Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 s 11 s 2006 Primera división s Duodécima jornada DEPORTES 93 El Celta no gana ni ante diez El Zaragoza aguantó 80 minutos con uno menos el tempranero gol de Milito Celta Zaragoza 1 1 descanso al mandar alto un mano a mano ante César. hacer el empate. Parecía que el Celta iba a arrollar al rival, hasta que el Zaragoza volvió a funcionar y Diego Milito (siempre él) se encontró con Pinto en un disparo a bocajarro a falta de veinte minutos. Los nervios del Celta se reflejaron en un Gustavo que dijo algo poco edificante al asistente y Granda Barros lo mandó a la caseta. Diez contra diez, pero rotos de cansancio, el juego se enfangó en el centro del campo y en imprecisiones, aunque ni a la desesperada el Zaragoza recurrió al balonazo. ¡Ay si Rubinos no la hubiese liado! Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Ángel, Contreras, Tamas, Placente (Gustavo López, m. 45) Iriney (Perera, m. 66) Oubiña; Aspas, Canobbio (Jorge Larena, m. 76) Nené; y Baiano. Zaragoza (4- 4- 2) César; Diogo, Gabi Milito, Sergio, Juanfran; D Alessandro (Óscar, m. 83) Zapater, Ponzio, Aimar (Lafita, m. 55) Sergio García (Movilla, m. 17) y Diego Milito Árbitro: Rubinos Pérez. Expulsó a Zapater (m. 12) por doble amarilla. Fue sustuido por lesión por el cuarto árbitro, Granda Barros, quien amonestó a César, Gabi Milito y Ángel. Expulsó por doble cartulina a Gustavo López (m. 77) Goles: 0- 1 m. 6: Diego Milito. 1- 1 m. 52: Baiano. Rubinos Pérez se rompió a la media hora Alejandro Granda Barros se estrenó ayer en Primera división. El colegiado asturiano, que arbitra normalmente en Segunda B, tuvo que sustituir a Antonio Rubinos Pérez cuando a la media hora el trencilla madrileño se llevó la mano al abductor. Si Rubinos expulsó a Zapater por dos faltas rigurosas, Granda hizo lo propio con Gustavo tras insultar éste a un asistente. Gustavo se fue de la lengua Era la apuesta de Fernando Vázquez para la derecha. Funcionó a medias. Por esa banda llegó el centro que César no supo atajar y Baiano rebañó para JOSE LUIS JIMÉNEZ VIGO. No hay manera. El Celta está maldito en su propio estadio por más que los astros y el árbitro se alineen a su favor. Ante el Zaragoza apenas pudo conseguir un punto de mala manera y no se fue derrotado porque el equipo maño acabó desfondado tras jugar con uno menos desde que Rubinos mandó a Zapater al vestuario a los doce minutos por dos amarillas excesivamente rigurosas. Ahí acabó el dominio de los aragoneses, que mientras fueron once sobre el campo se bastaron para marear las bandas célticas, imponerse en la medular y adelantarse a los cinco minutos tras una nueva pifia de la zaga céltica en un balón aéreo. Diego Milito no perdonó. Tampoco se lleven a engaño. Con uno más el Celta no apabulló, ni siquiera achuchó. Es un conjunto sin alma, apático por momentos, al que le cuesta horrores dotar de intensidad a su juego, por más que grite Fernando Vázquez desde la banda. Víctor dio entrada a Movilla, pero su máquina de hacer fútbol es un engranaje perfecto, y sin una pieza como Zapater no parecía funcionar. Los maños aguantaron sin problemas toda la primera mitad. Era fácil contener a este Celta. Apenas lo intentaba Nené por la izquierda, Canobbio buscaba a Baiano de forma intermitente y Aspas sencillamente no aparecía por la derecha. Una banda perdida para el cuadro vigués. El ariete brasileño marró el empate al filo del ABC. es Siga los ecos de la jornada de Liga en abc. eurosport. es futbol