Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 24 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM DERECHAS E IZQUIERDAS XISTE una línea fronteriza que marca las distancias esenciales entre las derechas y las izquierdas. Es una línea evolutiva y muy distinta para establecer las comparaciones según sean las rentas culturales y económicas de cada escenario político. Aquí y ahora esa línea, felizmente, es muy fina y, aceptado por todos el Estado de bienestar se especializa en emociones. En la izquierda tradicional, por ejemplo, la envidia sigue siendo un factor de afianzamiento social y, en ocasiones, un estímulo que conduce a la mejoría material y espiritual de las personas. En la derecha, por seguir con el ejemplo, no hay enM. MARTÍN vidia. Nadie quiere haFERRAND cer lo que hacen los otros y, en consecuencia, ocupar su puesto en el escenario nacional. La gran pretensión de la derecha es que el otro no exista o, si existe, despachurrarle sin piedad. La izquierda así clasificada se limita al desprecio e ignorancia de la derecha. Se siente poseedora de la verdad, no duda y ejecuta- -cuando es capaz de hacerlo- -con la energía de quien está convencido de una causa y un destino. Las derechas se enriquecen con la observación de los demás y la autocrítica. De ahí que suele mostrarse dividida frente al monolitismo, táctico cuando no esencial, de las izquierdas. Quizá por eso quienes no estamos tocados por la gracia de Carlos Marx ni llevamos en nuestros devocionarios laicos estampitas de Stalin, Lenin o Castro, tendemos a ser más críticos, por exigencia intelectual, con los próximos que con los distantes. Podemos dar por hecho que los supuestos de, digamos, IU no se acercan a los propios. La cercanía dispara la sensibilidad. A los esperpénticos y contumaces ataques que, en comandita, dirigen contra Mariano Rajoy la Cope, El Mundo Ángel Acebes y Eduardo Zaplana hay que añadir ahora, aunque sólo sea por su titular- La presidenta -la biografía autorizada que promueve Esperanza Aguirre y que, de paso y por si acaso, menosprecia a Alberto Ruiz- Gallardón. De no ser por la responsabilidad episcopal en una parte de este peligroso juego, estaríamos ante uno de los espectáculos más típicos que, desde la Restauración, viene ofreciendo eso que llamamos derecha, presume de centro y al final confía en la teta del Estado como un bolchevique. Del mismo modo que a nuestras izquierdas le sobran miserias, a nuestra derecha le falta grandeza. Caducado el tiempo de los grandes maestros- -los líderes son otra cosa- estamos sumidos en una suerte de indigencia intelectual y moral que propicia el fenómeno tumoral de los nacionalismos y el distanciamiento participativo de las mayorías, al tiempo que cuaja una resignación petrificante. La dinámica social se nos vuelve estática y, aun asumiendo la izquierda y la derecha según la postura del espectador, aquí no hay más meta que emprender un viaje, figurado o real, que nos lleve muy lejos. Esto es una narcosala con kilométrico. ÍDOLOS DE LA CUEVA AGUAFIESTAS ban mayoritariamente, todavía estaban a una quinceEGURAMENTE ninguno de ustedes se haya dana lejos. Daba tiempo. Y los turrones, el cordero, el besudo cuenta todavía (y, probablemente, tampoco lo go y el pavo bastaba con reservarlos con un par de días noten mañana) pero hoy y el sábado se celebra de antelación. en la parte más rica del planeta el llamado día sin Pero, ay, la Navidad hace tiempo que está globalizacompras La idea y el lema se los inventó en 1993 un tal da. Lo raro es que aún no la llamemos Christmas Ted Dave, dibujante de cómics de Vancouver, y fueron- ¿acaso no celebramos Halloween? De manera que rápidamente adoptados por activistas de uno y otro lanuestro tsunami consumista a ritmo de villancico endo del Atlántico (norte) En Estados Unidos, el día sin latado se prolonga durante seis tremendas, incompra- -Buy Nothing Day- -es por definición terminables semanas en las que la paz y el el siguiente al Thanksgiving Day que, a su vez, amor y los buenos sentimientos evangélicos se tiene lugar el último jueves de noviembre: ayer. integran perfectamente en la estrategia coEse viernes- -hoy- -es conocido como Black mercial de las franquicias más o menos transFriday y es también, tradicionalmente, cuando nacionales. se produce el disparo de salida de las compras Empieza de nuevo nuestra versión castiza navideñas y, por cierto, cuando se registra uno de aquel potlatch primitivo que (quizás exagede los mayores incrementos de ventas anuales radamente) Thorstein Veblen contemplaba coen el comercio al por menor. Por eso fue elegido MANUEL mo antecesor del consumo conspicuo. Nos quepor los aguafiestas para su jornada de protesta RODRÍGUEZ remos, y somos bondadosos, y compramos sin anticonsumista. Claro que de su resultado y seRIVERO parar, para (entre otras cosas) demostrar que guimiento popular da cuenta fehaciente el dalo somos: son las reglas de un juego que ya no decidito de que, desde que viene celebrándose, las ventas del mos del todo nosotros. Y, a menudo, compramos y Black Friday han continuado incrementándose. Aforcompramos sin pararnos a pensar (a quién, qué, por tunadamente para nosotros, el 20 por ciento de los habiqué, cómo, cuándo) se diría que si lo hiciéramos se tantes de este planeta seguimos disfrutando del 80 por rompería la magia. Y, además, podrían sospechar que ciento de sus recursos. De manera que nadie hace caso no participamos: que somos resentidos aguafiestas a los aguafiestas. Como tampoco se lo hacían cuando que disfrutamos arruinando la ilusión de nuestro empezaron con la murga del adelgazamiento de la caprójimo (y del comerciante) Un estudio reciente de pa de ozono, y a advertirnos de que, si todo el mundo sehábitos de consumo navideño revela que las familias guía echando humo y arrojando desperdicios sin conespañolas gastarán durante estas fiestas un prometrol, nuestra frágil morada se iba a ir al traste. Aguadio de 900 euros, un 30 por ciento más que la media eufiestas. Con el buen tiempo que hace. ropea. Rumbosos que somos, ea. Y, además, será porEn todo caso, la orgía de consumo que ya parece indique podemos. Que nadie nos confunda con el viejo rosolublemente asociada a la celebración de la Navidad ñoso cascarrabias Ebenezer Scrooge, el inolvidable también ha comenzado entre nosotros. Cada vez más personaje de Canción de Navidad de Charles Dickens, pronto y durante más tiempo. Hace unos años el inicio uno de los inventores intelectuales del estilo moderde la carrera compradora ocurría en torno al sorteo de no de entender la Navidad. Sigamos queriéndonos y la lotería, una de nuestras fechas comerciales totémidemostrémoslo con la elegancia social del regalo. Cacas. A partir de ahí, los españolitos más tempraneros da año más. Cada vez más pronto. Tonto (y aguafiesempezaban a adquirir los regalos pensando en la Epifatas) el último. nía: los Reyes Magos, que eran cuando se intercambia- E S -Nuestro vecino maltrata a su mujer, ¿hasta cuándo denunciarlo a la policía va a ser considerado inmiscuirse en la vida de los demás?