Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 29 s 11 s 2006 OPINIÓN 5 UNA RAYA EN EL AGUA OLÉ TUS... ÍDEOS, claro. Es la moda en el debate político: un vídeo cargado de pasado, en vez de aquella lírica cargada de futuro con la que se quería armar Gabriel Celaya, el pobre, cosas de poetas tristes. Lo que mola es el DVD como arma de intoxicación masiva en internet, napalm incendiario sobre las playas de la memoria reciente, imágenes selectivas lanzadas como misiles sobre el adversario, con cabeza de plutonio dialéctico enriquecido de medias verdades. A veces, como le ha ocurrido al PP el artillero carga munición averiada y le acaba explotando entre las manos, o se vuelve contra sus lanzadores, caso de CiU en las elecciones catalanas, como un boomerang enveIGNACIO nenado; pero por lo geneCAMACHO ral viene a ser una herramienta eficacísima de estragos inmediatos, que siembra la devastación y la rabia entre las filas del enemigo. Y como casi siempre en materia de propaganda, los socialistas se muestran como los más reputados expertos, consumados bombarderos de imágenes y pioneros con aquel feroz dóberman que se parecía a Álvarez Cascos y que a punto estuvo de comerse a Aznar en la misma línea de llegada. Es un símbolo de este tiempo trivial, de esta época de conceptos simplistas y superficiales, de argumentos sincopados y debates de etiquetas. Fuera complejidades, matices o sutilezas; lo que domina es la pegada breve y seca, la pildorita argumental fácil de masticar, el eslogan rápido y sucinto para consumo de masas descomplicadas, material inmediato para la doméstica discusión de oficina o de barra de bar. Política kleenex, de usar y tirar: propaganda en vez de ideas, producciones en vez de proyectos, guionistas en vez de ideólogos. Una dialéctica primaria y esquemática, nosotros y ellos, buenos y malos, antes y ahora. Un discurso corto, sintético, escueto, manipulador. Más rápido, más barato, más sencillo que el complejo sistema de modelos intelectuales, convicciones morales, creencias doctrinales y sistemas de pensamiento que alguna vez, hace ya mucho tiempo, constituyó la base de esa noble actividad que conocíamos como política. La política se ha transformado en una suerte de arte publicitario, un ejercicio de comunicación de la nada. Apoyada en el universo de las nuevas tecnologías, la propaganda difunde en tiempo real mensajes vacíos que se mueven en el terreno de la virtualidad sin necesidad de corrresponderse con ninguna realidad objetiva. No es menester gobernar, tomar decisiones, ejecutar obras, poner en pie proyectos, cuando puede venderse una construcción meramente teórica, hueca, en la que las frases sustituyen a los conceptos y las imágenes a las ideas. En el mercado convencional, al menos, la publicidad requiere un producto que anunciar, pero en la mercadotecnia política basta con algún hallazgo feliz que conecte con la sensibilidad sectaria del electorado. Algo hemos ganado, quizá; cuando ahora un dirigente manda hacer un vídeo tóxico para liquidar a un adversario, antes se encargaba a alguien de confianza para que pareciese un accidente. V EL RECUADRO LOS GORRONES DE GUADALAJARA L A Feria del Libro de Guadalajara dedicada hogaño a Andalucía ha sido como El rediezcubrimiento de México el título de Ceferino Díaz Fernández que Alfredo Landa llevó al cine cutre. O la devolución de visita de Jorge Negrete, Jalisco, no te rajes. Negrete vino para rodar Jalisco canta en Sevilla con Carmen Sevilla y El Trío Calaveras. Ahora es Sevilla, capitalidad de la Junta, la que va a Jalisco no con Negrete, sino con muchos rojetes trincones, para dar el cante, con el Trío Calaveras de la crema de la intelectualidad estabulada en la cultura de la subvención. Iba a decir que la Feria del Libro de Guadalajara es como la Bookmesse de Francoforte del Meno, pero con jarape tapatío y tequila para siete mil mangones del gratis total. Pero Javier Arenas me ha dado la comparación mejorada y el jornal ganado. Como Arenas es de la provincia de Cádiz y en su sierra olvereña hay mucha afición al Carnaval, le ha puesto a la más que nutrida legacía juntera andaluza un título perfecto. De lo que verdaderamente es. Una chirigota: Los Gorrones de Guadalajara A Los Gorrones de Guadalajara les pones unos disfraANTONIO ces de charros, unos sombreros de maBURGOS riachis y unos guitarrones y, nada, ¡primer premio de chirigotas del Carnaval y de la Jarana Yucateca! Otro título de la itinerante chirigota cultural andaluza podría ser: A Guadalajara por la cara Pues Arenas dice que media Andalucía ha ido a Guadalajara por la cara, a gastos pagados. Me parece que se ha quedado corto. Ha ido media Andalucía y parte de la otra media, a saber: los gorrones de Andalucía Occidental y los gorrones de Andalucía Oriental. Grandes intelectuales andaluces, como José Saramago, pues en la tierra del Nobel de Juan Ramón y del Nobel de Aleixandre, a la hora de convidar tenemos que importar género portugués, como quien va a comprar toallas a Vila Real do Santo Antonio. Y hemos llevado a grandes faros refulgentes de la intelectualidad democrática mun- dial, cual el multiusos Federico Mayor Zaragoza, el que fuera el más joven rector universitario... del régimen de Franco. ¿Dónde están las obras completas de Federico Mayor Zaragoza? ¿Qué editorial andaluza las ha publicado? Menudas pendejadas había en Guadalajara, disputándose la compra de los valiosísimos tomos de las obras completas de Mayor Zaragoza Huesca y Teruel: -Este libro es para mí, mi cuate, lo vi primero. -Que no, que es mío, hijo de la gran chingada... Según unas fuentes, casi mil gorrones ha llevado la Junta a Guadalajara. Según otras, 360. Por importe de 3 millones de euros. Andalucía se ha gastado 3 millones de euros en acarrear gorrones a la Feria del Libro de Guadalajara. Aunque no sean mil, aunque sólo sean 360, ¿tantos autores y editores hay en Andalucía? Es como lo de Jardiel Poncela: ¿pero hubo una vez once mil vírgenes? ¿Hubo alguna vez 360 autores y editores en Andalucía? Claro, por eso tienen que reforzar la embajada cultural. Venga, flamenco, mucho flamenco. Como saben, no hay nada que tenga más que ver con los libros que el flamenco. A Guadalajara, de gorra, han ido la directora de la Agencia del Flamenco y la directora del Centro Andaluz de Flamenco. Y la inevitable Cristina Hoyos, que es al régimen de Chaves como las castañuelas de Lucero Tena al franquismo. Y todos los consejeros, viceconsejeros, asesores, directores generales, mindundis, cogecosas, agradadores, palmeros e intelectuales orgánicos del pesebre cultural de la Junta. ¡Hala, todos a Guadalajara por la cara! No digo que ha ido hasta el gato, pero el lince de Doñana sí que ha ido. Aunque ha habido ausencias notables de grandes autores andaluces, como Antonio David, Jesulín de Ubrique o Chiquito de la Calzada, bastante más relacionados con los libros que muchos itinerantes gorrones. Tres millones de euros en gorrones yo creo que es algo. Poniendo que sólo hayan ido 360, cada gorrón nos ha salido a 8.333 euros. Claro, como lo de realidad nacional les viene corto, ahora quieren ser realidad internacional. Por eso se han llevado a Guadalajara gratis total a la Internacional del Mangazo.