Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 25 s 11 s 2006 ABC ÓPERA La bohème Música: Giacomo PuccinisDirección: Xian ZhiangsDirección escénica: Pierre Audi s Escenografía: Michael SimonsVestuario: Jorge JarasCoro de la Generalitat Valenciana, Orquesta de la Comunidad ValencianasLugar: Palau de les Arts, Valencia González- Sinde y Gil Parrondo, candidatos a presidir la Academia de Cine ABC MADRID. La guionista y directora Ángeles González- Sinde y el director artístico Gil Parrondo son los dos candidatos a la presidencia de la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas. La institución celebrará el próximo 17 de diciembre una Asamblea en la que se renovará la Junta directiva. Los cerca de 1. 200 miembros de la Academia tendrán que votar una de las dos ternas presentadas, encabezadas por Angeles González- Sinde y Gil Parrondo, para sustituir en el cargo a la actual presidenta, Mercedes Sampietro. También se renovarán las dos vicepresidencias, que actualmente ostentan David Trueba y Moncho Armendáriz. La terna encabezada por González- Sinde se completa con Enrique Urbizu (vicepresidente primero) y Manuel Gómez Pereira (vicepresidente segundo) Junto a Parrondo se han presentado Emilio Otegui (vicepresidente primero) y Eduardo Noriega (vicepresidente segundo) Según explicó a Ep la directora general de la Academia, Ana Arrieta, la presidencia de esta institución se renueva cada tres años. La Junta Directiva abrió a principios de noviembre el periodo para presentar candidatos, que se cerró ayer a las dos de la tarde. Pese a que la renovación de la presidencia de la Academia de Cine tocaba en enero, Arrieta destacó que se ha decidido adelantar a la reunión del próximo mes de diciembre. Los cargos de presidente y vicepresidentes, que forman cada candidatura, se eligen para un mandato de tres años, por mayoría simple de los asistentes a la Asamblea General de la institución. Desde su apertura, la Academia ha contado con nueve presidentes: José María González- Sinde, Fernando Trueba, Antonio Giménez Rico, Fernando Rey, Gerardo Herrero, José Luis Borau, Aitana Sánchez- Gijón, Marisa Paredes y Mercedes Sampietro. La directora general, en declaraciones a Efe, dijo que es la primera vez que se presentan dos candidaturas y eso es muy bueno, porque da vida a la Academia, justo unos meses antes de la inauguración de la nueva sede El 11 de enero el Ministerio de Cultura entregará las llaves del nuevo edificio en la calle madrileña de Zurbano a la Academia de Cine, pero no se inaugurará hasta dos meses después. El físico no lo es todo PABLO MELÉNDEZ- HADDAD Después de los fastos inaugurales en los que el Palau de les Arts demostró su poderío con ese Fidelio a cargo de un reparto de prestigio internacional, con esta Bohème se pudo sopesar otro aspecto de su proyecto artístico, una clara apuesta por un reparto de jóvenes talentos, intérpretes que, además y dado el título, configuraban un cast con el físico ideal para los personajes, que es lo que ahora se lleva. Pero en ópera el físico (o la juventud) no lo es todo, porque en la experiencia teatral el fogueo sobre el escenario es fundamental. Si bien podría hablarse de una Bohème que funcionó- -siempre a nivel musical, porque lo escénico es de otro orden- salvo el imponente Marcello de Gabriele Viviani y la potente octava superior de ese tenorazo que es Massimiliano Pisapia, el resto se movió entre la corrección y la suficiencia: no hubo emoción, y una Bohème sin este ingrediente es un pecado. En esta suficiencia se encontró tanto Serena Daolio, que debería de estar convaleciente porque no se escucharon sus graves y sus agudos sonaron siempre estridentes- -al menos impuso unos pianísimos sólidos- -y también la flamante ganadora de Operalia, Maija Kovalevska, que dibujó a Mimì con voz potente pero con más de una nota calante y con vibrato al dar más de la cuenta. La parateatral y desangelada puesta en escena de Pierre Audi, que no salvó ni los figurines de Jorge Jara ni la apuesta por la repetida espectacularidad del segundo acto- -además la iluminación del taller de sillas de los bohemios era bochornosa- -estuvo llena de espacios muertos en los que los solistas se vieron abocados a artificiales y poco fluidos movimientos. La muerte de Mimì desbarató la escena final por su frialdad e incoherencia, sobrando la poesía teatral pasada de moda de Pierre Audi. Xian Zhang, desde el podio, ralentizó la tensión pasional con una dirección grandilocuente y sinfónica que padecieron los cantantes que no pudieron frasear con comodidad. Concha Buika, en una imagen promocional ABC Representar un personaje es divertido, pero hacer de ello tu carrera no es sano Concha Buika s Cantante Apenas alza la voz al hablar, pero cuando canta su voz es un caudal desbordante. Concha Buika canta hoy en el Palacio de Congresos de Madrid, y el martes en el Palau de la Música de Barcelona POR JULIO BRAVO MADRID. Concha Buika es una de las grandes revelaciones de la música española de este año, aunque lleva muchos años de camino artístico que le han dejado los pies encallecidos. Su disco Mi niña Lola grabado bajo la batuta del productor Javier Limón, ha supuesto para muchos el descubrimiento de una artista singular, poseedora de una voz volcánica y explosiva. La cantante mallorquina, de padres guineanos que se exiliaron por razones políticas, confirmará hoy la alternativa en Madrid, con un concierto en el Palacio de Congresos de la Castellana, y el martes estará en el Palau de la Música de Barcelona. En ellos contará con músicos como el percusionista Horacio el Negro, el guitarrista Niño Josele y el armonicista Antonio Serrano. el miedo de que no guste lo que hagas. Saber que sí gusta da mucha confianza. Porque lógicamente, a mí sí me gusta lo que hago. -El de hoy es un concierto muy especial para usted. ¿Siente algún tipo de temor? -No me puede dar miedo subirme a un escenario a cantar. Quizás me sentiría incómoda en otro lugar, o si tuviera que cantar en un estadio... Lo que me impresiona es que venga el público a verme. Me parece algo muy difícil conseguir que alguien se moleste en venir al teatro, sentarse, relajarse y dejarse llevar por mi música. Me maravilla. Y si se pudiera, me gustaría regalarles la entrada, porque yo me pongo en su lugar, y pienso en todas las canciones y los artistas que me han hecho mucho bien como espectadora. -Pero eso no ocurre siempre. Hay artistas a los que no les gusta lo que hacen, pero obedecen las indicaciones de otros. -Eso es porque no tienen necesidad de sí mismos, y sí necesidad de un personaje. Actuar es muy divertido, pero hacer de ello tu carrera no es sano. ¿Ha tenido que renunciar a algo para llegar adonde está? -A nada. ¿Y renunciaría a algo por prosperar dentro de la música? -No. Siempre se renuncia por ambición. Yo actúo según mi carácter y según mis circunstancias. -Da usted la sensación de ser muy anárquica. -Lo soy a la hora de componer, pero no a la hora de trabajar o de grabar. ¿No tiene usted ambiciones? -Naturalmente que sí. Me gustaría componer bandas sonoras para cine, me gustaría trabajar en el mundo del videoarte... Todo lo que haces lo haces por ti, y para la gente que lo quiera escuchar. -Presume de sentirse totalmente libre. -Cuanto más segura estás de que tu trabajo le gusta a tu manager y a tu discográfica, más libre te sientes para seguir componiendo y cantando. Yo no tengo filtros propios, la música es algo muy personal. Hay un público al que siempre le vas a gustar, pero tienes que convencer a los que van a defenderte. Por eso siempre vas con ¿Es una mujer difícil sobre el escenario? -Soy difícil porque tengo una manera de cantar especial, no respeto las melodías. Para mí la melodía no existe. Hay una nota y según la noche que sea busca unas sensaciones u otras. La música es en realidad una nota que busca calor.