Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 28- -11- -2006 La polémica del uso del velo en público llega a España ESPAÑA 25 velo, como han hecho Turquía o Túnez, sería una expresión de la laicidad extrema. El Estado debe garantizar a todas las confesiones sus derechos, sin beneficiar a ninguna, y eso debe ser compatible con el uso del velo, o del crucifijo, por parte de las personas, como expresión de su fe Todos los símbolos Las declaraciones de Soledad Murillo fueron refrendadas ayer por la consejera para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, Micaela Navarro, quien apeló a que el Gobierno promueva un debate con los colectivos de inmigrantes sobre el uso de símbolos religiosos, de una forma serena, tranquila y comedida En declaraciones a Ep, Navarro incidió en que dicha reflexión ha de ser entendida como que en el espacio público no se ostenten signos ni símbolos que representen posiciones y creencias Lo fundamental es que el debate- -añadió Navarro- -no se centre exclusivamente en el uso del velo, sino que hay que tener en cuenta to- do aquello que se considere símbolo religioso Las palabras de la consejera fueron inmediatamente contestadas por el presidente de la Confederación Andaluza de Asociaciones de Padres de Alumnos de Centros Católicos (Confapa) Juan María del Pino, quien se mostró en contra del uso del velo en los espacios públicos, apuntando que este símbolo es una imposición machista que no puede compararse con el crucifijo Para Del Pino, el velo es denigrante para la mujer y una imposición medieval que para el mundo occidental es poco asumible Al tiempo, aseguró que el crucifijo no representa lo mismo que el velo por lo que defendió que se pueda usar en los espacios públicos, como la escuela. Vivo en España, no en Irak ni en Mauritania apuntó. Por ello, Del Pino se mostró de acuerdo con leyes de otros países, como Inglaterra, los países escandinavos o los Países Bajos, donde como tendencia lógica se está prohibiendo llevar velo a clase Los judíos abogan por el abandono progresivo de los símbolos religiosos en la vida pública La última instrucción pastoral del Episcopado aborda las dificultades de la libertad religiosa en España J. B. MADRID. El velo, el crucifijo, el kipá... los símbolos religiosos tienen una relevante presencia en nuestro país, que pese a definirse mayoritariamente como católico, cuenta con una sensible presencia de otras confesiones cristianas, musulmanes y judíos. Todas ellas consideradas religiones de notorio arraigo y que tienen suscritos acuerdos de colaboración con el Estado español. Y una opinión al respecto. Así, el presidente de las Comunidades Judías en España, Jacobo Israel Garzón, apuntaba en declaraciones a este diario que deberíamos evitar los símbolos religiosos para mejorar la convivencia En su opinión, no pasa nada porque una persona lleve un crucifijo, pero éstos no son necesarios en un aula pública Para el rabino, lo que deberíamos hacer entre todos es afrontar un progresivo abandono de la utilización pública de los símbolos religiosos, de cualquier confesión, a favor de su uso privado si bien no es partidario de revoluciones Entre todos estos usos, Jacobo Israel se declara en contra del uso del velo islámico por entender que sobrepasa el ámbito religioso para convertirse en una cuestión que no afecta a todos los fieles, sino sólo a las mujeres. Algo similar podría ocurrir con el uso de kipá, poco común en España y mucho más en Israel, Estados Unidos u Holanda. de Mensajeros de la Paz y que ayer partió hacia Irak, de donde traerá a varios niños y niñas, cristianos y musulmanes para ser operados de diversas dolencias, y que podrían ser recibidos por Benedicto XVI como símbolo de convivencia interreligiosa. En su opinión, hay que usar más la palabra libertad. Si las mujeres quieren llevar velo, ¿por qué no? Otra cosa es que les obliguen a llevarlo, lo que no sería aceptable. Igual que no se le puede prohibir usar la prenda voluntariamente, las musulmanas han de tener el derecho a quitársela cuando quieran En todo caso, y más allá de la presencia pública de estos atuendos religiosos, lo que parece evidente es la dificultad de advertir si el uso del velo es una elección personal de cada mujer musulmana o si, por el contrario, resulta un símbolo de sumisión al hombre. Europa, dividida a favor y en contra del velo islámico La cuestión del velo ha cobrado actualidad con la aprobación en Holanda de una propuesta para prohibir el uso del burka en los lugares públicos. Una prohibición que desde los años 20 está vigente en Turquía, país donde dos tercios de las mujeres se cubran la cabeza con un velo. Hace dos años, Francia introdujo la prohibición de usar velos musulmanes y otros símbolos religiosos visibles en las escuelas estatales. La norma no rige en las escuelas islámicas ni en la Universidad. Por su parte, el Reino Unido, al igual que España, no contempla prohibición alguna al uso de símbolos religiosos, aunque en las últimas semanas saltó el escándalo de una azafata a la que British Airways pretendía impedir que portase un crucifijo. En Alemania, los tribunales fallaron en 2003 a favor de una maestra que quería usar el velo islámico en la escuela. No obstante, en cuatro lander prohibieron el uso del velo a las maestras. Algo parecido sucede en Italia, donde desde julio del año pasado el uso del burka es una infracción. El Gobierno italiano propondrá que prohíba el velo islámico. Religión, hogar y culto Para Jacobo Israel, junto a posibles debates sobre la laicidad o la presencia de símbolos religiosos en la vida pública, debemos distanciarnos lo menos posible el uno del otro, y que la religión forme parte de nuestra persona, nuestro hogar y nuestros lugares de culto Desde la Conferencia Episcopal no se quiso valorar la polémica, si bien fuentes episcopales indicaron que la instrucción pastoral aprobada la semana pasada, y que será presentada mañana, aborda las dificultades de la libertad religiosa en España, haciendo especial hincapié en los intentos por desplazar la manifestación de la fe al ámbito de lo privado. En este sentido, los obispos hablan de una oleada de laicismo Sí terció en el debate el padre Ángel García, presidente Jacobo Israel: No pasa nada porque una persona lleve un crucifijo, pero éstos no son necesarios en un aula pública