Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 28 s 11 s 2006 ABC Quitar el alfiler y descubrir a Francisco Ayala La Junta de Andalucía rinde homenaje en Guadalajara al escritor granadino para rematar su centenario Por JAVIER HERNÁNDEZ ENVIADO ESPECIAL GUADALAJARA (MÉXICO) El auditorio Juan Rulfo de la Feria del Libro de la capital jalisciense se sumergió ayer en el universo de Francisco Ayala, un escritor que, si bien no necesita presentación y menos en el año de su centenario, sí falta por conocer. Es cierto que se ha sabido de él en España en estos últimos meses por salir en la tele apuntó el poeta Luis García Montero; sin embargo, su talento y su genio creador están todavía por ver, por quitar el alfiler y descubrir al escritor Porque en Ayala hay muchas similitudes con el cuento de la paloma y el príncipe: la princesa queda encantada con un alfiler en la cabeza y se convierte en paloma. Hasta que no llega el príncipe no acaba el encantamiento que, en el caso de Ayala, todavía sigue. Hay algo universal dijo Carolyn Richmond, esposa de Ayala y experta en la obra de su marido, en la idea de ser encantado: Una vez descubierto renace Y Ayala es, en eso, un auténtico experto, un ave fénix que una y otra vez resurge, más que de sus cenizas, de sus exilios, auténticos encantamientos en palabras de Richmond. En parte, en eso reside el sui generis del autor de El jardín de las delicias está siempre lleno de un misterio literario que, según Richmond, le permite no repetirse en su obra lara definitivamente en la capital de España. Como una metáfora de su sobria vida, la de alguien que no tiene apego a los objetos le llevó a leer su autobiografía. A día de hoy sigue sin saber cúal es su Ayala Si Richmond habla de que el autor granadino no se repite, a su viejo amigo y gran conocedor de su obra, el poeta mexicano José Emilio Pacheco, le parece increíble cómo rompe las estadísticas: la del promedio de un novelista (12 años de carrera) la edad para la mejor novela (28) o que el exilio le sienta mejor a los poetas que a los narradores. Hay dos capitales del exilio español, México se queda con las Ciencias Sociales y Argentina (la ruta de su exilio también incluye Puerto Rico con su amigo Max Aub) con la literatura. Pues bien, él está en los dos países Ayala rompe fronteras también en Europa. En Buenos Aires se convierte en adalid de la nueva escuela de traductores (tiene en Julio Cortázar a uno de sus aprendices) como la de Toledo en los tiempos de Alfonso X el Sabio por no hablar de la divulgación. No conocería a Jovellanos si no fuera por él apostilla Pacheco, que añade: Es un gran cuentista como queda de manifiesto entre 1940 y 1952, etapa en la que escribe Los usurpadores La singular gestión de Regàs en la Biblioteca llega al Congreso Carmen Calvo apoya a su directora sin reservas porque trabaja mucho mientras los trabajadores la repudian nuevamente JESÚS GARCÍA CALERO MADRID. Los problemas de gestión y de talante han llevado a Rosa Regàs al Congreso de los Diputados, ante cuya Comisión de Cultura comparece hoy. Recordemos que el PP pidió la comparecencia de Carmen Calvo, pero- -a petición propia, se dice- -será la escritora quien dará las explicaciones. La singular situación de la Biblioteca Nacional quedó en entredicho cuando el propio Ministerio remitió al Congreso un documento en el que reconocía la caótica situación de la institución, el 25 de octubre. Sin embargo, ayer mismo, la ministra declaró a las puertas del Museo Arqueológico- -justo dando la espalda a la Biblioteca Nacional, pero en el mismo edificio- -que apoya absolutamente la gestión de Regàs: Es una directora que está muy metida en su trabajo. Yo valoro mucho eso, que esté en su despacho, en su tajo diario informa Ep. Es lo mínimo que puede pedirse a un cargo de tanta responsabilidad, aunque se vea abocada a viajar tan frecuentemente por motivo de su otra responsabilidad, la de escritora y conferenciante. Pero hay voces discordantes, otra vez, entre sus trabajadores. En un escrito que algunos funcionarios y laborales de la Biblioteca acaban de elevar al Grupo Popular del Congreso, se denuncia la penosa situación que soportan bajo el mandato de Rosa Regàs. Dicen que la directora ha vulnerado sus derechos en cuestiones relativas a la movilidad, a veces con destinos que no corresponden. Nos encontramos en total indefensión y nuestras posibilidades de promoción dentro de la Biblioteca han empeorado añaden. Y, subrayan, tienen que soportar de la directora técnica, Teresa Malo, y del director cultural, expresiones prepotentes y groseras mientras contemplan, por un lado, los dispendios en cócteles y cenas (a pesar de un compromiso de reducir estos gastos) y, por otro, no se ayuda a los profesionales que deben asistir a reuniones de organismos profesionales. Llama la atención esta situación de desencuentro con los trabajadores, cuando el perfil ideológico de Regàs se sitúa en la izquierda republicana- -aún se recuerda su brindis el Día del Libro- -y cuando miembros del Patronato muestran preocupación por esa obsesión preconstitucional Es probable que hoy Regàs defienda su gestión y la coherencia de sus gastos- -rotundamente escorados hacia las actividades culturales en una institución con un atraso ya secular en cuanto a tecnologías y digitalización. Porque más grave que los cuatro gerentes, los cinco chóferes o las tres secretarias, resulta para muchos que se haya cuidado tan poco el gasto en algunos capítulos, cuando la digitalización prevista es de sólo cien títulos y gracias al convenio con Red. es. Trabajadores y opinión pública esperan, inmóviles- -como estatuas- las palabras de Regás. En un escrito, funcionarios de la Biblioteca Nacional acaban de denunciar su total indefensión Hay que leerle Carolyn Richmond sabe que es difícil llegar al interior del escritor granadino. Es muy elusivo, muy privado. Hablaba José Saramago del pudor que tiene y es cierto. Es un hombre que se controla mucho explica a ABC. Pero no así en su obra. Para conocer a Ayala dice Richmond, hay que leerle Reediciones no faltan: Alianza ha sacado una nueva edición de Recuerdos y olvidos muy aumentada, la antología de Tusquets y hay varias reediciones facsímiles preciosas Richmond enumera dos, a su juicio, muy importantes, Ínsula -con artículos sobre él- -y Revista de Occidente En Guadalajara, además del homenaje de ayer, también está la exposición itinerante Francisco Ayala. De mis pasos en la tierra Dos Ayalas También es un referente moral, una talla máxima en opinión de García Montero, que siempre llevó sus preocupaciones a lo más profundo de la literatura un hombre de principios que habla de la libertad pero sin necesidad de gritar. Novelista, ensayista, académico, profesor, traductor... Para Carlos Castilla del Pino hay dos Ayalas El primero tiene que ver con sus relatos de joven en los que se aproximaba a la prosa científica pero también conoció la casa de Ayala en Madrid antes de que éste se insta-