Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 s 11 s 2006 ECONOMÍA 41 El islam, a la conquista de la banca La sharia tiene ya su sistema financiero, implantado en todo el mundo s Maneja 250.000 millones en depósitos y ofrece servicios compatibles con su religión MIKEL AYESTARAN DAMASCO. El sistema bancario islámico sigue en proceso de crecimiento y a un ritmo más rápido que el sector convencional. En estos momentos ya manejamos unos 250.000 millones de dólares en depósitos e inversiones entre todas las instituciones que seguimos el modelo. La cuota de aumento anual es del 20 El doctor Faisal Al Khatib, tiene su despacho en el mejor barrio de Damasco, Malky. Forma parte de la compañía kuwaití Al Shall y es el responsable de la implantación del primer banco islámico en Siria. Además de ideólogo, el doctor Al Khatib también cuenta con un 2 de los cien millones de dólares emitidos por el banco en forma de participaciones. Cuando implanto algo es porque creo en ello y, por tanto, invierto mi propio capital afirma. juegos de azar, cerdo y fabricación de armas. Las empleadas, por su parte, deben cumplir con el código de vestimenta islámico y respetar el hijab Algo que no se exige a las clientas, aunque en algunos países éstas no pueden ir a depositar dinero sin estar acompañadas del marido. La sharia es la semilla del sistema, pero todo depende de la interpretación que cada comité haga de la misma, ya que el modelo no es único y las diferencias culturales entre países hacen que varíen las normas aprobadas por los comités de sharia No será el mismo banco en Siria que en Arabia Saudí aclara el doctor Al Khatib. Interés cero La usura, el interés, son palabras que no existen en sus fundamentos. Según el Corán se trata de una ganancia no merecida y, por tanto, prohibida. El banco cuenta con un lado comercial similar al del sistema capitalista (oficinas, cajeros automáticos, banca telefónica... y otro ala inversionista que es donde sus impulsores No es un proyecto religioso Trajeado de forma impecable, con un portátil de última generación y un diploma de una universidad estadounidense colgado en el despacho, quiere aclarar desde un principio que el Cham Bank no es un proyecto religioso, es un negocio más. Entre los clientes hay muchos que se acercan por los valores que defendemos, pero otros simplemente optan por nosotros porque ofrecemos mayores ventajas que los demás Todas las personas, no sólo los musulmanes, pueden ser clientes de este tipo de entidades que también se encuentran operativas en Europa y Estados Unidos, donde diferentes compañías ofrecen ventanillas islámicas o productos islámico- compatibles. hablan de hecho diferencial y basan la buena marcha del negocio ya que al no poder vender dinero, ni tiempo- -ni siquiera ajuste por inflación- sólo le está permitido vender productos. Khaled Darwish es analista económico de la cadena qatarí Al Yazira y se encuentra en Damasco siguiendo la puesta en marcha del Cham Bank. Califica al sistema islámico de revolución financiera y asegura que en los próximos meses por lo menos otros dos bancos de este tipo abrirán sus puertas en Siria y pronto serán importantes en el mercado europeo. Se trata de variar el esquema clásico y añadirle los principios islámicos. De esta forma, por ejemplo, si un cliente quiere un coche (crédito personal) o un piso (hipoteca) lo que hace el banco es comprarlo al 100 directamente al vendedor a un precio beneficioso y luego se lo revende al cliente a un precio más alto, que tendrá que devolver mes a mes explica Khaled. En caso de que no se devuelva el dinero, el banco se queda con la posesión, como en el sistema tradicional. Algunos críticos no ven en el margen de beneficio que obtiene la entidad con la compraventa más que interés puro y duro, pero expertos como Khaled opinan que es un sistema alternativo que hace que el banco se implique en procesos inversionistas para ser el vendedor directo y ofrecer mayores ventajas al cliente con el objetivo último de promover preceptos del Islam como la paz social y la igualdad El doctor Al Khatib coincide en el análisis, pero añade que hay que quitar mitos y dejar claro que el Banco Islámico no es ni un proyecto político, ni religioso, ni fanático, ni la fuente de financiación de grupos radicales, ni una ONG, es sólo una nueva forma de hacer banca y la gente que estamos detrás somos los mismos que hemos puesto antes otros bancos tradicionales Regulado por la sharia Aunque su ideólogo en Siria repita que no se trata de un proyecto religioso, este sistema bancario está regulado por la sharia o ley islámica, que se deriva de las enseñanzas del Corán. Cada entidad cuenta con su propio comité religioso que es quien decide desde las normas de funcionamiento interno hasta las inversiones de la compañía. Un banco islámico no pude participar nunca en empresas que operen en los sectores de los seguros, bebidas alcohólicas y tabaco, apuestas, Bases del siglo VII para el siglo XXI Cuídense de pedir prestado; es una preocupación por la noche y una desgracia durante el día reza el dicho del Profeta Mahoma que marca la línea maestra de la banca islámica. El sistema nació en Emiratos Árabes y lleva operando desde 1975, pero ha sido en este siglo XXI cuando ha empezado a registrar un auténtico boom Según el FMI el número de instituciones islámicas subió de 75 en 1975 a más de 300 en 2005, en más de 75 países. Los expertos explican este auge en la expansión de la fe islámica en el mundo y en la necesidad de crear un modelo paralelo al convencional para dar cabida a los principios y convicciones de esa población cada vez más numerosa. Estos bancos empezaron su andadura con fondos provenientes de los beneficios del petróleo. Poco a poco han ido saliendo de esa región para asentarse en otros países musulmanes y no musulmanes, árabes y no árabes. EE. UU. Reino Unido o Suiza cuentan con entidades de este tipo antes que Siria o Líbano, donde su apertura es muy reciente. Además, compañías como Citybank, Lloyds TSD o Deutsche Bank ofrecen ya ventanillas islámicas a sus clientes. La terminología de la banca tradicional encuentra su traducción al Islam en este sistema donde la financiación se llama murabaha la protección de fondos, wadiah el préstamo, qardf al- hassan los depó- sitos a plazo fijo, mutharabah y los bonos, sukuk El mismo objetivo, pero usando diferentes medios, técnicas y lenguaje. Las voces más críticas llegan desde el propio Islam donde acusan a estos bancos de usar la palabra islámico como estrategia de marketing. Estos sectores reaccionarios consideran que una banca de estas características sólo puede ser posible en una sociedad totalmente islamizada. La convivencia entre ambos sistemas, sin embargo, es ya una realidad.