Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 21 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 37 El sida sigue devastando África, aunque crece el número de los tratados EFE LONDRES. El sida continúa devastando el continente africano, pero el número de personas que reciben tratamiento con antirretrovirales se ha multiplicado por ocho en los últimos años, según un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado ayer en Londres. El informe, el primero específico sobre la situación de la salud en la región africana de la OMS, compuesta por 46 países y 738 millones de habitantes, revela que el sida sigue siendo la principal causa de muerte. En esos Estados, entre los que no se incluyen Marruecos, Túnez, Libia, Egipto, Sudán, Yibuti y Somalia, vive el 11 por ciento de la población mundial, pero la región concentra aproximadamente el 60 por ciento de las personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) Pese a esos datos desoladores, el informe llama la atención sobre el hecho de que cada vez más enfermos reciben tratamiento con antirretrovirales: de los 100.000 que había en diciembre de 2003 se ha pasado a 810.000 en el mismo mes de 2005. Esa es una de las señales para la esperanza que destaca el estudio, que no es sólo una enumeración de problemas, sino que también da cuenta de historias de éxito explicó en una rueda de prensa en la capital británica el doctor angoleño Joaquim Sawera, representante de la OMS en Ghana. Somos conscientes de la difícil situación sanitaria de África que, según el informe, hace frente a la crisis de salud pública más dramática del mundo, pero hay soluciones en marcha El documento también revela que en África se registra más del 90 por ciento de los entre 300 y 500 millones de casos clínicos de malaria que se producen cada año en todo el mundo, sobre todo en niños menores de cinco años. Pero también en esa enfermedad se registran avances, según la OMS, que destaca que, de los 42 países con malaria endémica, 33 han adoptado un tratamiento basado en Artemisinin, el fármaco más efectivo contra esa dolencia, aunque sólo nueve lo aplican en 2006. El primer ministro holandés, Jan Peter Balkenende, ayer con un horticultor en Ter Aar (Holanda) AP Las elecciones sacan a la luz la crisis del modelo social holandés Emigración e integración son el centro de las legislativas de mañana, aunque ningún partido promete remedios convincentes ENRIQUE SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. Las encuestas indican que el primer ministro holandés, el democristiano Jan Peter Balkenende, ganará las elecciones legislativas anticipadas de mañana, pero sus socios liberales perderán según los sondeos una parte de sus escaños, con lo que la formación de una nueva coalición aparece como una tarea difícil. Más complicada aún si se tiene en cuenta que los principales problemas que se planteaban antes del final anticipado de la legislatura el pasado verano, la inmigración y las consecuencias del no en el referéndum de la constitución europea, siguen donde estaban y no han aparecido en la campaña electoral síntomas de que ningún partido haya prometido remedios convincentes. Si en las elecciones de 2002 la gran sorpresa fue el xenófobo radical Pim Fortuyn, asesinado pocos días antes de la votación por un perturbado, en las de este miércoles la revelación podría ser el Partido Socialista (PS) un grupo radical de origen maoísta, al que las encuestas señalan como el principal beneficiario del descontento de los electores frente a los socialdemócratas del Partido Laborista. El PS supera ya en intención de voto a los liberales. Balkenende se ha beneficiado de un repunte de la economía en los últimos meses, que es al final lo único que funciona en Holanda. Ni la legendaria política de tolerancia, ni el multiculturalismo, ni la seguridad social, ni la educación como mecanismo de integración, ni la emigración, nada de lo que ha hecho de Holanda un país envidiado, es ahora algo de lo que los holandeses se sientan orgullosos. Erradicar la lepra y la polio La región ha eliminado la oncocercocis, o ceguera de río, como problema para la salud pública y está próxima a erradicar la lepra, según el informe, que destaca además que la mayoría de los países también están logrando avances en enfermedades infantiles evitables, como la polio, cuya erradicación está cercana. Sin embargo, enfermedades como la hipertensión, las dolencias cardiacas y la diabetes están en aumento en África, donde aún persisten, además, altas tasas de mortalidad materna y de recién nacidos. De los veinte países con las tasas más altas de mortalidad materna, diecinueve están en África y la región sufre el índice más alto de muerte de recién nacidos del mundo. A eso hay que sumar la carencia de necesidades sanitarias básicas que sufren muchos de los ciudadanos africanos: sólo el 58 por ciento de las personas que viven en el África Subsahariana tiene acceso a un suministro seguro de agua. A lo anterior cabe añadir el gran número de sanitarios que abandonan sus países de origen para trabajar en otros, como Gran Bretaña y los Estados Unidos. Expulsiones sí o no La coalición de gobierno se rompió a causa de la intransigencia en la aplicación de las nuevas decisiones administrativas por parte de la ministra de la Integración, Rita Verdonk, que llegó a desposeer de la nacionalidad holandesa hasta a una diputada de su propio grupo, la emblemática Hisrsy Alí. Según la ministra, 26.000 extranjeros debían ser expulsados del país, aunque al final las presiones revisaron casi la mitad de los expedientes. Los laboristas prometen que todos los concernidos podrán quedarse en Holanda.