Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES 24 s 11 s 2006 ABC Rafael L. Bardají El atentado más sangriento en Irak tras la guerra deja al menos 160 muertos Tres coches bomba y dos disparos de mortero causaron la masacre entre la población chií s El Gobierno decreta el toque de queda hasta nueva orden ABC BAGDAD. Un total de 160 personas murieron y otras 236 resultaron heridas en el ataque que perpetró ayer con tres coches bomba y dos disparos de mortero, un grupo de milicianos suníes en el barrio Ciudad Sadr de Bagdad. El atentado de ayer es probablemente el peor que se ha registrado en Irak desde el comienzo de la guerra. Poco después de la tres de la tarde (hora local iraquí) tres coches bomba conducidos por pilotos suicidas estallaban en intervalos de 15 minutos, en los mercados de Jamila, Al Hay y la plaza Al Shaidein de la barriada chií de Bagdad. Al mismo tiempo, los disparos de mortero alcanzaban las plazas Al Shahidein y Mudhaffar. El coronel Hassan Chalub, portavoz de la Policía iraquí, confirmó en un principio la elevada cifra de muertos y heridos dejada por el atentado, que destruyó también tiendas, autobuses y coches. Chalub confirmó también que otros dos coches que se encontraban estacionados estallaron en el puente de Ciudad Sadr, junto a la oficina principal de las que utiliza Muqtada Al Sadr, respectivamente. Además, un sexto coche bomba fue detectado y detonado de manera controlada por la Policía. Las fuertes explosiones dejaron las calles llenas de un denso humo negro y cubiertas por cadáveres quemados y sangre mientras los residentes y los milicianos chiíes salieron a la calle gritando consignas contra los suníes y disparando al aire. Sadr City es un barrio bastión del Ejército del Mahdi, milicia fiel al clérigo chií radical Muqtada al Sadr. PODER Y DEBILIDAD C uando alguien ve a un caballo fuerte y a uno débil, elige naturalmente al fuerte No lo digo yo, lo dice Osama bin Laden en una entrevista concedida a finales de los noventa a una televisión occidental. Lo mismo que decían, con otra palabras, los suicidas de Leganés que cometieron la masacre del 11- M. Su inspiración para la masacre del 11- M eran la retirada franco- americana del Líbano en 1983 y la salida norteamericana de Somalia diez años más tarde, ambas consecuencias de atentados y unos pocos muertos. Bin Laden también creía que América se rendiría a sus pies tras el 11- S. Si había vencido al poderoso imperio soviético en Afganistán con la ayuda de Alá, no podía pensar lo contrario. Nada de extrañar, por tanto, que el sucesor de Al Zarqaui en Irak, diga que la victoria demócrata en las pasadas elecciones al Congreso en Estados Unidos es un signo más de la debilidad occidental y un paso adelante hacia su victoria total. Es más que probable que se equivoque. Pocos en Washington quieren ver a su país humillado como en Vietnam. Yo se lo pregunté hace días a miembros del Iraq Study Group. ¿Cómo quieren ustedes que se recuerde aquí esta guerra? ¿con un monumento como el de Vietnam, sombrío y cargado de arrepentimiento, o como el recientemente inaugurado sobre la II Guerra Mundial, grandioso en dimensiones y orgullo? Nadie quiere la derrota de América. Y, sin embargo, eso es lo que ven los yihadistas en el actual debate sobre las opciones en Irak. Cuanto más se habla de salir, más contentos están. Si el CNI hiciera bien su trabajo y el Gobierno le hiciera algo de caso, José Luis Rodríguez Zapatero también sabría que su propuesta de Alianza de Civilizaciones está siendo rechazada por los islamistas radicales. Sólo ven una civilización posible, la suya, y de diálogo nada con infieles y apóstatas. Y aún menos con cobardes a los que sólo cabe atemorizar aún más. La debilidad, como dijo Rumsfeld, incita a la agresión. Y cada vez nos ven más débiles. Espiral de matanzas Agosto de 2003. Un coche bomba deja un saldo de 83 muertos en Najaf, incluido el dirigente chií Mohámed Baqer al- Hakim Febrero de 2004. Mueren 117 personas al inmolarse dos terroristas suicidas en Arbil Marzo de 2004. Un total de 171 personas mueren víctimas de sendos ataques en las ciudades de Bagdad y Kerbala Febrero de 2005. Un coche bomba conducido por un suicida mata a 125 personas en Hilla Julio de 2005. Un suicida a bordo de un camión de combustible estalla y deja un total de 98 muertos en Kerbala Septiembre de 2005. Un suicida mata a 114 personas en un distrito chií de Bagdad Enero de 2006. Dos terroristas suicidas se autoinmolan y matan a más de 120 personas en dos atentados en Kerbala y Ramadi Dos hombres lloran ante su hermano, muerto en un tiroteo suní de Abu Hanifa, que dejaron un muerto y siete heridos. Tras el ataque, el Ejército del Mahdi desplegó a sus hombres, que instalaron puestos de control para cortar la carretera y mantener a los extraños fuera de la zona El Gobierno impuso el toque de queda en Bagdad hasta nueva orden durante el que personas y vehículos deberán permanecer fuera de las calles. REUTERS Calma y contención Horas después, los principales responsables del Gobierno mantuvieron una reunión de emergencia en la residencia del líder chií Abdulaziz al Hakim, a la que asistieron el presidente iraquí, Jalal Talabani (kurdo) el vicepresidente suní, Tariq al Hashimi, y el embajador estadounidense, Zalmay Jalilzad, según indicó un ayudante de Al Hakim. Los tres responsables iraquíes aparecieron posteriormente en la televisión. Al Hashimi leyó una declaración en la que llamaron a la población a la calma y a la contención. El OIEA niega a Irán ayuda técnica para construir una planta nuclear ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Que la comunidad internacional no se fía de las intenciones nucleares de Irán volvió ayer a quedar bien claro. La Junta de Gobernadores del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) reunida ayer en Viena, acordó denegar una petición de Teherán para recibir asistencia técnica en la construcción de una planta de agua pesada. Aunque Irán asegura que en la instalación se producirán isótopos radioactivos con usos medicinales, el hecho de que este tipo de instalaciones generen plutonio utilizable en armas atómicas, movilizó a Estados Unidos y la Unión Europea para paralizar la ayuda. Rl delegado iraní ante el OIEA, Ali Asghar Soltanieh, aseguró que el proyecto seguirá adelante e insistió en el carácter pacífico del programa atómico iraní. Enfrentamientos En otro punto del norte de Irak, 30 suníes armados con pistolas y morteros atacaron un edificio del Ministerio de Sanidad. Después de tres horas de enfrentamientos, durante las que intervinieron soldados iraquíes y helicópteros militares estadounidenses, los atacantes fueron expulsados. Los chiíes no tardaron en reaccionar y dispararon inmediatamente diez proyectiles de mortero contra la mezquita A este respecto, el director general de este organismo de la ONU, Mohamed El Baradei, aseguró que se ha llegado a un estado de punto muerto en la tarea de verificar si el programa atómico iraní tiene o no intenciones militares. Para lograrlo, El Baradei indicó que las autoridades de Teherán han de ofrecer más cooperación y transparencia. Por eso, el director del OIEA calificó como pasos en la dirección correcta el anuncio hecho por Teherán de que permitirá a los inspectores tomar más muestras ambientales y facilitará nueva información sobre su planta de enriquecimiento de uranio en Natanz.