Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 VIERNES 24- -11- -2006 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo sin deteriorarle el resto de sus órganos. Si no llegaba un corazón Javier se moría. Antes de tirar la toalla el equipo de Cirugía Cardiovascular Infantil planteó lo que podría ser el último cartucho: la colocación de un sofisticado corazón artificial utilizado desde hace años en algunos centros especializados de Estados Unidos, Alemania y Francia. En España estaba aún en una fase incipiente de implantación. Conseguirlo tampoco fue fácil. Con la ayuda de su empresa, el padre de Javier contactó con los médicos del Deutsches Herzzentrum un hospital de Berlín con la mayor experiencia mundial en la utilización de este sistema. Diez días después el nuevo corazón artificial y dos cirujanos del hospital berlinés llegaban a Madrid para intervenir al pequeño, gracias al coraje de un padre y a la colaboración entre médicos españoles y alemanes. Primer caso infantil El pequeño aún permanece ingresado en la UCI de La Paz, conectado al ingenio que le ha permitido seguir con vida ABC Un niño de 5 años salva su vida con un corazón artificial único en España La Paz utiliza, por primera vez, un dispositivo de asistencia ventricular en un paciente infantil s El sistema podría recuperar el corazón sin trasplante NURIA RAMÍREZ DE CASTRO MADRID. Esta es la historia de un niño sano de cinco años y medio que desde finales de septiembre lucha por mantenerse con vida. Al final del verano, a Javier (un nombre ficticio porque sus padres prefieren conservar su anonimato) le empezó a doler el oído. Su pediatra le recetó fármacos para combatir una posible otitis, después la infección de oído se convirtió en un virus gastrointestinal y esa gastroenteritis terminó en una neumonía con derrame pleural que le llevó hasta la unidad de cuidados intensivos de un hospital. Esa fue la última llamada de atención de un corazón enfermo. A Javier le diagnosticaron una miocardiopatía dilatada, una enfermedad del músculo cardiaco que debilita progresivamente las cavidades del corazón y reduce su capacidad para bombear sangre al resto del organismo. Su corazón de cinco años era más grande que el de un adulto y sólo funcionaba al 10 de su capacidad. Nadie podía explicar el origen de esta enfermedad tan agresiva. Detalle del corazón artificial implantado El equipo de La Paz recurrió a una máquina llamada ECMO, que le mantendría con vida en espera de su nuevo corazón. Conectado al paciente, este dispositivo realiza las funciones del corazón y el pulmón, una solución temporal que actúa como un puente hasta la llegada de un órgano compatible. Tampoco funcionó y aunque lo hubiera hecho el dispositivo ECMO sólo podría darle entre 3 y 4 semanas más de vida extra ABC Situación crítica Con este diagnóstico fatal ingresó a principios de octubre en el Hospital La Paz de Madrid en estado crítico. Su única opción era un trasplante de corazón, una intervención que tiene tres meses de espera media. Pero a Javier no le quedaba tiempo. Su estado empeoraba por momentos. Sufrió una parada cardiaca, y después un trombo se empeñó en agravar una situación que ya era desesperada. Médicos alemanes colaboraron con los cirujanos españoles en la implantación El dispositivo ha permitido descansar al corazón dañado, que podría reanimarse solo La intervención para implantar este dispositivo que mantiene con vida a Javier se realizó el pasado 28 de octubre. Durante doce horas, más de 25 profesionales del hospital madrileño, además de dos médicos alemanes, implantaron el sistema de asistencia ventricular mecánica con corazón externo pulsátil. Es el primer paciente infantil que se trata en España con este tipo de corazón artificial. El complejo sistema cuenta con un dispositivo que se conecta directamente al corazón enfermo. A su vez, éste queda conectado a una máquina exterior y es regulado por ordenador portátil. Su trabajo consiste en ayudar a bombear al corazón dañado. Por un lado, ayuda al ventrículo izquierdo a impulsar la sangre hacia la aorta, y desde el ventrículo derecho a bombear la sangre hacia los pulmones. Desde su implantación, Javier ha empezado a mejorar. Tras la cirugía, tuvo momentos malos con taquicardias, fiebre... Aún permanece en la UCI, pero ya no está intubado, empieza a ganar peso y puede sentarse. Su función cardiaca ha pasado de un 10 al 23 y, por primera vez en dos meses, la sonrisa ha vuelto al rostro de sus padres. Si no hay complicaciones, el nuevo corazón artificial que ha estrenado Javier podrá acompañarle durante un año. En Alemania han llegado a mantenerlo hasta 420 días en uno de sus pacientes, frente a las 3- 4 semanas que nos permi-