadiense, que aún se subordina a la Reina de Inglaterra desde 1867, siete años después de que se deslindará de la Nueva Francia. El movimiento separatista nació en los años sesenta, cuando esta provincia de abrumadora mayoría católica, llevó a cabo la llamada Revolución Silenciosa, que se recuerda por el mito de las iglesias vacías. Cír cu lo Á rtic