Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 27 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 37 La prueba de fuego de Castro Fuentes militares afirman que presidirá su fiesta de cumpleaños el próximo sábado, pero las dudas se mantienen. Su ausencia en el homenaje, según fuentes diplomáticas, dispararía las alarmas POR MILAGROS LÓPEZ DE GUEREÑO CORRESPONSAL LA HABANA. Todo está listo para la reaparición pública de Fidel Castro, a pesar de que no hay todavía confirmación oficial y de que en la primera gala organizada el pasado viernes, con motivo del 50 aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) no asistieron ni el presidente de Cuba ni su hermano Raúl, presidente interino y ministro de las FAR. Sin embargo, fuentes militares consultadas por este diario confirmaron que el gobernante presidirá el desfile militar, el primero en los últimos diez años, con el que se festejará los 50 años del desembarco del yate Granma y de las FAR. El 2 de diciembre fue la fecha elegida por Castro para celebrar el homenaje de la Fundación Guayasamín por su 80 cumpleaños. Se pospuso por la operación de urgencia a la que fue sometido el 27 de julio. El diagnóstico de su enfermedad ha sido desde entonces, hace cuatro meses, secreto de Estado En estetiempo, los medios oficiales han mostrado en varias ocasiones fotos y vídeos. La última fue el 28 de octubre. Pese a todo, la incertidumbre sobre la presencia del comandante en jefe de las FAR se ha mantenido. Las declaraciones de destacadas figuras del régimen sobre su mejoría no contribuyeron a disipar las dudas. Mientras llega el momento de la verdad- el desfile del día 2- que transcurrirá sin discursos ni marchas populares- para que resulte menos pesado y comprometedor asegura un analista- más de 1.300 personalidades de 64 países han comenzado a llegar a La Habana para participar en los actos de la Fundación Oswaldo Guayasamín, el célebre pintor ecuatoriano que celebró otros dos cumpleaños en la fecha exacta del nacimiento de Castro, el 13 de agosto. Entre los invitados destacan el actor francés Gerard Depardieu, la ex primera dama francesa Danielle Miterrand, el español Federico Mayor Zaragoza, ex director de la Unesco, y el presidente de Bolivia, Evo Morales. Se notará la ausencia del mejor discípulo de Castro, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, quien el 3 de diciembre aspira a la reelección en las urnas. Alberto Sotillo Medidas de seguridad Mientras tanto, en la Plaza de la Revolución, escenario habitual de grandes concentraciones populares, se levantan unas tribunas desde donde los invitados presenciarán la parada militar. La semana anterior se realizó un ensayo general. Mañana comienzan los actos oficiales de la conmemoración de su 81 aniversario, en una semana decisiva En el área se refuerzan las medidas de seguridad. Se ha notado el incremento de policías de paisano y la fuerza aérea sobrevuela con regularidad los cielos habaneros. Los actos oficiales comenzarán mañana y concluirán el día 2. Se presentará un libro con dibujos del artista plástico y versos del poeta chileno Pablo Neruda; habrá una exposición con más de 100 cuadros del pintor ecuatoriano, entre ellos tres de los cuatro retratos que hizo a Fidel Castro. El concierto Todas las Voces Todas reunirá a la mayoría de los artistas cubanos y muchos iberoamericanos. Se realizará en la Tribuna Antimperialista, conocido como el marchodromo un espacio levantado hace más de seis años frente a la Sección de Intereses de EE. UU. LA PROFECÍA DE KIPLING ay quienes dicen que Kipling es un escritor imperialista. Pero lo cierto es que suyas son también las más elocuentes páginas de la demencia que acompaña siempre a los sueños imperiales. El hombre que quiso ser rey por ejemplo, es una parábola de una rabiosa actualidad. Es la historia de dos buscavidas, Carnehan y Dravot, que se convierten en reyes del Kafiristán. Con rifles y un poco de entrenamiento Carnehan sueña con transformar a los kafiristaníes en ingleses para levantar con ellos un imperio que haría picadillo el flanco derecho de Rusia Han nacido para ser ingleses exclama en el cenit de su visión. Pero toda la fábula se derrumba cuando los kafiristaníes descubren que Carnehan no es un dios ni Alejandro Magno redivivo, sino un hombre, vulnerable y redomado farsante. A Carnehan lo arrojan al abismo y a Dravot lo crucifican. Los kafiristaníes reaccionan con mucha violencia cuando descubren que quienes habían tomado por reyes no son más que dos buscavidas, dos quimeristas. La historia de Carnehan y Dravot no ha dejado de repetirse desde que Kipling escribió esas proféticas páginas. En Afganisgtán, o en Sudán. Y no hay que hacer ningún esfuerzo de imaginación para saber en qué momento del relato se encuentra la actual aventura de las tropas norteamericanas en Irak. Exactamente en esas últimas páginas en las que, tras ser crucificado y salvar la vida de milagro, Dravot emprende el camino de regreso a casa con la cabeza amojamada de Carnehan envuelta en su capote. Tras el estrepitoso fracaso de Irak, la influencia de EE. UU. -y aliados- -en Oriente Próximo va a ser nula durante mucho tiempo. La región se encamina al caos mientras se retiran los hombres que quisieron reyes. Y los esfuerzos, consejos o conferencias que celebre Occidente para atajar el desastre van a ser tan atendidos como las plegarias del pobre Dravot. Una vez que las tropas norteamericanas vuelvan a casa, EE. UU. se recluirá en otro período de inhibición como el que siguió a Vietnam. Y ni suníes, ni chiíes, ni israelíes, ni palestinos, ni nadie va a hacer mucho caso de nuestros quiméricos consejos. H Llegada de personalidades El vicepresidente Carlos Lage, uno de los siete hombres que están al frente del gobierno provisional desde el 31 de julio, afirmó la semana pasada: Sigue recuperándose, sigue mejorando su salud y estamos todos muy optimistas en su recuperación, cuando sea posible, cuando los médicos lo permitan Fuentes diplomáticas aseguraron que Fidel Castro tiene que aparecer porque si no lo hiciera, confirmaría que su estado de salud no está evolucionando tan bien como dicen en el gobierno. Su ausencia dispararía todas las alarmas