Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8- 9 S 6 LOS SÁBADOS DE Raso de seda blanco y negro para este vestido de cóctel (1991) armado con ballenas y falda ahuecada con un armazón, de Karl Lagerfeld para Chanel, inspirado en Las Meninas (1656) de Velázquez Organza en este vestido de noche de Óscar de la Renta (2002) inspirado en el españolismo de Doña Tadea Arias de Enríquez anónimo del siglo XIX leñas podrá visitarse desde el próximo día 1- -se inaugura el 30- -hasta el 4 de febrero. Nunca antes, como explica Outumuro, esta influencia española había sido recopilada ni documentada. En ninguna de las fundaciones o museos dedicadas a los artistas españoles más célebres se hace mención a su colaboración con la moda, pese a que la hubo y fue notoria. En cambio, en las colecciones privadas de los diseñadores de moda más importantes figuran espléndidos trajes de profunda inspiración española o que rinden homenaje a esos artistas, inspirándose en su obra o colaborando con ellos. Esa colaboración ha dado origen a curiosos matrimonios Chanel y Picasso, Schiaparelli y Dalí, Balenciaga y Velázquez... La exposición, como ha explicado su comisario- -quien gracias a María Jesús Escribano, directora general de la SEEI, pudo hacer realidad su idea, quince años después de que naciera- es una recopilación de piezas tanto de origen popular y cotidiano como de valor artístico. Por eso se podrán ver, como lo hicieron hace un año los visitantes en Tokio, trajes inspirados en el realismo de Velázquez y Goya, en el cubismo de Picasso y Juan Gris, el surrealismo de Dalí, la abstracción de Miró y la fuerza expresiva de Barceló, poniendo acento sobre todo en la evolución de la vanguardia en el diseño, con piezas únicas de grandes modistos. Un recorrido, al fin y al cabo, conceptual y sensorial a través de la cultura española y la moda para demostrar con medio centenar de trajes y una veintena de complementos- -bolsos, sombreros, zapatos y alpargatas- -cómo ambas se realimentan y nos descubren contrastes y afinidades. Se trata, en definitiva, -enfatiza Outumuro- -de analizar el impacto de la fusión talento- cuerpo (genio y figura) desde el imaginario español hasta transformarlo en indumentaria No en vano, la historiadora de moda Lydia Kamitsis subraya có- mo España estuvo en el origen del primer fenómeno de la moda internacional, ¡en la Europa del siglo XVI! Entonces, como relata la investigadora, frente a la fluidez de las prendas que a la sazón se usaban en Francia o en Italia, las modas venidas de España- -el gran (Pasa a la página siguiente) El vestido corto de Dries Van Notten (2000) se mira en esta Peregrina del Rocío según la fotografía de Cristina García Rodero (1979)