Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 25- -11- -2006 El escándalo por el envenenamiento del ex espía ensombrece la cumbre Rusia- UE 35 Un policía negro mata a un ultra francés cuando se defendía de su ataque racista El agente disparó al verse acorralado por alborotadores del PSG que vitorearon a Le Pen JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Una de las más espantosas tragedias de la historia del fútbol francés ha dejado al descubierto la proliferación de la gangrena racista, con derramamiento de sangre, vandalismo criminal, histeria xenófoba, cuando el líder de la extrema derecha, Jean- Marie Le Pen, se cotiza al 17 por ciento de las intenciones de voto: un capital electoral que le pudiera permitir eliminar a Ségolène Royal o a Nicolas Sarkozy en la primera vuelta de las próximas elecciones presidenciales. Al final de un desastroso partido de fútbol que terminó con la humillante derrota por 4- 2 del Paris Saint- Germain a pies del Hapoël de Tel Aviv, en campo israelí, doscientos hinchas del equipo francés, miembros de una banda de extrema derecha, los Boulogne Boys (en nombre de la ciudad residencial de la periferia más próxima) conocidos por su salvajismo racista, se tiraron a la calle armados de estacas y profirieron insultos racistas contra el equipo y la afición de Isra, con resultados dramáticos: uno de los alborotadores murió y otro resultó herido por los disparos de un policía. La historia fue como sigue. Un grupo de jóvenes fue acorralado con amenazantes gritos como: ¡Hijos de puta judíos! ¡Sucios judíos de mierda! ¡Muerte, muerte a los judíos! Un policía de paisano, francés, negro, originario de las Antillas, Antoine Granomont, salió en defensa de los insultados. El policía, que vestía de paisano, vigilaba los autobuses de las fuerzas de seguridad. Los energúmenos lo rodearon con gritos y patadas: ¡Negro de mierda! ¡Hijo de puta negro! El agente intentó huir mientras protegía al más joven de los israelíes, Yanniv Hazout. Varias decenas de vándalos lo rodearon y lo amenazaron. El policía comenzó a gritar ¡Policía, policía! En vano. Se vio obligado a sacar su pistola y disparó. Víctimas de las balas, uno de los energúmenos murió y otro resultó herido. La noticia y primeras imágenes incendiaron automáticamente las primeras páginas de los programas audiovisuales: La Policía tuvo que intervenir en el PSG- Hapoël por el choque entre las aficiones francesa e israelí ¡Un policía negro mata a un hincha racista! Una bomba. Los sindicatos de Policía salieron inmediatamente en defensa del colega arrestado, a la espera de una investigación y un posible proceso. Un portavoz oficial de UNSA, el primer sindicato policial, comentaba: Nuestro colega fue víctima de una emboscada de una banda de salvajes excitados y racistas, que atacaron cobardemente a un policía, que se vio forzado a defenderse Frédéric Lagache, secretario general del sindicato Alliance, afirmaba: Si Antoine Granomont no hubiese disparado, lo hubiesen linchado. Esa gente son bestias racistas AP AFP Vuelve el rambo de la matanza de Milltown ABC El lealista paramilitar Michael Stone, que ayer sembró el pánico en la Asamblea del Ulster, es tristemente célebre por ser el autor material de la matan za de Milltown, en 1998, cuando atacó con granadas y pistolas a la muchedumbre que asistía al entierro de tres militantes del IRA (Ejército Republicano Irlandés) Aunque no logró su objetivo de asesinar al líder del Sinn Fein, Gerry Adams, el entonces apelado el rambo unionista sí acabó con la vida de otro terrorista del IRA y de dos personas más, e hirió a 60, antes de que le arrestaran. Condenado a cadena perpetua por estos tres crímenes y otros tres luego confesados, salió de la cárcel en 2000 beneficiado por los acuerdos de Viernes Santo en Stormont. Hasta ayer no había vuelto a protagonizar ningún incidente. Sarkozy reta a Alliot- Marie y a Villepin a unas primarias EP PARÍS. El ministro del Interior, Nicolas Sarkozy, favorito para alzarse con la candidatura de la centro- derecha a las elecciones presidenciales, invitó a otros dirigentes conservadores, como el primer ministro, Dominique de Villepin, o la titular de Defensa, Michel Alliot- Marie, a presentarse a las primarias si tienen algo que decir Sarkozy ha aceptado prolongar el periodo de declaración de candidaturas hasta el 31 de diciembre, como le pedían sus dos rivales por el liderazgo del centro- derecha, afines al presidente Chirac. Alliot- Marie respondió a la invitación de Sarkozy que meditará hasta el final si se presenta contra el titular de Interior por la investidura como candidata UMP. Según un sondeo reciente, el ministro del Interior cuenta con el apoyo del 77 de los militantes de la UMP, AlliotMarie con el 17 y Villepin con un exiguo 6 sus campañas políticas, ultrapopulistas, siempre en el umbral del racismo, coqueteando con la xenofobia revisionista, han sido el caldo de cultivo donde ha florecido un extremismo irracional y violento. Fuerte ascenso de Le Pen Según los últimos sondeos, Le Pen cuenta con un 17 por ciento de intención de voto en las elecciones presidenciales. Se trata de un capital potencial ligeramente inferior al que tenía el invierno del 2001, en vísperas de la campaña del 2002, cuando el líder de la extrema derecha eliminó a Lionel Jospin, candidato de la izquierda socialista. Pero está creciendo y nadie duda de que tiene posibilidades de eliminar a Ségolène Royal, candidata socialista, o Nicolas Sarkozy, previsible candidato conservador, en las presidenciales de la próxima primavera. El Frente Nacional (FN) es hoy el partido mayoritario de los obreros franceses. La extrema derecha federa el voto de una Francia conservadora que tiene muchos rostros dramáticos. Votan a la extrema derecha los obreros que antes apoyaban a los comunistas. Y los extremistas racistas que coquetean con la violencia. Las elites de izquierda y derecha moderadas no siempre comprenden con claridad la gravedad insondable de la crisis en curso. Una tragedia Nicolas Sarkozy, ministro del Interior, calificaba el hecho de tragedia y ratificaba las primeras versiones no oficiales de la Policía al asegurar que uno de los agresores le había atacado con patadas en el bajo vientre A nadie se le oculta la dimensión política de la tragedia. La banda de los Boulogne Boys es conocida por su extremismo político. Durante el partido y poco antes del estallido de los incidentes, el mismo grupo gritaba ¡Le Pen presidente, Le Pen presidente! Jean Marie Le Pen no tiene nada que ver personalmente con los Boulogne Boys pero