Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 MADRID DOMINGO 26 s 11 s 2006 ABC Cirujanos del Clínico operan con un robot para incrementar la seguridad El Hospital Clínico San Carlos es el primer centro público español que cuenta con el robot Da Vinci s En cuatro meses se han realizado 40 intervenciones con su ayuda EFE MADRID. Como si se hubiera teletransportado al interior del paciente así se siente el cirujano cuando se acomoda en la consola desde la que dirige a Da Vinci, un robot que permite realizar intervenciones quirúrgicas más seguras y precisas, ventajas de las que ya se pueden beneficiar pacientes de la sanidad pública española. El Hospital Clínico San Carlos de Madrid cuenta desde el pasado mes de julio con este robot cirujano, del que existen otras tres unidades en otros tantos hospitales españoles, todos ellos privados. Los resultados hasta ahora en el Clínico, donde se han llevado a cabo cerca de 40 intervenciones, han sido excelentes según la cirujano del hospital María Elena Ortiz, uno de los seis facultativos que ya han aprendido a manejar el dispositivo. se completa con una torre de visión, idéntica a la que se usa para la cirugía laparoscópica. La ventaja respecto a esta técnica, relató Ortiz, es que el cirujano puede ver en tres dimensiones, con lo que sus movimientos son más rápidos y seguros La recuperación de los pacientes es mejor y más rápida porque las incisiones son menores y se producen menos hemorragias. Según Ortiz, enfermos operados por el robot en el hospital madrileño fueron dados de alta al día siguiente, aunque no quiso generalizar porque por ahora las intervenciones, por su reducido número, no lo permiten. Da Vinci fue creado por científicos de la Nasa para poder realizar intervenciones quirúrgicas a miles de kilómetros de distancia y su uso fue aprobado por la agencia estadounidense para el control de los medicamentos y las tecnologías sanitarias (FDA) en 2000. Fue ideado para operar desde Nueva York a pacientes que están en una base espacial o en una plataforma en medio del Artico recordó Ortiz, quien subrayó que aunque estas intervenciones a larga distancia se han llevado a cabo, ha sido siempre bajo un estricto protocolo. Operaciones muy diferentes Por ahora, Da Vinci, cuyo coste supera el millón de euros, se utiliza, principalmente, para urología, aparato digestivo, cirugía cardiaca y ginecología. En el Clínico, Da Vinci se estrenó el 11 de julio con una intervención sencilla, la extirpación de una vesícula por colelitiasis (presencia de cálculos) pero enseguida se pasó a patologías más importantes Cirugía del hiato esofágico, cirugía esofagogástrica, cáncer de colon y próstata, cirugía de la obesidad (reducción de estómago) y cirugía de derivaciones intestinales han sido procesos ya resueltos por este robot, que ha sido ya solicitado por otros hospitales públicos de la Comunidad de Madrid. Los pacientes, por su parte, han acogido a Da Vinci con un entusiasmo que ha sobrepasado a los propios médicos. Ortiz señaló que los cerca de 40 pacientes que ya han pasado por las manos del robot acogieron muy bien la propuesta de ser operados con esta nueva tecnología, algunos, incluso, con entusiasmo, a pesar de que la situación no era muy agradable porque tenían que ser intervenidos quirúrgicamente. Los seis cirujanos que trabajan con Da Vinci quieren generalizarlo conseguir que se puedan beneficiar del mismo el mayor número de pacientes y que el mayor número de profesionales aprendan su uso. Ortiz y sus compañeros se muestran orgullosos por haber conseguido incorporar la cirugía robótica al hospital, pero advierten de que los cirujanos tendrán que seguir aprendiendo las técnicas tradicionales porque la cirugía abierta probablemente no desaparecerá, señaló la experta. Se utiliza principalmente para aparato digestivo, urología, cirugía cardiaca y ginecología A distancia Las diferencias respecto a la cirugía tradicional son varias; el cirujano en lugar de estar en la mesa con el paciente está sentado en una consola de ordenador con forma de huevo, desde la que dirige al robot, situado sobre la mesa de operaciones, a unos 4 o 5 metros de distancia, explicó Ortiz. Los brazos articulados de Da Vinci son los encargados de ejecutar con precisión- -filtran cualquier temblor del cirujano- -las órdenes que reciben desde la consola. El equipo Una de las intervenciones realizadas en el Hospital Clínico San Carlos con el robot Da Vinci EFE