Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 29 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM UN DÚO DESAFINADO Mariano Rajoy, que Santa Lucía le guarde la vista, las malas relaciones entre Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz- Gallardón le parecen un asunto prosaico Lo sería si el enfrentamiento se produjera entre dos personajes del PSOE. El socialismo tiene licencia para la vulgaridad, en prosa o en verso, y José Luis Rodríguez Zapatero puede, sin riesgo alguno, tachar de la lista y del mérito a una Trinidad Jiménez y, con sólo su dedazo, colocar en su puesto a un Miguel Sebastián tan ignoto como inquietante. Son lujos que no caben en un partido como el PP, que arranca de una tradición liberal y que, aun guarM. MARTÍN dando muchas contradicFERRAND ciones en la barriga, no puede renunciar al estilo que se le supone. La enemistad entre la agresora Aguirre y el agredido Gallardón- -hablo del libro de Virginia Drake- -es la comidilla de todos los mentideros y circuitos madrileños de los que pueden brotar votos para el PP. Del mismo modo que los votantes socialistas tienden a serlo por adhesión a una sigla y fe en unos ideales, cosa que es muy respetable, los del PP- -los que cuando votan le proporcionan la mayoría- -son hijos del análisis, profesionales y burgueses instalados que, sin experimentar una repugnancia insalvable por las ideas de la izquierda, prefieren las posturas clásicas de la derecha liberal, cosa muy inteligente y provechosa. Esperanza Aguirre, antes de ser primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Madrid, perteneció por oposición al cuerpo estatal, ya caducado, de Técnicos de Información y Turismo. Eran los expertos de propaganda y censura del franquismo que, en la línea del perfeccionamiento de la Administración impulsada por Laureano López Rodó, le dieron un maquillaje de moderación a su tarea en los últimos años del Régimen (y primeros de la Transición) Alberto Ruiz- Gallardón, antes de trabajar en la asesoría jurídica de AP, había opositado para obtener plaza de fiscal, pero nunca llegó a ejercer como tal. Quizás el recuerdo de sus orígenes nos ayude a entender la inoportuna disputa que enfrenta, en beneficio de sus adversarios, a dos grandes nombres del PP. Dos de los pocos que, con todo merecimiento, podrían optar a la sucesión del líder actual. Aguirre se pirra por la propaganda y, a pesar de sus protestas liberales, prefiere los votos al fomento de las libertades como, tristemente, ha demostrado en su Telemadrid, las más obscena- -por servil- -de las muy serviles y obscenas televisiones públicas españolas. Gallardón quiere ser eficaz. Una está en los dichos y las formas y el otro en los hechos y las obras. Avenidos constituirían una provechosa situación para que Madrid, ciudad y Comunidad, siga prosperando. Enfrentados son el ejemplo de una vulgaridad que no les cuadra y el proyecto de un pedestal para Sebastián y Rafael Simancas. ¿Algo prosaico Rajoy tiene la palabra... o el silencio. VISTO Y NO VISTO EL SECRETO DE ZP: MENOS PUM Y MÁS PAN A P mélicos perros de Constantinopla, deportados ferozmente ARECE confirmarse, vía internet, que el presidena una isla, donde se devoraban unos a otros. Una tarde, te Rodríguez ha interiorizado las palabras de Fercuenta Foxá, el rubio secretario de la Delegación inglesa nando Fernán Gómez en Bombas para la paz ¡oh, inocente sentimentalismo del Salvation Army y- -En una palabra, y como resumen, he aquí nuestro de los hospitales de gatos! -se fue en lancha a la isla, que ya lema: ¡Menos pum y más pan! era toda ella un aullido, para arrojarles trozos de El grito es sencillo como un haiku y hasta carne. Por efecto de la bomba para la paz de Roen boca de Pepiño Blanco, que se come las pes dríguez el líder turco Kutan ha declarado: se entiende: ¡Menos um y más an! -El Papa, como cualquier persona, puede vi Bombas para la paz es la españolada dirigisitar Santa Sofía. Pero debe respetar el hecho de da por Antonio Román, con guión de José María que fuera conquistada. Elorrieta y Alfonso Paso, que anticipa en 1958 el za (Como la Alhambra, señor Kutan. Como la paterismo rampante. Si Rodríguez tiene declaraAlhambra. do haber visto Bambi lo menos quinientas veEn la cumbre hispano- francesa de Gerona Roces, ¿cuántas veces no habrá visto Bombas para IGNACIO la paz La historia arranca alrededor de don Car- RUIZ- QUINTANO dríguez tiró la bomba para la paz del Oriente Próximo: por un instante, Chirac, la persona los, que es un científico tan curioso como puedan más honrada, según Rodríguez, que ha conocido Rodríserlo hoy nuestros lucios funcionarios de la ciencia en el guez, dejó de ser el hombre que bombardeó y aniquiló a CSIC, cuyo director, por cierto, que presume de haber lula aviación de Costa de Marfil, y apoyó la idea de Rodríchado una barbaridad contra la Dictadura, también se llaguez que el Gobierno israelí describió en seguida como ma Carlos. Carlos Martínez Alonso, por más señas, aun una idea de cafetería Ahora un portavoz de Moratinos que él prefiere reducir el formidable y españolísimo Alonacaba de atribuir el alto el fuego de Palestina e Israel al so a un modesto A. que los correctores del BOE, por razo bombardeo de Rodríguez- -ya saben: menos pum y nes de Estado, no respetaron cuando tuvieron que dar fe más pan- -que el Gobierno israelí educadamente ha calide su nombramiento. El caso es que, tras mucho investificado como broma pesada gar, don Carlos halló un compuesto químico que en forma Y en España ya sabemos cómo Rodríguez tiró la de bomba arrojadiza convierte a las personas más chin bomba para la paz del proceso de paz pero se ve que ches en melifluos pacifistas a lo Rodríguez. Presa de un a la bomba le faltaba un ingrediente- -el que don Carlos, ataque cardiaco, don Carlos opta por confiar el secreto de al morirse, no acabó de dictar- -y no hace efecto alguno su descubrimiento a su ayudante, Alfredo, que decide faen gente, por lo demás, de tantísimo progreso como bricar una bomba para la paz y arrojarla en una asamChaos, Chapote o Bilbao, que no parecen muy arrepentiblea de los dirigentes políticos del mundo en París. Pero a dos de sus calaveradas y con quienes Rodríguez y su corAlfredo le falta un elemento que no le comunicó su maeste de bomberos pacifistas deberían probar el tratamientro, que falleció mientras le revelaba la fórmula, y aquí esto de ¡Acuérdate de la pera! la pera robada, frase territá el quid de la comedia de Román y de la tragedia de Rodríble del Juanito que, a cada mala acción, se asomaba a guez, quien, al grito de ¡Menos pum y más pan! sigue tila conciencia de sus lectores, como Unamuno, cuya conrando bombas para la paz por donde quiera que va. ciencia las pasó canutas con la pera del Juanito BomEn Turquía Rodríguez tiró la bomba para la paz de la bas para la paz y la pera del Juanito los regalos de esAlianza de Civilizaciones como aquel amigo británico de ta Navidad. Foxá tiraba carne a los perros. (Habían desaparecido los fa- ¡Buen trabajo!