Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
26 ESPAÑA El combate contra la mafia VIERNES 24 s 11 s 2006 ABC El número 1 de la mafia rusa, encarcelado en Madrid, ordenó a su red diseñar un plan de fuga Los nueve detenidos en la segunda fase de la operación Avispa formaban un grupo creado ad hoc para liberar al capo s Ofrecían 60.000 euros a funcionarios de prisiones para sacar a Zakhar Kalashov del módulo de aislamiento de Soto del Real CRUZ MORCILLO PABLO MUÑOZ MADRID. Los nueve detenidos en la segunda fase de la operación Avispa formaban una red ad hoc creada por el número 1 de la mafia rusa, Zakhar Kalashov- -encarcelado desde el pasado mes de junio en España tras ser detenido en mayo en Dubai- y que tenía una orden tajante: conseguir cuanto antes su liberación. Su segunda misión era ocultar y realizar cambios fraudulentos de propiedades y sociedades intervenidas en la primera fase de investigación que incriminaban directamente a este individuo. Para lograr ambos objetivos disponían de todo el dinero que consideraran necesario y que podían utilizar tanto en sufragar los enormes gastos de su defensa como en sobornos de funcionarios para aliviar su situación carcelaria y obviamente también para preparar un plan de fuga en el caso de que no se lograra sacar de prisión al capo por otros medios. Igualmente sufragaban los gastos de las visitas a nuestro país que hacían los familiares. Las fuentes consultadas por ABC destacan que por primera vez hemos comprobado que un jefe mafioso tiene tal importancia para la organización que ésta decide montar una red con el único objetivo de liberarle. Algo así sólo lo puede ordenar un tipo como Zakhar Kalashov que es, según todas las policías de los países del Este, el auténtico número 1 de lo que se ha venido en llamar mafia rusa. Ninguno de los detenidos en la primera fase de la operación, a pesar de ser criminales de primer nivel, tenía esa capacidad Una estrategia nueva en la lucha contra la mafia Si después de la investigación los jueces condenan a esta gente se habrá dado un salto cualitativo en la lucha contra la criminalidad organizada aseguran fuentes de la investigación, que valoran no sólo las detenciones de los capos rusos sino, sobre todo, que la nueva estrategia contra la mafia ha dado unos resultados difíciles de prever al comienzo del trabajo policial. Esta forma de atacar a las organizaciones mafiosas comenzó a gestarse hace unos tres años, cuando el entonces comisario jefe de la Udyco Central, Miguel García Izquierdo, respaldó e impulsó las líneas de trabajo propuestas por la Brigada Central de Crimen Organizado. Los resultados son evidentes. Arraigo Según ha podido saber ABC, lo primero que intentó la red ahora desmantelada fue conseguir que el juez concediera la libertad condicional a Kalashov. Para ello, incluso alquilaron un chalé en Marbella donde se ha instalado su familia, con el objetivo de aparentar que si era excarcelado no huiría al vivir aquí sus seres queridos; es decir, un señuelo para intentar demostrar arraigo en nuestro país. Ante los nulos resultados de esta primera iniciativa, los ahora detenidos habían pasado a una segunda fase que consistía en pagar a funcionarios de prisiones para conseguir el traslado del capo desde el módulo de aislamiento de Soto del Real, en el que permanece desde junio, hasta otro ordinario. Para lograrlo ofrecían 60.000 euros, por lo que se investiga si si algún trabajador de la prisión aceptó el trato. La llegada a un módulo ordinario serviría en primer término al jefe mafioso para mejorar sus condiciones de vida y en segundo para hacerse con una especie de guardia pretoriana al servicio de sus intereses dentro del recinto penitenciario. En el mundo de la gran delincuencia todos conocen a Kalashov y podría haber movido muchos hilos a su antojo señalan las citadas fuentes. La última fase del plan, si es que finalmente no se lograba por las buenas una excarcelación, era preparar un plan de fuga, algo que resultaba mucho más sencillo desde un módulo normal de la cárcel. La red de financiación al