Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28- -11- -2006 39 millones de europeos han dejado de comprar productos criticados en los blog 91 cuerpo que descansa justo detrás de la base del cráneo, donde emerge la espina dorsal De entre todos esos huesos rotos, uno le llamó especialmente la atención: el fémur. Aquí la resina líquida que utilizaron los momificadores para embalsamar el cadáver forma un reborde sobre la parte de la fractura lo que indica que el hueso ya estaba roto antes de aplicar el procedimiento. ¿Cómo si no hubiera llegado hasta allí la resina? reta Selim. A partir de ahí la teoría de su muerte se vuelve menos intrigante. Lo más normal es que el faraón sufriera una herida en la pierna que se infectó y acabó costándole la vida. La otra opción es que la fractura provocase un coágulo de sangre que desembocó en una embolia. En cualquiera de los dos casos, la muerte del faraón se habría producido una semana después de aquélla herida fatal. Obviamente no podemos estar seguros porque no tenemos pruebas se apresura a añadir el médico radiólogo. La maldición de las momias Las once personas que han trabajado en el escáner computarizado de la momia de Tutankamon llegaron a la sala del Museo de Arqueología de Egipto protegidas apenas con guantes, máscaras y sus sólidas convicciones de científicos. La maldición de las momias se ha atribuido a la existencia de hongos milenarios que causan enfermedades respiratorias, pero que, sin embargo, no explican los accidentes ocurridos alrededor. La duda perseguirá a estos científicos a caballo de cada extraño acontecimiento que pueda ocurrir en sus vidas y, también, cada vez que den muestras de excepticismo. Para 1935 ya se asociaban 21 muertos a Tutankamon. En 1972 se produjo la muerte del director del Departamento de Antiguedades del Museo egipcio, Gamal ed- Din Meherez, apenas unas horas después de que se atreviera a desafiar la maldición. Fíjese en mí decía una tarde. Toda la vida he estado trabajando con momias. Soy la mejor prueba de que todo son coincidencias Esa noche murió de un infarto. Alta tecnología para releer a los clásicos Nuevas revelaciones sobre el palimpsesto de Arquímedes ANNA GRAU NUEVA YORK. Descifrar textos antiguos ya no es una tarea de brujos ni adivinos, sino un asunto de alta tecnología. Así lo ha demostrado el equipo internacional de estudiosos implicados en el proyecto del palimpsesto de Arquímedes, un pergamino de más de 1.000 años de antigüedad, que sigue dando sorpresas. Ahora resulta que no sólo atesora palabras del gran matemático griego, sino también de Hipérides, un orador ateniense clave para entender la evolución de la primera democracia de la Historia. El Walters Arts Museum de Baltimore custodia el palimpsesto, de historia tan apasionante como accidentada. Para entenderla hay que tener en cuenta que el papel de escribir era en la Antigüedad un bien preciado. Se reutilizaba hasta la obsesión. Un escriba anónimo copió tratados de Arquímedes, en griego original, en el pergamino no más tarde del siglo X. 300 años después, el pergamino devino palimpsesto, cuando un monje raspó el texto de Arquímedes, cortó las páginas por la mitad y escribió enci- El palimpsesto de Arquímedes, escrito hace más de mil años ABC Moderna tecnología Selim disculpa a sus colegas de otras épocas que erraron en el diagnóstico, porque habría sido imposible detectar el reborde de resina con una radiografía común. La ventaja de la tomografía computarizada es que muestra imágenes de menos de un milímetro de espesor. Y las muestra en tres dimensiones, con alta resolución y alto contraste. El médico egipcio dudó a la hora de aceptar el proyecto de cinco años porque no tenía experiencia previa en el escaneo de momias, pero como nadie más la tenía, no me sirvió de excusa bromea. El resto de su equipo dudó por motivos muy diferenctes: el miedo a la maldición de Tutankamon. Ahora Selim se carcajea cuando habla de ello, pero el 5 de enero del año pasado, cuando se disponía a acometer la labor, no había risas en la sala. Una gran tormenta de arena azotaba la ciudad mientras los expertos del Museo de Arqueología de Egipto sacaban cuidadosamente a la momia de su sarcófogo. La operación resultó ser mucho más engorrosa de lo que nadie esperaba, según recuerda Selin, y se alargó entre tres y cuatro horas. Uno de sus ayudantes empezó a toser imparablemete, mientras sus compañeros le observaban en silencio. Todos tenían en mente las misteriosas enfermedades que sufrieron todos los miembros del equipo de Carter que trabajaron en la profanación arqueológica de la tumba. Cuando estaban a punto de empezar el escaneo, el aire acondicionado se detuvo de golpe. Durante la siguiente media hora los técnicos trabajarían para repararlo, pero nunca supieron qué falló en el sistema. Si no hubiéramos sido científicos, habríamos creído en la maldición de los faraones admitió Selin al salir. En realidad habían terminado la parte más fácil. El escáner apenas duró 15 minutos, pero el resultado sería un jeroglífico de huesos que nada tiene que envidiarle al que encontró Carter en la catacumba del faraón. Para ser exactos, 1.900 imágenes trasversales que retratan los aspectos más íntimos del cuerpo de 1.65 centímetros de altura que tenía el faraón en el momento de su muerte. A los médicos les costó un año y medio llegar a las conclusiones que expusieron ayer en el congreso anual de la Sociedad Radiológica de Norteamérica, que se celebra en Chicago esta semana. Aquí, Tutankamon, vuelve a ser el rey. ma plegarias ortodoxas, también en griego. A principios del siglo XX el pergamino cayó en manos de falsificadores que apañaron imágenes religiosas para aumentar su valor En 1988, la casa Christie s vendió el pergamino en subasta por dos millones de dólares. El comprador, anónimo, lo entregó al museo de Baltimore para su custodia y estudio. Entonces, como mucho se aspiraba a la recuperación de los textos de Arquímedes. Ahora resulta que también contiene textos de Hipérides, los primeros que aparecen desde 1891. Varios expertos en el mundo clásico citados ayer por The New York Times no se cansaban de exaltar la relevancia del hallazgo. Hipérides encontró la muerte como insurgente frente al dominio macedonio de Atenas. En estos nuevos discursos, el orador defiende la noble política de Demóstenes, aunque esta haya llevado a Atenas a sucumbir frente a Macedonia, atribuyendo esto último al capricho de la fortuna y defendiendo el juego limpio como garantía de la libertad de la polis y sus ciudadanos. Luces ultravioleta Para lograrlo, expertos de la Universidad de Stanford escudriñaron durante años el palimpsesto con luces ultravioleta, estroboscópicas y de tungsteno. El cruce de distintas longitudes de onda del espectro elecromagnético provocaba el efecto de cuando se hace visible la tinta simpática. El principal reto era lograr una resolución de imagen que los estudiosos implicados en el largo y penoso proceso de desciframiento (a veces letra por letra) juzgaran satisfactoria. Una y otra vez se conjugaron acierto y error, hasta alcanzar una conclusión sorprendente: no había que intentar eliminar el texto del libro de oraciones, sino distinguirlo claramente del texto previo oculto. Más información: http: www. cu. edu. eg enWeb. aspx Más información: http: www. thewalters. org