Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 28 s 11 s 2006 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero 1.300 días EL PAPA, LA OTAN, ZP ADIE sabe si nos encontramos ante encrucijadas históricas, callejones sin salida o renuncias a la solidaridad nacional e internacional. En Berlín, Junge Welt afirma que Zapatero se encuentra en una encrucijada sin que esté claro hacia dónde conduce el proceso- ¿difunto? ¿amenazado? ¿amenazante? -del diálogo de sus hombres con los hombres de ETA. En París, Fenêtre sur l Europe subraya el diálogo de sordos entre Zapatero y los manifestantes que denuncian su política. En Ankara, New Anatolian publica un análisis de Cengiz Candar, que subraya las contradicciones del primer ministro turco, Tayyp Erdogan, promotor con Zapatero del proyecto de Alianza de Civilizaciones, muy poco entusiasta con la visita del Papa a Turquía. En Londres, el Times publica un editorial muy grave, subrayando la importancia mayor del viaje del Papa desde la óptica diplomática, precisamente cuando las manifestaciones de protesta musulmanas no parecen facilitar ningún diálogo ni alianza civilizadora, sino todo lo contrario. En Alemania, Inglaterra y Francia abundan las reflexiones de fondo sobre el futuro de la OTAN y su puesto en la guerra mundial contra el terrorismo, con veladas alusiones al aislamiento, poco solidario, de las posiciones españolas. Frankfurter Allgemeine Zeitung destaca en su primera página un análisis de Klaus- Dieter Frankenberger, que afirma que en Afganistán está en juego la solidaridad global de los miembros de la Alianza Atlántica; sin ser nombrada expresamente, España se percibe en la periferia. En París, International Herald Tribune afirma que la cumbre de la OTAN estará dominada por la lucha contra el terrorismo islámico en Afganistán, donde España evita nuevos compromisos. En otros terrenos, incluso la cultura coquetea con los abismos del terror. En Londres, Times y Financial Times comentan la última película de Guillermo del Toro, que asocian a una lectura fantástica de la guerra civil española, poblada de fantasmas y horrores infantiles y cuya memoria precipita pesadillas sin cuento. N ETA lleva casi 1.300 días sin matar. Es la cantinela que últimamente suena como orgullo de una política del pacto, del consenso y de la renuncia. Un fin bueno, como es la ausencia de violencia, no puede implicar cualquier medio, como es la ausencia de valores. Por ello, me parece que los días que ETA lleva sin matar son casi tantos como las convicciones que España renuncia a tener. Se habla de alianza de civilizaciones, y nosotros disolvemos la nuestra mediante la destrucción de la familia, los derechos de la persona, los valores judeocristianos que han vertebrado nuestra nación y la independencia de los tres poderes, que es la herencia más valiosa de la Ilustración. Se habla de paz, y en España llevamos 1.300 días sin muertos. Una paz ficticia, porque es nuestro país el que renuncia, poco a poco, a su unidad, a la solidaridad entre los pueblos que la componen, a sus valores. En España no mueren personas víctimas de ETA, pero muere ella misma mientras no estemos dispuestos a defender los fundamentos que la constituyen. Fulgencio Espa Feced Madrid Esperando a los bárbaros en las viviendas de la Complutense Son cien viviendas habitadas por profesores de la Complutense, en activo o jubilados; algunos como yo, con cincuenta o más años de servicio a la Universidad. Yo, como presidente, les represento. Esto era tranquilo, pero ahora es la ciudad sin ley, invadida los viernes por los bárbaros del botellón. El 13 de octubre pincharon a conciencia las ruedas de 32 de nuestros coches; el 14 de este mes atracaron a una vecina en mi portal y, finalmente, el viernes 24 invadieron la terraza del bajo de mi casa, organizando allí un botellón. Todo terminó en una pelea con los vecinos, que ante las amenazas y los insultos acudieron a la defensa de la terraza, donde llegaron a romper la barrera de entrada a los garajes. Llamamos a la Policía, pero nada. Esto, por no hablar de nuestro jardín y su conversión en un depósito de porquería, de la que se sacan toneladas los lunes. Hemos presentado la situación repetidamente ante el rector y los órganos de Gobierno enviando, incluso, un escrito firmado por cien vecinos. Hasta ahora, nada. También hemos denunciado los hechos a la Policía Municipal, a la Nacional, a la Vigilancia de la Ciudad Universitaria, a la Tenencia de Alcaldía y a la delegada del Gobierno. De momento sólo recibimos buenas palabras. Cierto que alguna vez, tras los hechos, han aparecido vigilantes o guardias, pero nunca antes. Intento dar a conocer el problema por si reaccionan quienes deberían reaccionar. No sólo cunde una justificada inquietud (puede haber desgracias personales) sino también un sentimiento de humillación. Creemos que la mayor responsabilidad recae sobre la Universidad Complutense, que tiene en ejecución un cierre del recinto, pero aplaza hasta la exasperación y olvida cada viernes su deber de defender sus bienes y a quienes somos sus servidores. ¿No hay un consorcio de la Universidades de Madrid y el Ayuntamiento? Sería un buen lugar para que invirtiera sus fondos. Está haciendo dejación de su deber. En fin, esto no se arregla con que después de los bárbaros venga un agente. Aquí seguimos esperando a los bárbaros. Y estos sí que llegan cada viernes, cada vez más furiosos. No como otros. Francisco Rodríguez Adrados. Madrid El azar y el derecho a una vivienda digna Es absurda la injusticia aleatoria del sistema de sorteo para distribuir pisos sociales en propiedad. ¿Alguien podría imaginar que los impuestos se pagasen en combinación con la lotería? ¿O que las subvenciones del próximo año se rifasen con el sorteo de Navidad? Obviamente, la justicia equitativa y distributiva es incompatible con el azar. Sin embargo, las administraciones públicas recurren habitualmente a la suerte para repartir una falsa y arbitraria solidaridad. Resulta un lamentable espectáculo ver a toda esa gente expectante donde se rifan Ratzinger, un hombre de paz El Papa Benedicto XVI, con su visita pastoral a Turquía, quiere dar un nuevo impulso al diálogo y la paz entre las religiones, aunque sabe que lleva sobre él la amenaza de los radicales islamistas y de miles de personas que se manifestaron contra su viaje en Estambul. El Pontífice ha recordado en varias ocasiones que en su polémico discurso de la Universidad de Ratisbona quería expresar que fe y razón están ligadas a la experiencia cristiana y que la imposición por la fuerza de una religión es un acto de violencia irracional que va contra Dios La tergiversación interesada de sus palabras ha provocado un conflicto diplomático inesperado. El Papa Ratzinger siempre ha sido un hombre de paz y ecumenismo, además de fiel guardián de los principios bimilenarios del catolicismo. Dios quiera que esta visita aclare equívocos y sea un puente ecuménico de fraternidad. Rosendo Alcaraz Gutiérrez Marbella unos escasos pisos sociales. Sólo unos pocos salen con un piso de protección oficial bajo el brazo, lo que resuelve sus vidas y eleva notablemente su calidad de vida, mientras la mayoría se marcha cabizbaja, a la espera de la próxima rifa o a hipotecarse por muchísimos años. ¿Tiene algún sentido de equidad mezclar la suerte con el derecho a una vivienda digna? ¿No sería más razonable gestionar un sistema de alquiler social controlado para todos los que lo necesiten que beneficiar a unos pocos con precios regalados mientras la mayoría se queda sin nada? ¿Esta es la política de vivienda de Zapatero? Francisco Reyes Domínguez Sevilla La demagogia de la paz Cuando estudiaba Bachiller Superior, a finales de la década de los 50, leí las Filípicas de Cicerón. Recuerdo que decía: El nombre de la paz no es sólo dulce, sino que es un beneficio de por sí. Es una libertad tranquila. La esclavitud hay que rechazarla, incluso con la muerte... ¿Pero quién no quiere la paz? ¿Por qué la mayoría de las personas basan sus argumentos políticos en un simple sí a la paz? A todos les digo que España está amenazada por el fanatismo nacionalista y el odio a todo lo que es español. Su sistema no se basa ni en la democracia, ni en las libertades civiles. Mientras, al señor Rodríguez Zapatero parece gustarle que le sigan arrancando nuevos jirones de la España constitucional y estar supeditado a las herejías de estos judas del nacionalismo con tal de mantenerse en el poder. ¡Y la paz es una libertad tranquila! Como ciudadano español me he dado cuenta de que soy un simple espectador de lo que ocurre en mi patria. Ni aplaudo ni protesto porque se esté deliberando por la paz. Creo que hay una gran confusión al respecto. Antonio Ramírez Díaz Granja de Torrehermosa. (Badajoz) Fe de errores La carta que el pasado domingo ABC distribuyó entre los suscriptores del diario incluía un precio equivocado de la cámara digital de fotos en promoción. Su precio, junto a la presentación de los cupones correspondientes, es de 99,9 euros y no de 90,9, como erróneamente se comunicó a los suscriptores.