Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 26 s 11 s 2006 ABC Ramón Pérez- Maura El racismo patea Francia Alarma política y judicial en el país galo tras la muerte de un ultra por el disparo de un policía negro que se defendía de un ataque racista. El fiscal ya investiga y Sarkozy anuncia medidas de control de la venta de entradas de fútbol a grupos xenófobos JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los campos de fútbol y la selección nacional se han transformado en el espejo atroz de una Francia racista, xenófoba, víctima de inquietantes enfermedades morales, que han causado una ola pavorosa de violencias, hasta culminar en el derramamiento de sangre. Antoine Granomort, policía negro, ha sido inculpado del delito de asesinato sin deseo de darlo por matar de un tiro, en defensa propia quizá, a Julián Quemener, miembro de la banda ultra racista Boulogne Boys cuando un grupo de vándalos le tiró al suelo, le pisoteó las gafas y amenazaba con lincharlo por intentar defender a un joven judío, hincha del Hapoël de Tel- Aviv, que había sido perseguido a gritos de ¡Muerte a los judíos! El fiscal de París se inclina por que el policía actuó en legítima defensa, pero ha abierto una investigación para aclarar lo sucedido. Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, que se reunió ayer con el presidente de la Federación Francesa de Fútbol, anunció normas muy severas para prohibir la venta de entradas de los campos de fútbol a los hinchas más violentos, racistas con mucha frecuencia. ¡VIVAN LOS REALISTAS! Y a han llegado. La progresía internacional se regodea viendo instalarse de nuevo a los Jim Baker y Bob Gates que tanta responsabilidad tienen en los problemas que afrontamos hoy. A Baker le gusta decir que en la diplomacia no te puedes limitar a hablar con tus amigos Lo que aplicado al escenario internacional del presente quiere decir que debemos negociar con Irán y Siria una solución para Irak y todo Oriente Medio. El bombero debe pedir ayuda al pirómano. No paramos de mejorar. Lo que no recuerdan muchos es que el denostado Rumsfeld ya fue un realista en otra etapa de su carrera política. Como ha dicho Michael Rubin (ver Rumsfeld and the Realists WSJ, 13- 11- 06) el 20 de diciembre de 1983 Rumsfeld fue a Bagdad a reunirse con Sadam para reconvertirlo en aliado a pesar de que él sabía que Sadam ya había empleado armas químicas. Cómo interpretó Sadam aquel apoyo norteamericano es bien recordado todavía hoy por los kuwaitíes. Hoy son muchos los que celebran la caída de Rumsfeld y se alegran del ascenso de otros realistas más conspicuos. El nuevo secretario de Defensa, Bob Gates, era el subdirector de Inteligencia de la CIA que proporcionó a Rumsfeld la información de las armas químicas antes de que se reuniera con Sadam. Era subdirector de Inteligencia Central cuando Sadam gaseó a los kurdos y viceconsejero de Seguridad Nacional cuando el iraquí aplastó la sublevación chií. ¿Y Baker? Era jefe de gabinete de la Casa Blanca cuando Rumsfeld fue enviado a Bagdad y secretario de Estado cuando Sadam sobrevivió a la Guerra del Golfo y logró parapetarse en el poder. Pero hoy la sentencia está dictada: Rumsfeld era el malo y Baker el bueno. El asesinato, esta semana, de Pierre Gemayel nos ofrece el escenario para confirmar los peores augurios. Esos enemigos con los que Baker dice que hay que dialogar son los asesinos del ministro libanés. El principal sospechoso es un régimen sirio que no reconoce la independencia libanesa. Y la niega con más ahínco que el dedicado por Sadam a negar la soberanía de Kuwait. ¡Viva el realismo! grita Assad. Cientos de incidentes La tragedia que siguió al 4- 2 del Hapoël- Paris Saint- Germain (PSG) culmina un proceso inquietante. Durante el campeonato 2005- 06 se produjeron 390 incidentes y 197 atentados con violencia física grave. En los últimos doce meses se han producido 160 incidentes más o menos preocupantes. En el caso de los Boulogne Boys hinchas del PSG, se tra- ta de un grupúsculo con relaciones conocidas con la extrema derecha violenta y que, como el pasado jueves, lanzaba gritos de ¡Le Pen presidente! Históricamente, fue Jean María Le Pen, presidente y líder del Frente Nacional (FN) quien estableció una relación política de fondo entre el fútbol, la extrema derecha y las tentaciones racistas, cuando declaró hace diez años: Es totalmente artificial llamar Equipo de Francia y selección nacional a un conjunto donde la mayoría de los jugadores no saben cantar La Marsellesa, el himno nacional Desde hace tiempo, la selección nacional de fútbol está integrada muy mayoritariamente por franceses negros. En noviembre del 2001, un encuentro amistoso entre las selecciones de Francia y Argelia precipitó otra crisis grave. Los jóvenes franceses de origen argelino comenzaron por silbar y patear las gradas protestando contra La Marsellesa. Cuando el equipo argelino comenzó a perder, tomaron el campo a gritos: ¡Muerte al árbitro! Días antes de la última tragedia, el presidente socialista de la región Languedoc- Rosellón afirmó: No es normal que en la selección nacional de fútbol haya nueve negros y dos blancos Palabras que causaron consternación en la izquierda socialista. El lealista detenido con bombas en el Ulster, acusado de intento de asesinar a Gerry Adams E. J. B. LONDRES. El ex terrorista unionista Michael Stone fue acusado ayer ante un tribunal de Belfast de intento de asesinato del líder del Sinn Fein (brazo político del IRA) Gerry Adams, y del número dos de ese partido, Martin McGuinness. Stone fue acusado después de haber irrumpido el viernes armado con explosivos, un cuchillo y una pistola, en el castillo de Stormont, sede de la Asamblea de Irlanda del Norte, donde se debatía la formación de un Gobierno de poder compartido entre el mayoritario y radical Partido Democrático Unionista (DUP) del reverendo Ian Paisley, y el Sinn Fein, segunda formación de la provincia. En una vista celebrada ayer en el Tribunal de Belfast, Stone también fue acusado de posesión de explosivos para hacer peligrar la vida de personas y de tenencia de materiales para fines terroristas.