Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 22 s 11 s 2006 MADRID 53 Las aglomeraciones para intentar conseguir un sitio en los autobuses de Autoperiferia ocasionaron escenas tremendas, como la que recoge la imagen FRANCISCO SECO Nuevo caos en la segunda jornada de huelga de los autobuses del noroeste La empresa y los sindicatos resaltan que se cumplieron los servicios mínimos, la mitad del servicio, pese a las dudas de los usuarios s Los paros seguirán en diciembre MARIO DÍAZ MADRID. El caos volvió a adueñarse ayer de los andenes de las localidades del noroeste donde presta servicio la compañía Autoperiferia, cuyos trabajadores vivieron su segunda jornada de huelga, con apretujones y escenas de tensión para acceder a los vehículos y algunos gritos a los conductores por parte de los viajeros más nerviosos por la espera. Afortunadamente, no hubo que lamentar incidentes graves. En algún caso, los usuarios han reaccionado violentamente, como a un conductor al que le han pedido varios que se bajara para conducir ellos el autobús, pero no se han producido agresiones y creo que la mayoría de los usuarios entienden nuestra protesta explicaba ayer Esteban Pascual, sindicalista de UGT. El malestar y las largas colas volvieron a ser los protagonistas entre los usuarios de las doce líneas de esta compañía, como volvió a quedar patente también en el madrileño intercambiador de Moncloa. Pese a ello, tanto los trabajadores como la empresa remarcaron que se habían cumplido los servicios mínimos, fijados por la Comunidad de Madrid en un 50 por ciento: se calcula que unas 45.000 personas viajan cada día en estas líneas. Ambas partes remarcaban que sólo se incumplieron los servicios mínimos durante la primera hora de la mañana, y debido a varias roturas en algunos vehículos, lunas incluidas, aunque no se pusieron de acuerdo en la autoría de estos desperfectos, que en la primera jornada de huelga se achacaron unos a otros. Al menos, no ha tenido que intervenir la Guardia Civil y han salido con normalidad los servicios mínimos, los piquetes han dejado salir a los coches apuntaban fuentes de la empresa, recordando que anteayer, primer día de la huelga, en algunos momentos tuvieron que intervenir los agentes para garantizar la salida de los vehículos ante los piquetes. Según todas las partes implicadas, se cumplieron los servicios mínimos, por lo que la mitad de los autobuses habrían salido con normalidad, incluso en las horas puntas, remarcaron. Este cumplimiento era puesto en duda por un buen número de los viajeros que ayer se esforzaban y desesperaban, a partes iguales, por lograr acceder a los vehículos y no retrasar su jornada diaria. El primer día me fui en Renfe, pero pensé que a lo mejor el segundo día respetaban los mínimos; pero nada se quejaba indignada una viajera. El que no tiene que pagar el pato es el que no tiene la culpa afirmaba una estudiante, que llegaba tarde a clase. ¿Y a mí quién me devuelve todo el dinero que no he ganado en dos días sin trabajar? se preguntaba otro usuario, José María Martín, comercial de profesión y desesperado tras hora y cuarto esperando el autobús en Las Rozas lo que el día antes ya había sufrido en una parada de Majadahonda. Sólo se aseguraron un sitio a primera hora los que, previsores, madrugaron y se plantaron hasta con dos horas de antelación en la parada. Paquita Carracel fue una de ellas. Me parece muy mal lo que están haciendo porque no hay otro modo de llegar se lamentaba, recordando que a algunas de las localidades del noroeste cubiertas por estas líneas no se puede llegar de otro modo Creo que hay otras formas de hacer las cosas sentenciaba. La huelga, en todo caso, no continuará hoy. Si no se llega a un acuerdo, eso sí, se reanudará los próximos días 4, 5, 11, 12, 24 y 25 de diciembre. Los trenes ligeros a Pozuelo y Boadilla, en primavera MERCEDES CONTRERAS MADRID. Un total de 90.000 madrileños de la zona oeste de la región se beneficiarán de la puesta en servicio de los trenes ligeros que, en la próxima primavera, llegarán a Boadilla del Monte y Pozuelo. Ayer, la presidenta regional, Esperanza Aguirre, visitó estas obras del Metro Oeste que se encuentran ya al 75 por ciento de su ejecución y que cuentan con una concesión de 30 años. En la estación de Colonia Jardín, en la línea 10, punto de conexión con la red de Metro, la presidenta recordó que será el tren ligero, el medio de transporte del siglo XXI, el encargado de unir Boadilla y Pozuelo con Madrid Trazados Aguirre, que estuvo acompañada en la visita por la consejera de Infraestructuras y Transportes, Elvira Rodríguez, explicó que la línea a Pozuelo, ya que ambas se bifurcan tras salir de Colonia Jardín, tendrá un total de 8,7 kilómetros con 12 estaciones y un intercambiador.