Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 s 11 s 2006 ESPAÑA 19 El Gobierno acepta que la mención de la OTAN a las Civilizaciones no sea pública M. ERICE L. AYLLÓN MADRID. El Gobierno reconoció ayer que su iniciativa compartida con Turquía de que la cumbre de la OTAN de Riga (Letonia) -28 y 29 de noviembre- -recoja una mención expresa al proyecto de Alianza de Civilizaciones de Zapatero, se encuentra en plena negociación Como adelantó ayer ABC, tras el reciente encuentro en Turquía en el que se aprobó un documento para dotar de contenido a la nueva Alianza, la aspiración del Ejecutivo español es que sea la Atlántica la que comprometa su apoyo y mencione entre sus conclusiones que acoge dicho texto con satisfacción Fuentes diplomáticas cercanas a los preparativos de la cumbre de la OTAN reconocieron ayer que en el seno de la Alianza Atlántica no hay un especial entusiasmo, por lo que añadieron que las negociaciones apuntan ya a un objetivo algo menor: que la mención se recoja en los documentos llamados no públicos aquellos que aunque forman parte de las conclusiones de las cumbres de la OTAN no son dadas a conocer. En concreto, las últimas conversaciones se centran en que sea el apartado relativo a la lucha contra el terrorismo el que incluya la referencia, que se vincularía con la colaboración con los países de Oriente Próximo y Medio, así como del Mediterráneo. Las fuentes del Palacio de la Moncloa consultadas fueron más lejos al considerar que no debería haber problemas para que al menos haya alguna mención, a pesar de que, como avanzó ayer este periódico, se habían producido serias reticencias en los países bálticos y en Polonia. Montilla evita en su investidura puntos de conflicto con ERC e ICV I. ANGUERA A. MARÍN BARCELONA. El líder del PSC y candidato a la presidencia de la Generalitat, José Montilla, dio por cerrada la etapa de la reivindicación nacionalista en Cataluña y abogó por abrir una nueva etapa centrada en la Cataluña social En la primera sesión del debate de investidura, Montilla presentó un programa de gobierno que no concreta soluciones sobre ninguno de los puntos de conflicto que separan al PSC de ERC e ICV y anunció su voluntad de alcanzar la autoridad moral en el ejercicio de la presidencia catalana y renegó de los liderazgos mesiánicos asociados al nacionalismo catalán. Además, optó por hacer de la necesidad virtud y reconoció carencias como la falta de oratoria o su mal catalán, pero a cambio se comprometió a ser el primer trabajador por una Cataluña que definió como una nación, consciente de su identidad política, de su pluralidad interna y de su interdependencia en el marco español y europeo der, pero también sabiendo que los problemas no se solucionan con intransigencia y prisas En cuanto al programa de gobierno, Montilla fijó como prioridad absoluta las políticas sociales, pero también se comprometió con asignaturas pendientes del anterior tripartito, como la Ley electoral. Los tres partidos- -PSC, ERC e ICV- -que votarán hoy a favor de la investidura de Montilla destacaron ayer el contenido social del discurso del candidato socialista a la presidencia de la Generalitat; mientras que la oposición- -CiU y PP- -criticó la falta de ambición y de concreción en fijar las prioridades del país. Respuesta a CiU En respuesta a las críticas de CiU por la reedición del tripartito en contra de su victoria electoral, Montilla defendió que esta mayoría es tan legítima como cualquier otra pero también tendió puentes a CiU, al insistir reiteradamente en la voluntad de diálogo que impregnará su mandato. Respecto al Estatuto, el candidato socialista señaló que la reforma estatutaria cierra la etapa de las reivindicaciones indentitarias porque ahora lo que toca es desplegar la nueva norma. En otras etapas era importante el reconocimiento, en los próximos años debemos centrarnos en aprovechar las herramientas que nos hemos ganado a pulso Un Estatuto que es también la forma de decir qué España queremos y que cambia la relación con Cataluña, sin ce- PP: Empanada de alianzas Preguntado por la iniciativa del Gobierno, el secretario de Política Internacional del PP, Jorge Moragas, tildó la pretensión de empanada de alianzas ya que al introducir con calzador la Alianza de Civilizaciones lo que hacen es equivocar las prioridades y eludir los compromisos en referencia a una mayor presencia en Afganistán. Para Moragas, el Ejecutivo de Zapatero ha vuelto a hacer el ridículo al no consultar previamente con los aliados de España, lo cual, a su juicio, lo único que puede provocar son divisiones en el seno de la Alianza Atlántica