Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA La negociación Gobierno- ETA s El frente judicial MIÉRCOLES 22 s 11 s 2006 ABC Pianistas y pescadores de ETA, entre rejas La Audiencia Nacional ha condenado a 13 miembros de los aparatos de información y captación de ETA a un total de 105 años de cárcel por alimentar la infraestructura de la banda terrorista POR NATI VILLANUEVA MADRID. Trece de los dieciocho acusados de formar parte de los aparatos de información y captación de ETA, conocidos en el argot de la banda terrorista como pianistas y pescadores respectivamente, han sido condenados por la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional a penas que oscilan entre seis y once años y medio de cárcel. Otros cinco procesados han sido absueltos por falta de pruebas. Aunque el nivel de colaboración con la banda terrorista es distinto en cada uno de los casos (sólo un condenado lo ha sido por integración en ETA) los magistrados consideran que la finalidad de todos ellos era la misma: favorecer y consolidar la red de infraestructura de ETA. Los condenados, algunos de ellos procedentes de la kale borroka fueron detenidos gracias a los papeles de Susper Sus nombres aparecían en la documentación intervenida en Francia con motivo de los arrestos, en septiembre de 2002, de los dirigentes etarras Juan Antonio Olarra Guridi y Ainhoa Múgica Goñi Olga y, en diciembre de ese mismo año, de Juan Fernández Iradi Susper y Lorena Somoza Chamizo Pinpi información de ETA. El principal cometido del primero, sostiene la Sala, era la distribución de cartas de captación entre las personas que reúnen el perfil idóneo para formar parte de las actividades de la organización, con varias fases de reuniones y previos cambios de impresiones Respecto al grupo de los pianistas éste tenía como principal cometido la obtención de datos sobre personas y bienes que puedan constituir futuros objetivos Tanto la red de captadores como la de informadores se clasificaba según se tratara de las provincias vascas de Vizcaya o Álava o bien de la Comunidad Foral de Navarra La mayor participación en todo este entramado la tuvo la condenada como miembro de ETA Arritokieta de Andrés Urruticoechea, que llegó a integrarse en la organización terrorista con el alias de Artizar Desde el aparato de captación de la banda mantuvo citas con trece personas susceptibles de formar parte de la banda criminal. Sobre esta acusada ha recaído una de las condenas más altas, sólo superada por las de Tomás Insausti y Mikel Pardo. Aunque ambos han sido condenados por colaboración con ETA, a la pena de siete años y medio de cárcel hay que añadir otros cuatro años por la quema de dos cajeros automáticos. Los daños que ambas acciones de terrorismo callejero causaron se valoraron en más de 71.000 euros. El fiscal pidió que los dos acusados respondieran por estos daños de forma conjunta y solidaria, pero el tribunal no ha accedido a esta pretensión, pues, pese a que en la causa obran tasaciones que suman la cantidad citada, a lo largo de las actuaciones no se ha desplegado actividad procesal alguna tendente a la cuantificación de los reales desperfectos ocasionados Un solo perito es suficiente, según la Sala Los magistrados de la Sección Cuarta aseguran que la dualidad de peritos no es una condición inexcusable de la garantía de acierto de un dictamen, y que el hecho de que un informe esté suscrito por uno solo de los profesionales del equipo no puede ocultar el hecho real de que el dictamen no es obra de un solo individuo, sino del trabajo de equipo normalmente ejecutado según procedimientos científicos protocolizados en los que intervienen varios expertos La Sala responde así a lo que en la vista fue una cuestión controvertida Distribución de funciones En uno y otro golpe a la dirección de la banda terrorista se descubrieron cuatro pisos en cuyo registro fueron incautados los papeles que condujeron a los colaboradores de ETA, que se sentaron en el banquillo de los acusados el pasado 7 de septiembre. Precisamente en el último inmueble en el que entró la Policía fue donde se intervino la mayor parte de la documentación relacionada con listados de nombres o referencias de personas que realizaban labores de selección, contacto y reclutamiento de futuros activistas, así como de entrega de cartas para captación y acumulación de información de posibles objetivos de ETA, siempre bajo las directrices de los responsables del llamado aparato militar de la organización terrorista Éste, a su vez, estaba compuesto por los subaparatos de captación y de Gadafi en uno de los tres juicios que en apenas cuatro horas quedaron vistos para sentencia ayer en la Audiencia Nacional POOL Gadafi se niega a declarar en tres juicios en los que el fiscal pidió 97 años N. V. MADRID. Juan Carlos Iglesias Chouzas Gadafi se negó ayer a declarar en los tres juicios que contra él se celebraron en la Audiencia Nacional y en los que la Fiscalía solicitó un total de 97 años de cárcel. Con una actitud pasiva hacia el tribunal que le juzgaba (en los dos primeros casos la Sección Tercera, y en el otro, la Sección Segunda) aunque sin plantear ningún problema de orden público, el etarra hizo gala de un excelente sentido del humor pese a las circunstancias adversas que suponen para cualquiera enfrentarse a solicitudes de prisión de 24, 35 y 38 años, respectivamente. Así, entre receso y receso, el público pudo escuchar un hilillo de voz que canturreaba algo de lo que sólo se alcanzaba a escuchar la melodía. Entre tanto, y para sobrellevar los momentos de asueto mientras el tribunal localizaba papeles o se llamaba a declarar a testigos, un Gadafi acatarrado paseaba de un lado a otro de la sala blindada (de unos ocho metros cuadrados) con un pañuelo en la mano. Y así, durante casi cuatro horas. El primer juicio al que se enfrentó Iglesias Chouzas, en el que el fiscal pidió 35 años, fue por el asesinato del policía nacional Luis Alfredo Achurra el 14 de diciembre de 1990. El agente falleció en el acto cuando, al arrancar su vehículo, estalló la bomba que colocó el propio Gadafi según confesó el ya condenado por estos hechos Javier Martínez Izaguirre. Pese a que el etarra dio toda clase de detalles sobre éste y otros atentados en sus declaraciones poli- ciales y judiciales, ayer, durante su comparecencia como testigo, no recordaba nada Tampoco recordó nada Martínez Izaguirre en el segundo de los juicios en el que también compareció ayer, en esta ocasión por el intento de asesinato de un carnicero (al que los etarras confundieron con un policía) y el robo del vehículo de un taxista, al que, además retuvieron. Por esta causa el fiscal solicitó 24 años de cárcel. La tercera vista a la que se enfrentó Gadafi ayer (38 años de prisión) fue por el intento de asesinato de otro policía nacional y por las lesiones causadas a un transeúnte como consecuencia de la explosión de la bomba que iba destinada al primero de ellos.