Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 24 s 11 s 2006 ESPAÑA 15 El número dos de Aguirre reconoce la inoportunidad de la biografía autorizada Rajoy rebaja la polémica a categoría de prosaica aunque en Génova hay malestar por la extemporaneidad del libro C. DE LA HOZ MADRID. El contenido de la biografía autorizada de Esperanza Aguirre en la que arremete contra su compañero de filas Alberto Ruiz- Gallardón continuó ayer suscitando todo tipo de comentarios entre distintos dirigentes del PP, pero también del PSOE, que se han aferrado gustosos a los argumentos que, como arma arrojadiza, contiene el libro. Lo más destacado, sin duda, fueron las palabras del líder del PP, Mariano Rajoy, quien en una entrevista a RNE rebajó a la categoría de prosaica la polémica suscitada. Explicó que en los últimos días se había dedicado a cosas más importantes y menos prosaicas y todo lo demás son cosas que pasan, accidentes inevitables que se producen dando por bueno todo lo que se dice en el libro. Pero lo cierto es que la biografía autorizada ha provocado, además de gran incomodidad al líder del PP, bastante estupefacción en las filas populares, no tanto por el contenido del mismo, conocidos los episodios desde hace tiempo, sino por su extemporaneidad, a apenas seis meses de las elecciones locales y autonómicas. El propio número dos de Esperanza Aguirre en el Gobierno de Madrid, Ignacio González, señaló ayer que la oportunidad o la inoportunidad de sacar en estos momentos a la venta el libro la decide la editorial (La esfera de los libros) en función de su propia estrategia aunque a continuación matizó que si él pudiera tener alguna decisión, a lo mejor no lo habría publicado ahora Lo cierto es que en el entorno de Gallardón no disimulan su malestar, por lo que parecen descartados gestos de reconciliación entre ambos a pesar de que hoy mismo, comparten acto de inauguración en la línea 5 del metro. Esperan que, a diferencia de otras ocasiones, esta vez la situación le pase factura a Esperanza. Un gesto de acercamiento sería entendido como cinismo Rajoy se ha puesto en contacto, al menos, con Gallardón, con el que mantiene contacto casi diario, para intentar atemperar un enfrentamiento que no beneficia a nadie, a ella tampoco señalan fuentes de la dirección de Génova. El presidente del PP es consciente de los difíciles equilibrios que tiene que hacer y su mediación ha sido fundamental en muchas ocasiones, como cuando, a la vuelta de vacaciones, se reunió con ellos tras publicarse una entrevista de Gallardón en Vogue en la que cuestionaba el centrismo de Aguirre y le recordaba que perdió la mayoría absoluta en las elecciones de mayo de 2003, antes del tamayazo Una agenda es una agenda Ni siquiera en su época de portavoz del Gobierno, Rajoy dio una muestra de tanto caracoleo dialéctico para eludir una pregunta que se le antoja incómoda. Ayer, en RNE se le interrogó sobre si intervendrá en el acto de presentación de la biografía de Aguirre el próximo martes, tal y como tenía previsto y, de momento, parece que mantiene. La respuesta fue la siguiente: Tengo una agenda que mientras siga siendo la agenda es la agenda, y cuando deje de serlo, lo es Laconismo Precisamente el tamayazo provocó ayer el segundo comentario del alcalde de Madrid, que negó, de forma lacónica, pero rotunda, conocer que Tamayo y Sáez iban a dejar en la estacada a Rafael Simancas. Ni eso ni nada y eso no fueron las dos respuestas que ofreció a insistencia de los informadores durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del gobierno municipal. Simancas y Ruth Porta exigieron ayer a Gallardón que aclare qué vinculos tenía con ambos. Gallardón, ayer en El Rastrillo, pasa junto a un cuadro de Aguirre ÁNGEL DE ANTONIO