Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS Una mirada a nuestra historia MARTES 28 s 11 s 2006 ABC ABC: LA FOTO DE CERCA DE LA VIDA ESPAÑOLA ALBERTO RUIZ- GALLARDÓN Alcalde de Madrid adrid, que es ciudad de periódicos, y que sobre todo vive habitada de periodismo, no puede menos que celebrar como un homenaje a su propia biografía exposiciones como la que desde ayer acoge la Asociación de la Prensa de Madrid, donde confluyen, de un lado, el sentido de la historia y el pasado compartido, y, de otro, la huella perdurable de un gran diario y un gran proyecto periodístico que, en palabras del recientemente desaparecido Cándido, estuvo durante mucho tiempo metido debajo de la piel misma de la vida española, como yo creo que sigue estando. ABC. Más de un siglo de historia gráfica reúne, pues, a dos protagonistas destacados de nuestro periodismo, como son el diario fundado por Torcuato Luca de Tena y su concepción del oficio periodístico como la conjunción de lo gráfico y lo literario, y la propia Asociación de la Prensa de Madrid, que con tanta sensatez viene presidiendo Fernando González- Urbaneja. Para mÍ, esta muestra tiene además un valor emocional muy singular. Porque si por una parte mi abuelo fue presidente de la Asociación, que aun hoy le recuerda en su galería de retratos, y desde la cual, en tiempos muy difíciles y arriesgados, ayudó a muchos periodistas en apuros, por otra, mi padre fue colaborador asiduo de ABC. Esperarle a la salida, cuando iba a entregar el original de algún artículo o editorial, ante la legendaria redacción de la calle Serrano, es para mi un recuerdo de infancia. Y ya se sabe que la patria de un hombre es siempre su infancia. M máximo rigor. Cuenta Azorín en algún sitio que Luca de Tena era obsesivo hasta el delirio y, gracias a esa exigencia extrema, ABC pudo ofrecer a sus lectores un producto de una calidad que nunca fue igualada por sus competidores. El lujo insólito de tirar un periódico en huecograbado ya resultaba llamativo en su tiempo, pero hoy, en la era del offset y la composición por ordenador, resulta sencillamente inconcebible, como suele serlo todo lo extraordinario visto desde una época menos rutilante. ABC, portanto, naciócomo diario gráfico, y como tal fue concebido desde el primer momento. Y si sus firmas son legendarias, no cabe decir menos de los fotógrafos que nutrieron sus páginas, por más que la reivindicación constante de la figura del redactor gráfico no acabe nunca de satisfacerse en la profesión periodística, quizá porque todavía sigue siendo necesaria. La foto en portada de un Alfonso o un Berrocal vale, en la historia de ABC, tanto como un editorial de Cuartero o una Tercera de Pemán. Ahí están, para demostrarlo, portadas célebres como la del atentado contra Alfonso XIII en la calle Mayor justo en el primer aniversario de ABC, de carácter espectacular; o la de la proclamación de la República, informativa y veraz aún desde el desacuerdo; o aquel audaz desafío al régimen político del momento que supuso la publicación de la máscara mortuoria de Ortega y Gasset. Decía Robert Capa que no hay fotos buenas o malas, sino fotos hechas de cerca o de lejos. No cabe duda de que, gracias a sus fotógrafos, ABC ha hecho la fotografía permanente de la vida española siempre de cerca, y, por tanto, con tanta calidad como intensidad. Pero, como piensa Giovanni Sartori, estamos condenados a ser homo videns, es decir, seres de percepción puramente visual, más vale que lo seamos con conocimiento de causa. Cobrar conciencia de lo que supuso la aparición de ABC en 1903, y de la repercusión que como único periódico gráfico de su tiempo causó en su momento, es una buena manera de empezar a recorrer ese camino. Con ABC entró en el periodismo español la modernidad que de otros países se trajo consigo su fundador, quien, lejos de caer en la tentación habitual del hombre brillante, que es conformarse con la lucidez de la propia idea, no sólo la puso en práctica, sino que lo hizo con el Si, ABC mantiene su independencia editorial, su rechazo a convertirse en esa otra clase de periódico antiguo y ya periclitado que era el periódico de partido, o de facción; ABC no fue nunca esa clase de medio, y gracias a eso mantuvo su credibilidad Este diario supo ser liberal en tiempos que no lo fueron, y si alguna sinrazón provocara que nuestro tiempo volviera a padecer una falta de carácter liberal, no me cabe duda de que ABC lo mantendría junto a este protagonismo de lo gráfico, hubo en el proyecto inicial de ABC, y estoy seguro que se mantiene en el actual, otro elemento determinante, que, como sabía don Torcuato, era igualmente revolucionario en el panorama de la prensa española. Se trata, como nos recordaba recientemente el director del periódico, José Antonio Zarzalejos, de su independencia editorial, de su rechazo a convertirse en esa otra clase de periódico antiguo y ya periclitado que era el periódico de partido, o de facción, a merced de la influencia de terceros que interferían en la limpia relación que debe existir entre un periódico y su público. ABC no fue nunca esa clase de medio, y gracias a eso mantuvo su credibilidad a través de avatares y regímenes políticos diversos. En una ocasión dije que ABC no nació para dividir sino para convocar de la misma manera, añado ahora, que la ciudad que acoge su sede principal, porque, no en vano, y como ha escrito Catalina Luca de Tena, Madrid nació con ABC a la vida moderna; creció con él; con él cumplió la tarea de su desarrollo y de su renovación incesante, y fue como el espejo de la ciudad Creo, en fin, que esa vocación tolerante es la mejor garantía de futuro para ambos, para ABC y para Madrid. Porque este diario que ha retratado fielmente la vida española desde hace 103 años, supo ser liberal en tiempos que no lo fueron, y si alguna sinrazón provocara que nuestro tiempo volviera a padecer una falta de carácter liberal, no me cabe duda de que ABC lo mantendría. Estoy convencido de que precisamente eso es lo que se ha dado en llamar el espíritu de ABC Retrato de la Reina Isabel II ABC Mirada de un niño en Irak Miguel Berrocal UN SIGLO DE HISTORIA A TRAVÉS DE LA CÁMARA CATALINA LUCA DE TENA Presidenta editora de ABC S upone para cuantos hacemos ABC y para mí en particular un motivo de extraordinaria satisfacción inaugurar esta muestra fotográfica que es un orgullo en el acontecer diario de ABC. Recorriendo estas fotografías vemos que lo que tantas veces se ha dicho es una pura realidad: la historia de España y del mundo no se entiende, en los últimos 100 años, si no es a través de las páginas de ABC. ABC fue el primer periódico de España que introdujo la fotografía; el primer periódico que consiguió una exclusiva, en 1906, que fue vendida a todas las agencias y periódicos de entonces: me refiero a la bomba de Mateo Morral contra la comitiva regia, tras la boda de Don Alfonso XIII y Doña Victoria Eugenia, en la calle Mayor de Madrid. El primer pe-