Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24- -11- -2006 El veto polaco bloquea el acuerdo de la UE y Rusia sobre el suministro de energía Vladímir Putin 31 Un clamor contra Siria Cientos de miles de libaneses despidieron ayer en Beirut a Pierre Gemayel con un grito unánime de rechazo a la oposición prosiria POR L. LÓPEZ CARO BEIRUT. Sólo las campanas de la catedral maronita de San Jorge sonaban ayer a duelo, entre el estruendo de gritos políticos que convirtieron la Plaza de los Mártires de Beirut en una inconmensurable manifestación ciudadana en contra de la oposición libanesa aliada de Siria, contra el ausente presidente Emile Lahoud y a favor del tribunal internacional que deberá juzgar la muerte de cinco personalidades contrarias a Damasco en Beirut. La primera, el ex primer ministro Rafik Hariri. La última, el ministro de Industria Pierre Gemayel, cuyo ataúd cubierto por la bandera de las Falanges Libanesas desfiló ayer por la capital sin especiales muestras de dolor desgarrado, sino más bien entre la extraordinaria demostración de fuerza de cientos de miles de sus partidarios, que eligieron la contención y le despidieron como a un héroe a la voz de Pierre está vivo entre nosotros por momentos inaudible entre los aplausos. La Plaza de los Mártires, también llamada de la Intifada de la Independencia, vibró durante horas batiendo mares de enseñas libanesas antes de la llegada de los restos mortales del líder cristiano. Y de los dos guardaespaldas que perdieron la vida en el mismo atentado. Ambiente de mítin, a ratos de fiesta, al son de una megafonía por la que insistentemente ru- Amin Gemayel llora por su hijo asesinado, junto a Saad Hariri (derecha) y Samir Geagea gían himnos de la época de la guerra civil y la proclama de cristianos y musulmanes unidos hasta la eternidad por el Líbano acuñada tras el asesinato en diciembre de 2005 del diputado y periodista Yibran Tueni. También reconocido opositor a Damasco. Gemayel encarnaba la esperanza, han querido provocar el caos entre los libaneses, pero no lo lograrán indicaba Zeina Wanuil, llegada desde Trípoli para asistir a las exequias. Pancartas de somos rehenes de Israel, de Siria y de Irán Siria quiere matar el régimen. Ya es suficiente y los retratos pisoteados por el suelo del presidente sirio Bashar Al Assad, reflejaban por sí mismos los odios latentes. Y particularmente, el rechazo a Emile Lahoud, el presidente que excusó su ausencia para evitar poner en aprieto a algunos decía, el que se niega a la corte internacional auspiciada por la ONU y Estados Unidos para juzgar los crímenes en el Líbano, y al que la calle condenó ayer con letreros de Lahoud, te esperamos pronto en los tribunales REUTERS Tintes de venganza Pero donde la demostración pacífica cobró otros tintes, de venganza y de desesperación, fue a la puerta de la catedral. En una calle blindada por la Policía y los francotiradores, aledaña a la Plaza de los Mártires. Autoridades e invitados a la ceremonia religiosa tuvieron que ser separados por las fuerzas de seguridad cuando en varias ocasiones se enredaron a golpes de tanto abrirse paso a codazos, abrumados por el gentío que bramaba abucheos con- EPA aumentado las medidas de seguridad a la hora de desarrollar su misión aunque no ha percibido ningún incremento de tensión en su zona de responsabilidad, según informaron a Europa Press fuentes del destacamento español. ABC. es Funeral de Gemayel en imágenes: http: especiales. abc. es galerias 2006- asesinato- mini stro- libano pages asesinato- ministro- libano- 09. htm Somos rehenes de Israel, de Siria y de Irán se leía en una pancarta desplegada en las exequias tra los diputados de los grupos de la oposición cercanos a Damasco- -Nader Surcar, antiguo miembro del Kataeb de los Gemayel y hoy en Hizbolá, Ali Hassan Jalil y Ali Bassyl, de Amal- -o aplausos para los responsables de las Fuerzas del 14 de marzo La coalición contraria a Siria de suníes, drusos y cristianos. Walid Yumblatt, el líder druso, Nabi Berri, jefe de la mayoría antisiria, el primer ministro Fouad Siniora y el cristiano al frente de las Fuerzas Libanesas, Samir Geagea, desataron el entusiasmo. El patriarca maronita, Nasralá Sfeir, hizo ayer la excepción de abandonar su sede en las montañas para oficiar la ceremonia, tras la que se leyó un mensaje del Papa, Benedicto XVI, que tachaba el asesinato de Gemayel de acto incalificable Fue antes de que el cuerpo del ministro de Industria saliera arropado de sus familiares rumbo de su localidad natal, Bikfaya, para recibir cristiana sepultura.