Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 22 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM LA BICICLETA DE ZAPATERO VISTO Y NO VISTO VACAS CRISTIANAS, LAICAS Y MEDIOPENSIONISTAS S ABEN bien los estrategas de los grandes partidos políticos que la mancha de una encuesta se limpia con otra encuesta, tal y como ocurre- -dicen- -con las manchas de las moras. De ahí que José Luis Rodríguez Zapatero y su equipo, si es que lo tiene, no deban inquietarse en demasía por los resultados del último trabajo publicado por el Centro de Investigaciones Sociológicas. Su problema básico no reside, todavía, en la percepción que los ciudadanos tenemos de su liderazgo, sino en que, según estaba pedaleando, alguien le ha quitado la bicicleta y ahí está el hombre, con el culo en pompa, las maM. MARTÍN nos en un manillar FERRAND inexistente y pataleando en el vacío. Ni sus devotos podrían defender la gallardía de una figura de esa naturaleza. La reedición del tripartito catalán, la gran y previsible traición de José Montilla, ya le había dejado a Zapatero hecho unos zorros. Sonriente, claro está; pero sin sentido tras un viaje a ninguna parte que le ha costado muchos puntos en la cotización del respetable. Al PSC se le ha visto el dobladillo y, sólo por ello, no cabe en el armario tradicional del PSOE. Se añade ahora, que las desgracias siempre viajan juntas, la confirmación por parte de la Policía francesa de que a ETA ya le sobran pistolas para el cinto de sus asesinos y que, de hecho, la tregua terrorista ha sido, más que una intentona para el entendimiento, un tiempo para la reorganización y el rearme. Cómo estará la cosa que Alfredo Pérez Rubalcaba, el ministro que no se gasta, anda escondido en un repliegue del terreno para evitar, según su costumbre, que le salpique la realidad. Zapatero se ha instalado en el error. No digo que lo sea el tratar de entenderse con ETA y sus satélites para buscar el fin a un conflicto viejo y, por el momento, insoluble; pero sí lo es, sin duda, el intentarlo sin un mínimo acuerdo previo con el otro gran partido nacional y, peor, perseverar en el intento- -en el favorable supuesto de que no medien promesas previas- -cuando resulta evidente que el camino de los terroristas es sinuoso y no pretende llegar a la meta que busca el Gobierno. Dos no se enfrentan si uno no quiere; pero también es verdad que si uno no lo desea, dos no llegan a la paz. ¿Qué puede hacer ahora, además del ridículo, el presidente Zapatero? Se había planteado una legislatura hueca, aderezada por la torpeza del revisionismo histórico, con el único fundamento de una renovación estatutaria en Cataluña y la consecución de un pacto para la solución del problema terrorista vasco y, de repente, se le han sublimado los dos únicos elementos enjundiosos de su proyecto. Eso tiene mal apaño. El ciclista sin bicicleta y pedaleando no compone una figura de respeto; pero, además, en cuanto advierta que no le sostiene el sillín de su propio partido va a darse un golpe morrocotudo. ¿Mantendrá la sonrisa? L ¿No se siente usted conmovido en presencia de este graA Cofradía de la Ministra de la Salud y del Mayor bado? -preguntó a Camba en Londres una dama antiviviDolor y Traspaso, señorita Salgado para el siglo, anseccionista bajo un grabado del niño Jesús paseándose da a ciriazos con los expendedores de la hamburpor el campo en compañía de un león, un burro, un gato, guesa americana XXL, joya de la gastronomía capitalista un perro, un conejo y una rana, todos muy ami- -buena, bonita, barata... ¡y limpia! en el congos. Estas mujeres- -pensó Camba, a quien el vencimiento de que derribar a esa hamburguesa antiviviseccionismo le parecía una teoría de coneequivaldría, de paso, a llevarse por delante al capijo- -saben que no pueden hacer nada con los homtalismo, que ya va siendo hora, como seguramenbres y se van con los bichos. te debe de pensar la ministra, con su tos dulce y La manera de morir en el matadero de la vaca progresista de Dama de las Camelias. Sabemos, no cristiana viene a ser más franca y democrátipues, cómo quieren matar a la hamburguesa, peca. Ni aturdimientos ni otras mariconadas. Se ro ¿cómo matan a la vaca? coge a un cochino y se le castra comenzaba una Como dijo Abbey Hoffman- -divulgador del IGNACIO RUIZ receta culinaria de doña Emilia Pardo Bazán. Se desnudo como forma de protesta- con las vacas QUINTANO coge a una vaca, se le retuerce el pescuezo- -a fin sagradas se hacen las mejores hamburguesas, y de que mire hacia un determinado punto cardicomo dijo Chesterton, cualquier vaca se conviernal- -y luego se le rebana parecidamente a como hemos te en sagrada al ser sacrificada. En Madrid, capital de tovisto en los videos de Al Zarqaui que circulan por la Red. dos los adelantos, tenemos ahora dos estilos de dar mata ¿Recuerdan el escandalín periodístico del joven que apurile a una vaca: el laico, obligatorio para los cristianos, y ñaló al asesino de su padre en una ejecución ritual de la el religioso, permitido a las otras religiones del Libro, aun sharía en Somalia? Según el periódico, once de los asisque tampoco es cosa de polemizar con el think thank de tentes al espectáculo se desmayaron y dos de ellos fallecieZerolo el Apóstata. ron al rato. Bueno, pues en Madrid todavía no se ha desmaCuriosamente, el estilo laico, obligatorio para los crisyado un solo antitaurino de esos que en la plaza de toros tianos (la autoridad competente dispone de comisarios vese niegan a admitir como técnica de aturdimiento animal terinarios que vigilan el acatamiento del dogma laicista las faenas de cuarenta y cinco a cincuenta derechazos. en los mataderos madrileños) no se basa en el racionalis- ¡El día que los moros maten toros! mo cartesiano, sino en el medievalismo franciscano. DesEse día no pasará nada. Si acaso, cambiarán dos suercartes, que se sacó el cartesianismo de un sueño que tuvo tes: la suerte de los antitaurinos, que ya no rechistarán, y en una mala noche de noviembre de 1620, sostenía que la suerte de matar al natural o en la contraria, cuadrando una vaca, como los demás animales, es una máquina. San al toro para que mire a un determinado punto cardinal. Francisco, en cambio, había decidido que la vaca, como En los tendidos, incluido el 7 prevalecerá, cuando no el los demás animales, es un hermano. El humanitarismo elogio del bajonazo, el silencio de la autocensura que imfranciscano no excluía a la humanidad, como hace el moponga la Alianza de Civilizaciones, esa propuesta ética derno humanitarismo laico, que en el matadero exige, de Rodríguez, al decir del embajador Cajal, que entrará previamente al sacrificio, el aturdimiento de la vaca, peen vigor al firmarse con una pluma de oro como las treinro solamente si la vaca es cristiana, es decir, súbdita de un ta del ex alcalde de Ciempozuelos. régimen laico y antiviviseccionista.