Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22- -11- -2006 Si el Barça no gana hoy al Levski podría ser el primer campeón que no pasa la liguilla Para ello el Werder Bremen tendría que vencer a su vez al Chelsea en Alemania 95 Una acción entre Malouda y Sergio Ramos prueba la tensión del partido AP Empate con sabor a impotencia El Real Madrid consigue igualar un partido en el que el Olympique demostró ser mucho más equipo ENRIQUE ORTEGO MADRID. Hagamos todos un ejercicio de conciencia. Aparquemos el resultado final, sea cual fuere. Y centrémonos en el meollo. En el solomillo. El Olympique es un equipo de fútbol y el Real Madrid pretende serlo. Lo que no quiere decir que nunca lo será. Tampoco es ilógico. Los franceses, traspasos supermillonarios incluidos, llevan un mínimo de un quinquenio con una idea futbolística en la que creen y desarrollan, más allá de quién sea el entrenador (Santini, Le Guen y Houlier) y los españoles, fichajes incluidos, y técnicos devorados (Queiroz, Camacho, García Remón, Luxemburgo, López Caro, Capello... llevan otro quinquenio sin una idea establecida. Dando tumbos allá y acá. Filosofías, planteamientos y estrategias de negocio al margen, uno fija sus ojos en el terreno de juego, se abstrae de todo, y entre las camisetas negras del Olympique y las blancas Real Madrid Olympique de Lyon 2 2 Recapitulemos. Estaba en juego el liderato del grupo y las consecuencias futbolísticas y estadísticas que eso conlleva para el Madrid jugar el primer partido eliminatorio en casa en las fases decisivas. Daba lo mismo, al parecer. Quien salió a imponer su estilo fue el Olympique. Aunque Houlier tuviera que convertir en extremo derecho, a un lateral, Clerc. sito blanco, Malouda que precisamente no es un rematador, volvió a poner en evidencia a la zaga blanca en las jugadas de estrategia. Por más que Capello lo trabaje es un mal endémico. Falta lateral de Juninho y remate raro, con la espuela, de Malouda. Gol. La defensa, en babia. Buena tierra, por ciento. Con el partido imposible, ya sin Guti, lesionado y sustituido por Reyes entre el primer gol y otro, el Madrid quiso reaccionar. Sin fútbol. A impulsos. Sin Guti, a los blancos se les apaga la luz. Marcó Diarra antes del descanso a la salida de un córner, pero al fin y al cabo fue una jugada aislada, aunque al menos le permitía al Madrid mantener la compostura y el qué dirán. Nada más. A la vuelta del descanso, los de Capello disfrutaron de sus mejores minutos. Tuvieron el balón, atacaron, calentaron al inactivo Coupet, pero sin el más mínimo sentido colectivo. Acciones aislada y sin peligro, hasta que el Olympique volvió a tomar el mando y recuperó el mando. Carew, Malouda volvieron a dejarse ver y el Bernabéu terminó desquiciado con su equipo, ya a merced del rival y silbó con fuerza el cambio de Cassano por Emerson. Es más. Repudiaba a los dos. Al brasileño que se iba renqueando y al italiano porque no le quieren ver más por estos lares. Hasta el final del partido, cada cual demostró lo que es, aunque fuera el Madrid quien incluso consiguió igualar el partido en una acción aislada en la que Van Nistelrooy remachó bajo el larguero un balón perdido. Y no lo remontó del todo porque el propio holandés volvió a fallar un penalti, por cierto inexistente, invento del árbitro. El empate vale para maquillar el resultado, para engañar a quien no quiera comprender que entre uno y otro, a pesar de las bajas del Lyon, hay una gran diferencia. Por eso el Madrid sigue sin ganar al Olympique y por eso los franceses vuelven a ser primeros de grupo. Real Madrid: (4- 2- 3- 1) Casillas; Sergio Ramos, Helguera, Cannavaro, Roberto Carlos; Diarra, Emerson (Cassano, m. 74) Raúl, Guti (Reyes, m. 20) Robinho; y Van Nistelrooy. Olympique de Lyon: (4- 3- 3) Coupet; Reveillere, Cris, Squillaci, Abidal; Juninho, Toulalan (A. Diarra, m. 89) Tiago; Clerc, Carew y Malouda. Árbitro: Terge Auge. Mostró tarjeta amarilla a Toulalan, Reveillere, Juninho, Roberto Carlos, Raúl, Malouda y Sergio Ramos. Goles: 0- 1. m. 11: Carew. 0- 2. m. 30: Malouda. 1- 2. m. 38: Diarra. 2- 2. m. 83: Van Nistelrooy. Y Carew salió de la nevera Es más, quien amargó la noche a la defensa blanca fue un noruego que sólo vive para eso desde que es profesional de ésto. Carew puso en evidencia a la zaga blanca cuando despuntaba en el Rosenborg. Después mantuvo el tipo cuando aterrizó en el Valencia y ahora que no había jugado ni un sólo minuto de esta Champions y en la Liga había sido suplente de Fred y Benzema y sólo había marcado un gol, fue ayer quien abrió el marcador y comenzó a plastificar la superioridad de su equipo. Después, en pleno despropó- del Real hay un abismo. Que a Houlier le falten dos delanteros centro (Fred y Benzema) y dos extremos derecha (Govou y Wiltord) y Capello tenga su once idóneo se antoja una anécdota. El Lyon sabe a lo que juega y el Madrid se acopla a las circunstancias.