Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 MARTES 21- -11- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Manuel López Obrador, durante su autoproclamación como presidente de México en el Zócalo de la capital federal mexicana AP López Obrador empuja al abismo a la izquierda mexicana con su investidura El líder populista se proclama presidente legítimo en el Zócalo y consuma su desafío a las instituciones MANUEL M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. México tiene desde ayer tres presidentes. Uno, supuestamente, en ejercicio: Vicente Fox. Otro, electo: Felipe Calderón. Y un tercero, legítimo Andrés Manuel López Obrador. El líder del populismo mexicano consumó anoche, según Enrique Krauze, un paso más hacia el precipicio, llevándose de paso la coherencia democrática y la respetabilidad cívica de su partido De momento, las encuestas ya constatan una manifiesta pérdida de apoyo entre la ciudadanía que le otorgó su voto el pasado 2 de julio. Aunque eligiese una fecha festiva y simbólica como el aniversario de la Revolución, los millones de seguidores de hace tres meses no pasaron ayer de varios miles. La coronación del ex candidato del Partido de la Revolución Democrática (PRD) -que ofició la senadora Rosario Ibarra- -ha sido acogida de forma mayoritaria con repulsa. Incluso, con recochineo: hace tiempo que el dibujante Calderón- -nada que ver con el futuro mandatario- -lo caricaturiza con un rollo de papel higiénico a modo de banda presidencial. En su primer discurso tras la unción, López Obrador anunció la fundación de una nueva República insistía en expresiones que ha venido repitiendo en las últimas semanas la oligarquía neofascista que se ha adueñado del país y detallaba en veinte puntos un delirante programa de gobierno, como si realmente fuera a ejercer el poder. Tras su estela, los radicales parecen haberse hecho con las riendas del PRD, después de que el partido lograra, en las pasadas legislativas, los mejores resultados de su historia. Salvo excepciones, son hoy los dirigentes perredistas más exaltados quienes marcan la agenda de esta fuerza política. Pero dentro del grupo comienzan a alzarse voces que achacan su derrota en las presidenciales no al presunto fraude que nadie ha podido demostrar, ni siquiera sembrar una duda razonable, sino a sus propios errores, empezando por la arrogancia del caudillo tabasqueño. La crisis entre las corrientes del PRD se hizo manifiesta este domingo, cuando Izquierda Democrática Nacional acusó a Nueva Izquierda de intentar un golpe de Estado para desconocer el liderazgo de López Obrador. Tras esta investidura comienzan diez días de renovada resistencia pacífica que culminarán en el intento de impedir, de cualquier forma que Calderón jure su cargo en el Congreso el próximo 1 de diciembre. El PRD asegura que el presidente electo no podrá llegar ni por tierra ni por aire a Plan de acción La primera misión del presidente legítimo consistirá en recorrer los más de dos mil municipios del país. La resistencia civil pacífica se refuerza desde hoy y continuará durante los próximos diez días Impedir la toma de posesión de Felipe Calderón, el próximo 1 de diciembre, es ahora el principal objetivo de la Convención Nacional Democrática (la asamblea popular que maneja a su antojo López Obrador) y del Frente Amplio Progresista la Cámara de Diputados. Su portavoz en el Senado, Carlos Navarrete, ha sido explícito al advertir que la bronca en el palacio de San Lázaro está asegurada: Es la crónica de una confrontación anunciada Adelantándose a los incidentes, la Policía Federal Preventiva y el Estado Mayor Presidencial ya han levantado un muro metálico de tres metros de altura alrededor del edificio. Navarrete también advierte a las autoridades que asistirán a la ceremonia (entre ellas, el Príncipe de Asturias) que vienen sobre aviso; saben lo que puede pasar. Nadie puede ignorar que hay una situación crítica en México. No vienen a un acto faraónico, no vienen a un acto normal, no está la situación con tranquilidad. Todos los saben En un penúltimo intento por tender puentes a sus rivales, Calderón dirigió una carta a los coordinadores parlamentarios del PRD y sus socios, Partido del Trabajo y Convergencia, en la que reclamaba el diálogo tras considerar que existen coincidencias entre sus respectivos programas de gobierno. La respuesta del portavoz perredista, Gerardo Fernández Noroña, no pudo ser más despectiva: el diálogo se dará entre las fuerzas políticas representadas en el Congreso, no así con un sujeto que ni siquiera tiene la certidumbre de que podrá tomar potestad en un cargo que no le corresponde. Si un poco de vergüenza y dignidad tuviera (Calderón) simple-