Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Sábado 25 de Noviembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.221. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany VOLVER AL LAGO mi padre lo han designado autore favorito entre los finalistas del premio de periodismo Giuseppe Mugnai El fallo y la entrega tendrán lugar mañana en Belgirate. El Lago no será una bandeja de oro, como cuando él lo contemplaba. Las aguas del Ticino bajarán revueltas y otoñales. Los macizos de hortensias, ya perdido el color, tendrán todas las alas como rotas, y en el parque los árboles perennes proyectarán su sombra innecesaria. Las cosas son inciertas cuando te faltan ojos. Por si lloviera el premio transalpino, allí estaremos toda la familia. Y si hay que recogerlo, lo haremos con orgullo y con tristeza. El Duccio y la Giuliana nos estarán esperando en la puerta del hotel donde pasó mi padre los últimos veranos de su vida. La mesa en que comamos será su antigua mesa. Quizás pidamos luego un limoncello Y por la tarde, cuando el sol decline, es posible que lleguen hasta el cielo las palabras que diga Pietro Prini en memoria y elogio de un Campmany distinto. De un Campmany estival y jubiloso que a menudo soñaba en italiano. Tras el acto, lo clásico de un cóctel. Habrá toda una rosa de poetas, herméticos o claros. Habrá gentes venidas de Milán o de Roma. Algún representante de la stampa Notables, conocidos, lugareños... Al principio, mi madre estará muda, y luego emocionada y elocuente. Con un poco de magia, quizás nos encontremos a Gennaro Occhipinti con sus Ciencias Ocultas. Debemos suponerle largamente enterado de lo que le pasó a su buen amigo. Y entre besos y copas lloraremos, con un llanto que espume los recuerdos y sepa a tierra dulce como un Lacrima Christi A Eduardo T. L. en el pasado mes de julio, a las puertas de la prisión de Albolote, mientras pedía su reingreso Entrevista y entre rejas Tanto va el cántaro a la fuente, que Eduardo T. L. que lleva meses pidiendo volver a la cárcel, puede ver cumplido su sueño tras ser detenido televisivamente ayer después de acudir a un programa de TVE MANUEL DE LA FUENTE uien la sigue la consigue. Y más rápido y más fácil aún en un país civilizado como el nuestro en el que para la Policía los deseos de los ciudadanos son (o deben de ser) órdenes. Porque ustedes recordarán que Eduardo T. L. de sesenta y siete años, se pasó unas cuantas noches (no fueron las bíblicas cuarenta, eso sí, que fueron más) a las puertas de la prisión granadina de Albolote contándole a quien quisiera escucharle que el hombre no veía el momento de que le pusieran otra vez a buen recaudo, que en las calles y en libertad se sentía muy solo, y con un pelín de canguelo, ya que hay mucho asesino suelto y no como entre rejas, que al fin y al cabo, prisión dulce prisión. En su día, mejor en sus noches al raso, al bueno (o regular) de Eduardo no le hizo caso nadie y el hombre, nuestro hombre, siguió dando tumbos por ahí, de estafeta en estafilla, cambiando de sitio alguna que otra coseja, que de algo hay que vivir si a uno no le dejan hacérselo y montárselo honradamente en la cárcel, como a tantos otros probos ciudadanos, ediles, mayormente. La verdad es que todos debemos reconocer que Eduardo ha sido tratado con saña. Las cárceles llenas de alcaldes y a él, como al enemigo, ni agua, y ni tan siquiera el correspondiente mendrugo carcelario. Pero ya saben que la veteranía es un grado y un veterano (o un soberano, un soberano cachondo) como él, con treinta y cinco detenciones a cuestas, y cuarenta y nueve años de bola y cadena, tuvo que darse cuenta bastante fácilmente de que a falta del pan de la trena buenas son las tortas de la tele, donde a diario muchos de los suyos se dan cita. Dicho y hecho. Ayer, Eduardo acudió al programa Por la mañana de Televisión Española, para hablar de su relación en la cárcel de Jaén con el ex alcalde de Marbella, Julián Muñoz. Hasta ahí, bastante normal; es lo suyo, entre pillos anda el juego. Con lo que no contó Edu (lo mismo se llama Arnaldo, que una de sus especialidades es falsificar la identidad, hasta diecisiete distintas, riánse de los heterónimos de Pessoa y de Antonio Machado) es que entre los televidentes se encontraba un agente de Granada que le había detenido otras veces. Tan in fraganti lo vio el policía que rápidamente llamó a sus compañeros del Grupo de Fugitivos en Madrid. El resto, pan comido: un coche policial se dirigió a RTVE en Prado del Rey, y Eduardo fue detenido. Así que con un poco de suerte y si el tiempo y la autoridad (sobre todo la autoridad) no lo impiden pronto puede cumplir su sueño carcelario. Mejor carne de presidio que carnaza de la Prensa rosa. Siempre presuntamente, por supuesto. Q